Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

19 ene. 2017

Tacones lejanos


... dando inicio la nueva era: la era de Trump.
La era de la posverdá, según los filósofos modernillos de mierda. Un tiempo en el que la mancha humana desistirá de su lucha diaria por responder esos grandes misterios de la existencia terráquea que vienen atenazándola en su deambular hacia el reino de (h)Oz, y coz. La fluctuación caprichosa del los moscosos en la oficina, la jodienda a diestro y siniestro en los vestuarios de la fábrica o averiguar por qué no venden en las librerías el papel con el que se imprimen los billetes de cien, dejarán de ser las quimeras indescifrables que desvelan la paz de su alcoba.
Ya no más grillos grillando en la negra noche.
Todos, borregos, darán por buenas las excusas y harán propios los enemigos ajenos. Desayunando, esta misma mañana, mostrándose orgullosos señalando las tres enormes columnas del titular, habrán fanfarroneado diciéndole a sus doñas, o doños, o duñus, que estaban en lo cierto... "lo dice tontolaba, ¿ves? Ha contado un chiste disfrazado de pingüino y, entre sílaba y sílaba, ha dicho que elputoenano es un joputacabrón"... porque no podía ser de otra forma, un presentimiento flotaba en el aire, se habló del tema en las letrinas de la estación del bus... todo son chorradas, no hay que ser licenciado para saber eso, más vale empoderamiento en mano que democracia volando... y asi, mecido por el viento que es amo del firmamento, el analfabeto lumpen, diluido como un lacasitos en manos de los poderes fascinerosos de Satán, olvidará la vieja máxima de ese primer comunista rey de los judíos... la verdad os hará libres, hermanos... y se arrojará en brazos del individualismo salvaje y el vicio patricio.
Ande yo caliente, ríase la verdad... y su puta madre.

Algo, más o menos, como se ha venido haciendo en la era anterior, la era de la mentira.
Revolucionaria mentira, y revolucionarios mentirosos quienes ahora lloriquean, perros y apaleados en la ciénaga de la náusea que les es propia. Eco-generación encoñada plurinacional de género neutro, tan ducha ella en adecuar los hechos a su ciencia, experta en el somero arte de la manipulación histórica, económica e intelectual a todos los niveles, bastardos aventajados de lysenkismo científico de nivel C y pedagogía gramsciana de lennonismo hippie, hoy, lloran como nenazas sobre el cadáver del aleccionamiento parasitario que han cantado, cuales sirenas, a un populacho envilecido.
Dicen... dicen, no: gritan a los cuatro vientos aupados por la rama modernilla -de mierda- de los medios comprometidos con la libertad de expresión, que la verdá no es verdá sino posverdá porque la verdá verdadera sólo la posee la progr(h)ez, que ya dijo Zapatero, el Felón, que la libertad os hará verdaderos, y ellos, memocracia real ya, son la gente y todo lo demás es fascismo.
Exacto.
Habló de putas la Tacones.

17 ene. 2017

Granja Witiza


Hoy es día de fiesta en la vieja piel de toro reseca, antaño luz, martillo y espada.
Los próceres del lupanar, los sultanes del reino de taifas en el que ha desembocado Chirigota Española, s.a., tienen marcada en su agenda, inconmensurable compendio de vicios, la cita con un circulito en rojo socialdemócrata y una leyenda al pie que les recuerda la importancia de no ausentarse del invento so pena de, en un alarde de inconsciencia imperdonable, irritar a los sultanes del cortijo vasco-catalán, únicos con derecho de pernada en esta orgía de vino, rosas y demás mascaradas lascivas que copan el acta en tales jornadas de servidumbre pública.
Aun siendo blancos como la leche occidental -que todo se andará por la senda de la gran sustitución-, los miembros y miembras y miembres del solsticio de la decencia copan todos los colores de la paleta del demiurgo: los hay rojos, azules, neones, opacos y, en el centro, en frasco pequeño, una doña de simiente moral e intelectual diáfana... translúcida como todo buen salvaje que se precie, aunque haciendo un análisis menos simplista, tampoco los demás ropones del cuadro son esos grandes estadistas que una generación tan bien preparada como la actual merece.
A esta hora, mientras Verón trabaja en su centralita descifrando los mensajes subliminales que utiliza la teleoperadora de la pizzería para engatusarle parmesano a todos los pedidos de la clientela, los camaradas del saqueo institucionalizado estarán debatiendo, con café y pastas, qué partidas deben ser revisadas para que el populacho... o sea, Verón y un servidor... sigan subyugados a su inmenso -y, a la vez, efímero- poder, y todo ha de ser debatido en secreto, con ponencias en secreto, sobres en secreto y un par de adoraciones negras también realizadas bajo el más estricto oscurantismo.
Les va en ello que el paraíso en la tierra que es la sociedad española actual siga sufragando la semana blanca que les aguarda una vez acabe el aquelarre tiñoso en que se juegan a los chinos el futuro del país.
Así, el cuadro abstracto de azures, bermejos y neutros, variopinto como la ensalada de banderas que antaño fueron cortinas, presidido por el Rey sobradamente preparado para el vituperio empoderado de esta democracia real ya que nos ha traído el fin del bipartidismo... hete aquí la nueva era del nauseartidismo..., ajeno a todos y a todo, ahondará en las divisiones que padecemos los españoles según hayamos nacido a la sombra de la familia Pujolonne, el ecosistema asfixiante del cartel de la Junta o en el regazo de las pobrecitas viudas republicanas extremeñas. Dentista gratis en oriente, implante mamario a cargo de lo público en la ciénaga vasca o apéndices sexuales de quita y pon en la panacea de la libre elección del progrerío de calle Génova, bienvenido a la Comunidad del complejo, señorita Cifu al aparato. Usted pida por esa boquita, que el dinero público no es de nadie, y, al mismo tiempo, es de todos. ¿Ancha es Castilla?, ¡pues venga otro céntimo sanitario, contribuyentes!
Ya decía Mariano Rajoy, el Iluminado, que la economía lo es todo.
Su economía... y la de los demás miembros del rebaño de presidentes del saqueo.

Dicen que la historia es cíclica, que se repite como tragedia, primero, y como farsa después, y es bien cierto para todo aquel que, en sus ratos libres, guste de leer cuatro renglones de la infinita Historia de España. Al hacerlo, el curioso lector conocerá en qué quedó el salpicado de reinecitos moriscos que precedió la caída del llorón pajillero de Boabdil, cómo se desmoronó la vieja cueva de Alí Babá y sus ladrones... pero si retrocede un puñado de años más, en los albores de los años oscuros de la pérdida de España, la burla infinita con la que la Providencia se mofa de los modernos hijos de Witiza es digna de servir como ejemplo de la verdad escondida en el verso de marras.
Sin embargo, a los más duros de mollera, esos para los que la magnitud de la tragedia no les permite el transito libre al estado de chirigota perpetua, indicarles el episodio protagonizado por el Supremo y el caso Blanquerna: revisión de la sentencia al alza, al trullo por arramblar en una granja del nacional-socialismo barretinado, grave ofensa a la "ideología catalanista" y su negro misal golpista.
¿No le encuentras la gracia al chiste? Sí, mono... la blitzkrieg de los fascinerosos españoles ante la simpática sonrisa de quienes silban e insultan o desgarran fotografías regias. ¿Sigues sin reír tras comprender el sentido de las contradicciones? ¿Y esos cargos públicos que asaltan la libertades individuales? ¿Y quienes vituperan a victimas y blanquean los crímenes? ¿Sigues ofendiéndote al ver cómo promueven para el nobel de la paz a carniceros estalinistas mientras se ciscan en los valores que nos son comunes al conjunto de los españoles, inocente?
Ya veo. Sigues anclado en la tragedia de España, pero no desesperes: a lo lejos ya se ven ondear los pendones de la bienaventurada farsa, y bajo ellos, caballeros de la infamia vistiendo traje y corbata.


15 ene. 2017

Cosas veredes


Llego de un retiro voluntario en la ermita más perdida del Valle de Arán.
Han sido tres muros de piedra, un tejado de chamizo, cien humedades, mil batallas ganadas contra la paranoia y una ventana al cielo nocturno iluminado, simplemente, por la luna y un cálido fuego a tierra. Nada de radios, libros, cosas digitales o el respirar, que todo aire va impregnado de mugre.
Una actualización del sistema de defensa pasiva del Cuartel General nos abocó, sin apenas tiempo para el suspiro, a este período vacacional improvisado, y la orden de dispersión ha sido acatada con premura por todos vosotros.
Yo, también... miré un mapa, cargué el zurrón con cuatro latas y cinco pipas, y adiós muy buenas, que parece que llueve. Allí, en la cumbre de la montaña mía, querría creer que me aproximé al estadio último de los soldados de esta milicia: miro mi barba rala en el espejo, me sorprende el vacío neutro que se ha afincado en mi mirada, las uñas comidas por al mugre... y sí, quizá haya andado un paso más en mi búsqueda del supersimio.
Cada día más cerca, una muesca más en el tacón.
Pronto no podréis reconocerme.
Nada más sentarme en mi butacón de la Sala X, pilas de informes resumiendo el libro de los hechos acaecidos durante este tiempo laxo. Mucha agitación y propaganda políticamente correcta. Las TV's, copadas por los tertulianos a sueldo que alaban este o aquel paso en falso del gomierdo -llámese copago, pensiones, vía nanclares, impuestos sandía- o que critican este o aquel paso en falso de todo gomierdo anterior a la auténtica generación de elegidos que ha de construir, con argamasa cultural marxista, ese otro mundo es posible de refugee welcome.
Leo, también, el programa de actos donde se saluda con efusividad la voceada conferencia de califas de las taifas que corroen nuestra jamás suficientemente amada España... y tanta ensalada de banderas bastardas me provoca la náusea. Escucho a los demócratas de la realidad nueva invitar a las masas a andar del brazo de la ETA, el arte del trilero rufián alimenta mi vergüenza ajena, prosigue la vil chanza oportunista con los militares muertos del YAK, la PSOE todavía no se arrastra entre la mugre ideológica sobre la que se cimienta, la horda separ(r)ata sigue vanagloriándose de su golpismo al albur de la viceSS y el presupuesto del chupacabra, no han amainado los ataques de las tiparracas de sobaco, mostacho y polla de plástico y el Occidente molón "uropeo" relativista y nihilista del neutrohombre del futuro continúa haciéndose cruces (laicas, por supuesto) ante el sacrílego ascenso al despacho oval del monstruo de flequillo rubio.
Un rato después, con tres cafés expreso bien cargados dando tumbos entre las paredes del estómago, tropiezas con esa palabreja tan de moda entre los modernillos de mierda... posverdad... y la consiguiente jerigonza con la que, quienes se han valido durante lustros de la mentira para regir el mundo libre... ah, la mentira, esa arma revolucionaria... pretenden justificar la alienación de esa sociedad que se tragó el sable de faquires ajenos a la cuerda lennonista que rige (con suerte, pronto serán pasado) los vaivenes de este mundo raro.
Limpio y pulcro como una patena después de tu cura espiritual en lo alto de la montaña, no puedes evitar salir corriendo al WC de la planta baja víctima de la lingüística mermada de nuevo cuño.
El cóctel es explosivo; la limpieza intestinal, acuciante.

