Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

19 ene. 2019

Pioneras



Corría el año 1851 cuando el terrateniente Roy Whitman, hastiado por las peleas y enemistades acaecidas entre los trabajadores de su rancho californiano de reses y demás cuadrúpedos debido a la frustración y la galantería no ejercida, marchó con una carreta y un billetero bien cargado dirección a los centros poblacionales más allá del desértico lejano oeste en el que residían con la intención de, como buen agasajador y vendedor de submarinos, hacerse con un puñado de mujeres con las que apaciguar los encendidos ánimos de sus asalariados mediante el siempre pragmático sacramento del matrimonio.
Se hacía famosa, de esta guisa, la caravana de mujeres que cruzaría montañas y ciénagas en dirección al edén mutado en rancho vaquero.
Ciento cincuenta y tantos años después, en la poblada y vieja piel de toro antaño conocida por su furia y coraje, España, otra caravana de féminas, ataviadas con sus gafas de sol a la moda, el pelo de color frambuesa rollo chica ye-ye, uñas arcoíris, macuto de influencer y pañuelo morado aferrado al gaznate, ha saltado a las portadas de los periódicos de la farándula merced a su viaje desde los más recónditos parajes sureños hacia los jardines y sombras del palacio de San Telmo, morada de la taifa andaluza, paraje de las tres culturas donde los dineros no son de nadie y las vacas se asan con billetes de quinientos euros.
Iban montadas a horcajadas sobre los asientos de lujosos autobuses cinco estrellas. Bugas de esos que alardean de retretes con la tapa bajada, papelerita para detritos mensuales y asientos reclinables donde descansar las espaldas de tanto ajetreo viajero... y, como las pioneras californianas de antaño, cantaban y lanzaban a los cielos sus plegarias y anhelos al compás de las palmas y el zapateado de suela plana.
...Ooooh, altísimo... danos un marido fiel, un esposo cariñoso, un hogar dulce hogar con hijos, oh altísimo...
¿Así cantaban, así, así... así cantaban que yo las vi? Caaaaa.... Son ciento cincuenta años, Monos, y aunque se trate de un suspiro de los dioses si hacemos la escala temporal desde el gran petardazo cósmico, mucho ha cambiado desde aquellas jornadas vaqueras, y más lo han hecho los cánticos, las ideas y, por descontado, la épica.... porque allí donde las useñas atravesaban barrancos y valles de la muerte montadas sobre caballos y carros afrentando peligros en busca de la libertad individual y el futuro laborioso, aquí las paladinas de la modernez viajaban fletadas por sus amos a lo largo de amplias y asfaltadas carreteras a no más de noventa kilómetros hora so amenaza de multa administrativa, por no mencionar la desavenencia de los deseos: allá unas pedían marido, hogar y futuro; acá las otras, más modernas y liberadas de los yugos de la superstición gracias a los aires gnósticos que soplan en Occidente, sólo berrean a coro por un negrata ilegal que las complete, café con leche y pastas para desayunar o una paguita de una mano amiga con la que sobrevenir el mundo heteropatriarcal y asesino y rasurador de piernas y sobacos e ingles al láser que anda al acecho. Una dádiva, mujer. Una renta básica democrática de izquierdas y feminista, que ya se sabe que el otro mundo es posible ha de hablar clitoriano, o no será, lo diga Agamenón, su porquero o la decisión libre expresada en las urnas.
Caravana de mujeres hacia la primera línea del frente en defensa de la servidumbre, la insignificancia positiva y el sectarismo totalitario de la cueva ideológica con tinieblas de moralina bastarda. Años transcurridos en los que el rifle Winchester al hombro de las pioneras ha dejado paso al dildo con estrías lubricado con hedor a rancio sobaco peludo de las autodenominadas defensoras de las esencias mujeriegas.
Signo de los tiempos modernos, y a todo color.


