Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

25 may. 2018

Sed fuertes (hombres muertos)


Tras leer a Reinhard en su legión de condenados, no he podido menos que hacer mío el título de su entrada. Siento la falta de originalidad, sí, y he de pedir perdón como el vividor Bourbón I, pero el sentido de estas letras es diferente a las suyas a pesar de compartir de la alfa a la omega lo que en ahí se escribe. Su irónico homenaje al zascandil Mariano Rajoy, el Iluminado, varía aquí de sujeto, pues es a nosotros... a todos nosotros, tristes simios venidos a menos en este mundo raro de hombres exquisitos... a quien interpelo para hacer de tripas corazón ya que es dura, es dura, la lluvia que va a caer. Debemos estar preparados para hacer frente a los años oscuros que se atisban en el horizonte gracias... Baal Zebub gratias... a la involución permanente que venimos sufriendo en nuestras carnes tras cuatro o cinco -ya perdí la cuenta con tanta náusea parlamentaria- legislaturas de socialmemocracia en vena, al igual que olvidé quién es el que ostenta el bastón de mando del tugurio chirigotense en el que han convertido a España esta camada de liendres. ¿Será Mariano? ¿Será Zapatero? ¿Será el Iluminado? ¿O es el Felón disfrazado? No sé porque, como le sucediera a Orwell al mirar a través de la ventana de la granja, ya no distingo a hombres de cerdos, a mugre de escoria... a la bala de la náusea.
Siete años después del ciclón ventoso amo y señor de la tierra y el firmamento, el andador pausado... el caminante muerto en vida... ha dejado una nación lista para arrojarse a los pies de los caballos. Sobres impregnados de aceite, corrupción galopante, unas instituciones degradadas hasta el paroxismo, parte meteorológico como única contestación a las preguntas de los pocos periodistas que merecen ser tildados como tales y que como tales ejercen presión a los gobiernos, sumisión vergonzosa a la fiel infantería del gudari (o cagari) santoñés, alago aciago hacia el leal socialismo hispano y una dejación rayana en la traición colaboracionista con el totalitarismo nazionalista catalufo, al que ha estado rindiendo pleytesía al tiempo que abandonaba a los leales siguiendo la mejor tradición de los nefastos gobernantes democráticos de España desde la cantonal I República hasta hoy... y, aderezándolo todo, confeti. Toneladas de confeti. Fiesta (pagada) de confeti.
Con todo, ayer, al poco de aprobar en el burdel de San Jerónimo los Presupuestos Generales del Pufo Vasco, la sentencia condenatoria de la Audiencia Nacional rompió la calma de la mancha humana esclareciendo -si alguna vez fue necesario- el saqueo que los populares patriotas de hojalata han venido ejerciendo sobre el esquilmado contribuyente españolete Es la gota que ha colmado el vaso de la hipócrita política nacional, más presta a echarse los trastos a la cabeza y a hacer partidismo subvencionado que no ha preocuparse de los cánceres que corroen a nuestra querida... nunca lo suficientemente querida... España.
Por eso, ante la moción presentada por los enemigos de la Nación y su Historia y su Legado, todos juntitos en el mismo saco frentepopulista, Monos, tras encender mil velas negras, clavar otros tantos alfileres en en el vudú del que camina deprisa y maldecir la cenagosa figura del perro bastardo de la negra araña, sed fuertes.
(Y recordad que todo -y todos- han, hemos, de perecer.
Concierne a cada uno el cómo).

---
Neil Young, en la Sala X, os lo dice tocando.

No hay comentarios: