Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

1 oct. 2019

La Republiqueta era una fiesta


Primero de Octubre. Año dos. Antiguo día del Caudillo, hoy efeméride de la Republiqueta, que era una fiesta. Que lo fue. Ocho segundos de clímax. Orgasmo democrático anal, no vaginal. Frustración entre las sábanas de blanco satén, convertidas en inmensos pañuelos de lágrimas. Dos millones de millones de llorones. Gesto contrariado. Manos arriba, esto es un atraco, President... naltrus, un sol popbla... Intolerapbla... 
Era una fiesta... como París, que bien vale una misa... o, en este caso de lucha a muerte inquebrantable, entrechocar de espadas, ojo a la virulé, teta sobada, cinco falanges retorcidas hasta la capsulitis, yaya lamentando el olvido del Algasiv al contemplar la piñata escurriéndose por las escaleras... valor, valor, valor... u tenim a tocar, Siset... bien valen los testículos del hereu en brazos, apenas dos granitos en la inmensidad de la Republiqueta milenaria...
Ella... ellos, y su fiesta... un pueblo pacífico, megalómano, entrechocar de escudos y chapas antifa, sombras a la luz de las antorchas de papel smoking doble ele, un avión bimotor entre las nubes, victorioso, abriéndose camino sobre la ciudad el triunfo de la voluntad... 
Todo era una fiesta... la Republiqueta bien vale una misa... bien vale la integridad física de un hijo, nunca son suficientes las lágrimas del retoño revestido de ariete por un valiente soldado de domingo, calçot, chiruca y urna de cartón piedra. 
... ella y su fiesta..
...ellos y su valerosa podredumbre...
Primero de Octubre. Año dos. Larga cuenta han de traernos los años.
Cuenta de derrotas, cobardías y democráticas fiestas.

9 ago. 2019

Paleteria



En unos meses se celebrará –o, atendiendo a las corrientes de vanguardia, se lamentará- la caída del Muro de Berlín antifascista de todos los santos… esa frontera que levantó el club de fieles servidores de la democracia-guay frente a los arrebatos de los intransigentes totalitarios que, puertas afuera, anhelaban con toda su cainita rabia tomar al asalto tamaño paraíso en la Tierra, dictadura de los parias de tres comilonas a todo trapo, utopía de días de vino y rosas rojas comuneras...
… y fue debido a uno de esos caprichos con los que suele reírse de los pobres mortales la Providencia el causante del derrumbe del dique de contención molón, desparramándose, con tal desgracia, todas las bondades del edén sobre el pobre y rudo pedregal de la intransigencia foránea. ¡Qué de lágrimas desparramaron los intelectuales de la cosa, los albañiles de la ¿libertad, para qué?! Orinocos, Monos, salieron de los lacrimales de la gente de bien. Jornadas de luto amenizadas por los feligreses del progreso. Peregrinaciones al Falo de Alejandría, camposanto del estado-bienestante y mejor-pensante.
Pero como no hay mal que mil años dure, anda asomando a la vuelta de la esquina la nueva construcción posmodernilla (de mierda) cuya base, y argamasa estructural, es erigida con los cascotes, polvos y lodos del viejo muro aquel –de ahí su aroma reminiscente-, y en cuya construcción, al compás de la intelectualidad lacrimosa, se ha unido la juventud sin épica pero deseosa de estética, armada con los ladrillos de la corrección democrática de nuevo cuño, a saber: nada de carne roja de proteicas cualidades cerebrales, prohibido el avión turístico-popular, cero patatero al deseo de familia numerosa, vade-retro-satana como deconstruyas más de una bolsa de basura al día… martirio para el plástico, doble flagelación a la prostitución y, ¡ay, brujillas, brujillas!, hoguera para la teta siliconada pornográfica, que Greta, amén de esnifar CO2, tambien tiene mano el el somero arte de sobar la ubre. Pública ubre.
Legión.
Legión son los paletas-paletos-paletus del nuevo cercado democrático.
Afuera, el fascismo, como ayer.

25 may. 2019

The end


De todo el torbellino de acaboses que han venido produciéndose en el Reino de España durante los últimos tiempos, hay dos que, no por menos trajinados, han despertado los más primitivos instintos en los monos que forman esta milicia clandestina de resistentes. Vacunados frente a los esperpentos valleinclanos de la casa grande de los prostitutos diputados, senadores, medios de masas y paladines de los derechos de la infancia secuestrada -amén de rebanacuellos, pagapensiones, supremacistas periféricos y afines a la sanidad confiscatoria y "exprópiese"- el chisporroteo que prendió el bosque de la serenidad de la Sala X del Cuartel General no ha sido otro que el final de Juego de Tronos y The Big Bang Theory.
De la primera poco podemos decir ya que nos quedamos en el quinto libro, del que, una vez cerrada la última página, juramos -y no por Snoopy- boicotear la serie debido a las diferencias entre lo impreso y lo filmado... aunque, en el fondo, no faltaron los posos de soberbia debidos a la popularización de un fenómeno que dejó de ser de unos pocos para convertirse en materia de masas. El flautista Vicente y la democratización tienen estas miserias: todos bailan al son de la pasarela, todos tienen opinión-culo, todos arriman el ascua a su sardina, el más inepto de los mortales se cree capaz de pintar La fragua de Vulcano. Y de entre ellos, los políticos de nuevo cuño y de bolso viejo, esos que se encuadran en lo que alguien llamó "la generación sin épica", la nueva socialdemocracia, que han visto -o creyeron ver- en la historia de los siete reinos una parábola de los buenos y los malos y la política como liberadora de los parias del globo azul que flota y flota en la inmensidad de la nada espacial. ¡Qué de cirios se encendieron cuando la madre de dragones abolió la esclavitud en una de las ciudades del antiguo régimen! ¡Qué de palmas ante el amor libre y desenfrenado auspiciado por la rompedora de cadenas! Nuevos nombres en el registro civil, camisetas y tatuajes, larga lista de neonatos politólogos con doctorado en palomitas y refresco zero... pero, llegado el clímax, la heroína del lumpen sucumbe a la corrupción total que acarrea el poder total y, dando piedra a sus dragones, la que no arde ríe desquiciada contemplando arder ciudades, carne inocente y esos pobres animalitos empoderados con carnet del pacma.
Tropecientos billones de firmas pordioseando por la defenestración del realista Velázquez. Memocracia, memocracia, y tó er mundo e güeno.
La otra expiación, sin embargo, empezó a seguirse cuando estos cuatro muros nuestros no pasaban del estado gaseoso denso y caliente. Fue un gran bombazo de cuya energía, liberada, nació todo lo que rodea a estos simios venidos a más. La misantropía. El supersimio. La gravedad y la relatividad. El séquito de los incomprendidos o, simple y llanamente, los exiliados... pero no un pseudo-exilio llorón y victimista como el del Putschdemont y su maletero oficial, sino uno consciente, lúcido, anhelado... una montaña para Zaratustra... una cueva alejada de la utopía al uso, esta religión laica de buenas intenciones por vía intravenosa, papeles para todos, estado de bienestar de desayuno-almuerzo-merienda-cena y empalagoso tuttifrutti de géneros neutros asexuados salpimentados con yes-we-can. 
Todo tras un bombazo. La ciénaga de los muertos, tras un fogonazo de los dioses. La náusea, el leviatán, la fiesta dominical de la democracia... la vida, la muerte... el valle de lágrimas...
... la Resistencia que está por venir y la que llegó hace tiempo...
... el Alpha y la Omega....
... también la Victoria, Monos, y la Refundación...
... todo tras el gran petardazo.
Alabado sea él (y su segunda venida).

26 abr. 2019

Socialismo y Muerte


Los socialistas desean establecer el bien sobre el mayor número posible. Si algún día se llega a este estado perfecto, no habrá terreno para la inteligencia, para la individualidad poderosa: la humanidad será un rebaño inerte. 
Friedrich Nietzsche

22 abr. 2019

Vis a vis


Osito Junqueras, kie del centro penitenciario Lledoners 5 Estrellas Gran Lujo, se puso delante de la cámara de la agencia nacional de noticias tractorias para, ante las próximas elecciones generales del denostado Estado Español -lagarto, lagarto- vomitar sus lágrimas en forma de palabra con las que reblandecer el ya de por sí blandengue corazoncito de los beatos de la republiqueta palaciega de los oprimidos y expoliados nois de la mare de cincuenta apellidos y otras tantas generaciones.
Aséptico, embutido en el mono negro Armani al uso que el trullo adscrito a la Generalidad reserva a los pata negra de la cosa nostra, Osito, levemente emocionado ante la odisea y con el rictus magnánimo de los grandes de la historia, enumeró una por una las afrentas del archienemigo hispano, al que tanto ama, y que tan mal lo trata en este valle de lágrimas que ha resultado ser la vida del independentista medio.
Saldremos, ganaremos, el mañana será nuestro, la voluntad triunfante... no desfallezcáis, insensatos... y demás peñazos que vienen sucediéndose desde que el dictador cayó bajo la losa de los mil kilos, hará cuatro largas décadas. Si no es para vuestros ojos, lo será para los de vuestros hijos; si no es bajo la batuta de Osito, será bajo el dildo de Iceta, pasados los diez o quince años de rigor -duros, pero regados con el caviar y el gran reserva de las cestas navideñas del funcionariado adscrito a la republiqueta-.... si no es con la golpista esquerra, con el frentepopulismo socialista.
Osito Junqueras así ha hablado. El kie, matón carcelario, amedranta a la memocracia Española del gran abrazo, y palanganeros todos, aplauden dejando a un lado micrófonos periodísticos, togas leguleyas periféricas, boletines oficiales y juntas electorales.
La sombra del crimen golpista es alargada, y la de Osito, cual elefante blanco, además, gruesa.