5 ene. 2019

Año nuevo, servilismo viejo


El año viejo ha muerto, ¡viva el año nuevo!
No se discutirá que este pasado 2018 haya sido una muesca más en la involución del Reino de España digna de pasar a los anales de la historia, con sus marchas por la dignidad antifascista en encabezadas por golpistas, chekistas y demás terroristas, la identidad de género enraizada en nuestro estado de bienestar o los chupópteros de lo público -entiéndanse funcionarios de diverso pelaje, enchufados políticos y mediopensionistas- clamando por un apretoncito más al garrote vil que viene asfixiando a los contribuyentes hispanos desde que el gran latrocinio se materializó con el café gratuito y popular sesentayochista...
... por no hablar de la moción de censura de los frentepopulistas de la democracia y la imborrable -pero hartamente imaginable- imagen del anterior presidente del gomierdo, el Iluminado Mariano Rajoy, abandonando la larga y tardía sobremesa de tan fatídico día dando tumbos, alelado puro en mano, después de haberse pimplado cuatro o cinco botellas de Chivas a la salud de la Nación. Presidente, Presidente... pero el tío no sabe si llueve o nieva o qué cojones es la neblina que le vela los ojos y enturbia el raciocinio.
Metáfora clarividente de lo que fue el periplo del Iluminado gallego, caminante nocturno de paso rápido y firme hacia el descalabro, hasta otra liberales-a tomar viento conservadores-bienvenida Bulgaria previa escala aleccionadora en el México lindo de la logia y la genuflexión.
¡Qué tropa, qué tropa de trepas y bazofia amoral!
Ahora bien: podría vaticinar que, al igual que sucediera en el año que finó y en los anteriores, este presente y los que vendrán volveremos a presenciar esa familia de la fauna de derechas que, ante los acontecimientos vergonzantes, ahueca el ala trinando las muñidas frases echas de todo capitán cobardía o teniente relativismo: marcar los tiempos, lo mejor para el partido en su taifa, el bien común de los españoles... y demás mamandurrias con las que los acomplejados salvaguardan su pecado original y los crédulos utilizan para garantizar la estancia plácida en el rebaño. El sacrificio bastardo de los que toman chacolís con los del tiro en la nuca en la herrikotaberna Cuando haces pop ya no hay stop, la complacencia del que calla mientras aguarda nervioso la llegada del negro sobre pringado en el aceite de la corrupción, la tertuliana que paga el autónomo mediante agasajos e ideología moldeada con humo de puro habano servil.... Todo eso hemos visto y seguiremos viendo en este país de lameculos y agradadores donde las convicciones y los valores no adscritos a la socialdemocracia progre no aguantan ni cinco minutos en el zulo que dio cobijo a Ortega Lara más de un año.
Así son, y así lloran por los rincones los paladines de la derecha guay, y por esta razón, ante los primeros acontecimientos de este 2019 relacionados con las recientes elecciones celebradas en la elitista Andalucía donde la progre(h)ez ha perdido las llaves del cortijo tras cuarenta años de algarabía y fino manzanilla, los palmeros de la corrección política y el otro mundo es posible... urbe de paz, amor, igualdad y multi-chachi-culturalidad-refugeegüelcome... ante la firmeza ideológica de los contrarios a la infiltración gramsciana refugiados en VOX, no cesan de rasgarse la camisa clamando la impureza de sus ideas, la relativización de los principios y la bajada de pantalones en materia de convicciones en pro de una nueva reedición de ese gran abrazo infame que tan aplaudido y admirado fue en las cuatro esquinas del globo terráqueo por los voceros de la socialdemocracia antifa que surgió del frío siberiano y que campa a sus anchas en medios y parlamentos varios de adscripción siniestra.
Gran abrazo por el cambio, el quítate tú que me apalanco yo, la claudicación y la náusea derechista que mata con más saña que la bala frentepopulista servida en bandeja por el centro conservador, resumiendo, la nada absoluta.
Así que, Monos, feliz 2019... ¡y viva el vino!