10 ene. 2017

Realismo mágico


... y el caminador de fondo sigue haciendo camino, paso a paso, sin despegar jamás los dos pies del suelo.
Un día, de regreso del país lindo, decidió echarse a la carretera. Sin previo aviso, liberado por la luz cegadora, se puso sus forrest y le dio vía libre a sus apéndices, presto a andar todos los caminos enjardinados del vecindario, polvorientos y desdibujados los que van hacia las aldeas, secretas las sendas que acaban ante las puertas de las casitas de las meigas, en lo profundo del bosque.
Las pasó. Las dejó atrás, y prosiguió su marcha atravesando el helor ribereño de los ríos del norte, la villa y corte del fandango goyesco, el secarral hacendado por el caballero de la triste figura, hasta dar con el mare nostrum, hoy mediterráneamente refugee welcome. Un movimiento caballo-c-3 lo transporta hasta el refugio del nacionalismo hippie de la familia barcelonauta; un giro inesperado lo pone mirando al sur, hipnotizado con una gran peña de piratas,
y nuestro caminador de fondo reanuda la jornada, llueva o nieve, fiel a su caminar despacio, pero seguro.
El mar es la última frontera. Cualquiera de ellos, sea charca u océano, su tacto es el virar... añada un nuevo apunte en el cuaderno de bitácora, subsecretaria: indique la variación en el rumbo, ¡vascongadas, va!... y, con él, henchidos de ciega fe merced al vasto poder que la alcachofa del periodista virtuoso atesora en la era de la fútil existencia moderna, la considerable mancha humana que ha ido enganchándose a sus pasos a medida que atravesaba cortijos, diputaciones y demás cosas del servir. La alcachofa, en ocasiones, se para a hablar con alguno de ellos... como por accidente... pero pocas se puede resaltar una conversación interesante.
Solo hay un caminador de fondo; los demás son sólo comparsa.
No ha de negar que es reconfortante verlos por el rabillo del ojo, esforzados pero alegres, concentrados en el ritmo de la respiración, el significado de la marcha y la esperanza -insulsa de tanto usarla- de hallar una voz cándida que aplaque el abismo interior cavado por los dineros y demás mamandurrias acerca del valor de las cosas. La economía lo es todo, dirá si otro periodista más avispado le acerca su alcachofa, y tendrá razón: todo se vende, nada se compra, puede leerse en las escrituras del usurero ministerial, pero al lúgubre estante en el que descansa el primer volumen del curso avanzado de manipulación lingüística no alcanzan las alcachofas indicadas.
Demasiada clarividencia puede contrariar al auditorio.
Darle sinsentido a la marcha.

8 ene. 2017

Cirugía marxista


... Si la esclavitud física es repulsiva, ¿cuánto más repulsivo es el concepto de la esclavitud espiritual? El esclavo conquistado conserva un vestigio de honor. Tiene el mérito de haber resistido y de considerar su condición como un mal. Pero el hombre que se esclaviza a sí mismo voluntariamente en nombre del amor es la criatura más despreciable. Ese hombre degrada la dignidad del hombre y degrada el concepto de amor. Pero esta es la esencia del altruismo...
El manantial, de Ayn Rand