20 dic. 2018

Zona de perra



... cualquier imbécil, por ejemplo, lee El corazón de las tinieblas y cree saberlo todo sobre el horror, así que pasa dos días en Sarajevo para elaborar la teoría racional de la sangre y de la mierda, y a la vuelta escribe trescientas cincuenta páginas sobre el tema y asiste a mesas redondas para explicar la cosa, junto a cantamañanas que no han peleado jamás por un mendrugo de pan, ni oído gritar a una mujer cuando la violan, ni se les ha muerto nunca un crío en los brazos antes de pasar tres días sin poderse quitar la sangre de encima porque no hay agua para lavar la camisa.

---

Del viejo y destartalado acuartelamiento en el que realicé el servicio militar, puedo prometer, y prometo, que fui el recluta que sigue copando aún hoy el cuadro de honor en lo que a utilización de la biblioteca que allí montó Defensa se refiere. Pasé horas, y devoré libros, guardando buen recuerdo de uno del primerizo Pérez-Reverte titulado Territorio Comanche, al que pertenece el extracto que encabeza este informe. 
Aventuras y desventuras en la guerra de la antigua Yugoslavia hoy tan en boga debido a la solución eslovena al mal llamado prusés tractorio -o vía láctea del escarabajo pelotero catalufo- sufridas en las carnes del antaño reportero de prensa en zona de conflicto armado.
Bombazos, soldados de fortuna, coraje, valor, periodistas de tersas tetas bebiendo cerveza en el salón del hotel-refugio... desesperación y muerte. Mucha muerte, que la guerra es muy perra por mucho que los mocosos que juegan a la revolución hayan llegado a prestigio cum fraude en el fortnite.
Alrededor de doscientas páginas condensando el romántico misticismo de la guerra, y su mugre.
O tempora, o mores...
Porque echar la mirada atrás a pesar de carecer de la intención de comparar aquel episodio con el presente esperpento es para pimplarse una botella de güisqui useño al trago. Contemplar el aura heroica de la soldadesca actual, milicia amamantada en colegios de monjitas de iglesia tractoriana, con sus cantos al independentismo al coro de guitarra, o los gastadores de primera línea con uniforme de rasta, barba modernilla (de mierda) y levis negros ajustados haciendo así con el dedo... "pim, pam, pum, sacaremos las pistolas y os mataremos, botiflers"... con esa soberbia propia de la camada, sabedores que más tarde tendrán birra fría pagada en la barra del putiferio de la avenida Palau, sería patético si la arcada generalizada dejara margen al análisis empírico...
... como sucederá si escrutamos los perfiles biográficos de los ex-yugoslavos con los de la jerarquía presente, próceres en huelgas de batidos proteicos, cartitas sollozando por los niños despojados o entrevistas de aguerridos reporteros de nomina atrincherada a esposas abandonadas que tejen puntilla mientras aguardan el fin del cautiverio -o exilio- de los Ulises doctos en la pompeu-faba en el sutil acto de poner pies en polvorosa acoplados en el maletero de un coche de troya... cepo mayúsculo que los urbanitas de la capital central, mamelucos falderos de Pedro Sánchez, el Usurpador, y su cohorte de miserables, aplauden y festejan como un presente que a la socialdemocracia projeta trajeron los cielos (laicos, por supuesto) a modo de premio por su afán en la consecución del otro mundo es posible, u otra España de naciones y nacionas y nacionus adecuada al régimen setentayochista.
Todo es escarnio y desvergüenza en esta zona de guerra catalana... o zona de perra -puta y ramoneta dixit-, donde los mozos pretorianos se arremolinan por sus tres mil sestercios de nómina al mes, el cabo furrier del funcionariado pasea orgulloso con su lazi en la solapa al mérito político-civil, el periodismo comanche cubre el conflicto desde las mil colinas una TV3% que satiriza acerca del asesinato del alienado y las viejas, jubiladas y pellejas, deambulan en columnas emulando a la siempre farsante resistencia al totalitarismo antifa.
El romanticismo místico de hoy. Malos tiempos para la lírica,
pero mucho mejores para la náusea acobardada
y la apología de la infamia.

6 dic. 2018

No pasarán



En una encuesta realizada por el CIS del Cuartel General -también conocido como Centro de Investigaciones Simiescas- hará más de una década, se preguntaba qué acontecimientos querrían ser vistos por los monos de esta milicia clandestina antes de traspasar la linde de los vivos rumbo a la desembocadura en el océano de los difuntos. Salió resultante, por holgada mayoría de doce a uno, contemplar a la selección española ganar un mundial de fútbol. La frivolidad queda patente, y aumentada, con la segunda opción victoriosa: disfrutar con la victoria de un español en el mundial de F1.
Supuesto queda que, después de tantos años, la tercera posición ha quedado emborronada en los informes que se guardan del caso, pudiendo ser cualquier aseveración imaginada...
... pero, haciendo memoria histórica, y atendiendo a los últimos acontecimientos en la vieja piel de toro reseca -que vuelve a resurgir, adelante España, siempre adelante sin miedo a nada ni a nadie-, esta tercera opción bien podría haber sido la defenestración de la PSOE de la Junta de Andalucía, ese terruño caído en desgracia bajo la dictadura larga de "los amigos de los pobres", o "hacedores de pobres", según cuentan los chascarrillos que pululan en los corrillos de la farsa política.
Los tres sucesos, asomados al abismo de este 2018 que ya fina, se han cumplido, aunque sería difícil atestiguar cuál de ellos ha sido el que más jolgorio ha levantado en las filas de la milicia mona. Carcajadas, entrechocar de copas a rebosar de espumoso extremeño o reserva riojano, y mucho humo... humo y más humo, aliñado... pero en este último peldaño mágico cabe mencionar el agradable escalofrío involuntario que recorrió nuestro espinazo ante la aparición en boca de la parroquia entera de ese mentado fantasma que recorre Uropa y que atiende al nombre de fascismo.
Porque fue arreciar la parranda tras el escrutinio cuando, desde el púlpito de los representantes del lumpen, se clamó por la autodefensa frente a los resultados electorales, a la manifestación, a la desparasitación popular del cuero cabelludo pues hay convocatoria asamblearia... ponte bragas limpias, Guadalupe, que nos esperan en las plazas... mares de pancartas listas, la toma de la puta rúe, memocracia intravenosa en víspera de lunes...
Resumiendo, alerta antifascista convocada, y fascismo activado.
Dicho y hecho: hordas de hitlerjugend pateando las calles con sus uniformes Hugo Boss de parásitos sociales grenudos armados con sus proclamas y chapitas en la solapa, bombos y batucadas, molotovs y megáfonos con los que berrear el ideario trasnochado parido en los espesos sueños de un invierno siberiano; manadas de chupópteros reclamando su inalienable derecho a seguir mamando de la ubre estatal, llámese ésta Reich o Madre Patria, cargados de pañuelitos de papel con los que sonarse los mocos o limpiarse la lagrimita por el estilo de vida estatista y de bienestar que amenaza derribo; piaras de políticos del Partido único del Gran Abrazo setentayochista dispuestos a partirse la visa-oro-negro en pro del cafetito para todos, la puta menor de edad o la trincha de fato alita de mosca que trae ligado el cargo institucional; las jaurías de perros caniche ladrando y emboscando en camarilla a los universitarios alienados en un burdo intento de emular a aquellos que asesinaron a Matías Montero bajo el signo de la FE -Funeraria Española- bajo la tutela de los pedabobos desquiciados por la bestia que, ¡oh Gramsci!, no supieron amaestrar con el silencio cómplice de las universidades, esas academias atenienses hoy transvestidas en morgues chekistas... los juntaletras de los medios de manipulación oficinales cocinando bulos acerca de indeseables cristianos que contaminan los pozos de agua, meriendan niños con picatostes en los restaurantes michelín afectos al ibex o, simple y llanamente, censuran las opiniones contrarias en sus panfletos políticamente correctos, sean estos de papel, digitales o redes sociales.... mención aparte los artistas de la kultura basura llevándose las manos a la cabeza como antaño se llevaron los índices a la ceja saopaulista...
Alerta antifa, monos, claman los paladines del populacho a exprimir,
porque la bicha añorada por el autoproclamado demócrata del Berlín este, perro faldero del Padrecito de los Pueblos, asoma la patita...
... y ante ella, la memocracia moderna tiembla.

28 nov. 2018

Impermeableman



En el infinito universo de superhéroes auspiciado por Stan Lee, hay uno que, desagradecida imaginación, pasó desapercibido a su mente creacionista… y éste sí, a pesar de carecer de poderes arácnidos, mitológicos o derivados de la ingeniería mecánica, puede ser considerado como el primigenio, el auténtico héroe de carne y hueso hacedor de mil hazañas y protagonista de innumerables poemas épicos a modo de un Aquiles del tercer milenio.
No viste capa, leotardos o calzoncillo slip. Tampoco usa máscara ni va armado con un martillo, por no mencionar que sus uñas son de queratina y no de irrompible adamantium, o que su piel es de un color pálido y blanquecino muy distante del verde gamma hulkiano. Nada de eso cuenta en el haber de este superhéroe común, que va a pelo, aunque la epidermis al fresco viento para este soldado de invierno –y ahí radica su excepcionalidad- se ve revestida, ya durante su niñez gracias al tejer y tejer de sus progenitores, de una fina –pero resistente- fibra sintética que lo convierte en impermeable a los entresijos de la tormenta perfecta que arrecia en este globo azul que flota y flota en la inmensidad del espacio desde el instante iniciático del gran petardazo. Invisible traje de neopreno que, con el paso de los años, ha ido afianzándose y apelmazándose a su cuerpo debido a una profunda sed de conocimiento y una punzante angustia vital en un mundo raro.
Impermeableman, el superhéroe… y el separatismo tractorio, todo, su antítesis, archienemigo, iracundo villano por excelencia dentro de todas las variantes que forman la patrulla zurulla de la progr(h)ez surgida del huevo cósmico de la serpiente.
Sus hazañas habrían formado colecciones de cómics maravillosas, increíbles, dulces sueños para los jóvenes que se reconfortan cuando la bota del Bien pisotea la ponzoña del Mal. Pósters en las paredes. Películas dignas de elogio si la pordiosera industria de la cosa patria obviara el monotema guerracivilista… pero ¡qué decir si sólo hay un Impermeableman al que le resbala tanta desmemoria histórica! ¡Qué contraponer a una camada de revolucionarios que llevan aferrado a la piel el lapo del rencor y la revolución pendiente! Ay, ay…
De esto, de gargajos mocosos, nuestro héroe sabe mucho, pues él –y su fina capa sintética contra la ignominia- ha ido curtiéndose en bragadas luchas contra villanos del ridículo tamaño de Don Gargajo, profesor de gimnasia en las vedrunas de Tarraco hoy aferrado al butacón de diputado en Cortes y que, recientemente, ha protagonizado la hombrada de esputar a un Ministro del Reino de España: Don Gargajo, llegado el momento de la clase matutina, estando en el radio de acción de sus míseras lecciones sectarias y nauseabundas, también hinchó los carrillos con la intención de soltar su flema mortal cual víbora memócrata contra nuestro Impermeableman, allá por los epílogos de los noventa, cuando su sonrisa soberbia y altiva embelesaba a las virginales quinceañeras que correteaban a su alrededor en el patio escolar y su verborrea revolucionaria aún destilaba cierta verosimilitud en las mentes influenciables de los jóvenes mocosos al narrar esos sueños húmedos que alberga todo fantoche antifa en las jornadas de convivencia auspiciadas por las monjitas sumisas de la iglesia catalana…
… pero, ay-ay, Impermeableman, el gran desconocido... En su piel, en su ropa, por su pelo -milagros del conocimiento y el saber histórico del superhéroe misántropo actual-, resbala… resbala… resbala hacia las alcantarillas de las que jamás debió haber salido todo ese veneno, esa ponzoña, tamaña infamia de villano de tres al cuarto.