Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

25 ago. 2016

Laureado


... y última del olimpismo carioca.
No quería dejar de mencionar un episodio ocurrido durante esta quincena de deportes minoritarios que se ha ido... dejándonos abandonados a la liga española de balompié, cosa de dos, y demás espectáculos para los comedores de pipas habituales del reino.
Fue tras ganar Marc López y Rafa Nadal el dobles masculino, oro olímpico, en el momento mismo de la ceremonia de entrega de medallas: sonaba la música, la comitiva a laurear aparecía en la pista escoltada por bellas señoritas, y, ante la visión de una bandera impostora, el abanderado español torcía el gesto, meneaba la cabeza en signo negativo y, aunque no lo captaran las cámaras, doy fe de que magulló, al menos, un par de maldiciones gitanas.
El mundo miraría extrañado aquel lance... un momento así, ¿enfurruñado? ¿Qué pasó?...
Y es con un gesto tan ridículo como Rafa Nadal ha adelantado por el interior a toda la camada de patriotas de hojalata que se llaman a defender la Nación y no osan más que a ir con el chismorreo al tribunal cual o al constitucional pascual... siempre escurriendo el bulto, sin día en el que no aflore el complejo, a todas horas mirando al futuro en la charca nauseabunda de la política-pop-rajoyesca.
Porque esa curiosidad que el panzudo chino ha sentido despertar en su interior al observar la mueca de uno de los tenistas más laureados de todos los tiempos, por si sola, ha sido suficiente para levantarle del sofá y, mediante búsqueda cibernética, saber a qué se debe ese agravio, quiénes son los mangutas del trapito estelado y a cuánto llega la catadura moral de una panda de trileros y ilusos que, fuera de nuestras fronteras y complejos, ante los ojos olímpicos, no son más que una parodia de pueblerinos de familia fetén.
Con un gesto.
Grande, Rafa.

23 ago. 2016

Titanes


Las noches de calor, sin el lío de Río, vuelven a ser sofocantes.
El verano ya no será el mismo de ayer, Monos.
La resaca del plan de deporte cuatrienal, huido en retirada deshonrosa, ha corrido el telón del espectáculo dejándonos la circense rutina de la mancha humana que campea por la reseca piel de toro española. Lejos quedan las piscinas de aguas verdes, las mares abiertas en canal, el tatami o el cuadrilátero invisible del hockey hierba. 
Adiós Ledecky de los récords mundiales, encantado de haberte conocido, Bolt... ojalá hubiéramos coincidido tomando un café siendo más jóvenes, Mustafina...
España vuelve con diecisiete medallas. Siete oros. La vigésimo cuarta potencia mundial. Séptima en el teatro europeo, y sexta si excluimos de Europa a la pérfida cueva de piratas británica. 
Atendiendo al frustrante inicio de las hostilidades llevado a cabo por la delegación española, una de las más numerosas del espectáculo supino del esfuerzo, el sacrificio y la competitividad -cadalso de mediocres correctamente politizados-, el resultado ha sido una sorpresa, y es justo que el Ejército de los 12 Monos reconozca como ciertos los rumores que circulan por ahí acerca de supuestos gestos de aprobación vistos en la Sala X y no pocos vítores de monos extasiados ante la victoria de nuestros compatriotas.
Es de admirar, si me excusáis el ensuciar estas loas de romántico descafeinado con cuatro o cinco maldiciones de mente divergente, el poso glorioso que aún sobrevive en los bajos fondos de la sociedad en descomposición que pace en este terruño discutido y discutible -sin espíritu ni estudios ni trabajos ni ganas-, y del que brotan, agua que nace de piedra, titanes como la nadadora de Badalona, los armarios que reman y reman, el elenco de bellezas de la artística, dios Nadal o esa coreana choquera de iracundo empuje. 
¿Cómo la desidia, la claudicación, el mirar para el futuro acomplejado de quienes reniegan de sus predecesores, el hastío domesticado mediante la subvencionada vagancia, el desamparo de quienes debieran instruir los valores del deporte entre la juventud... ? ¿Cómo la mentira reaparece para silenciar el poderoso grito del guerrero? ¿Cómo te vas para que vuelva el pan y el circo, el fútbol y la TV, la derrota y la vergüenza, la deshonra y la náusea? 
¡Oh, dioses... oh, Olimpo.... oh, titanes caídos!

21 ago. 2016

Justicia proletaria

Masa encefálica de León Trotsky... con el estacazo al fondo.

Quien a piole mata, a piolet muere.
Los tribunales independientes, el juicio justo, derechos y demás monsergas de generación encoñada... queden sus vestigios para los fascismos imperialistas del capital burgués.
Nos hemos empoderado de la magistratura corrupta y alienada.
Un paso al frente los herederos de la justicia del pueblo.
¡Separación de poderes a nosotros, los demócratas!

(Esta nota se autodestruirá en diez segundos. Ya sabes qué hacer, Raymond. Después te daré un hueso. 
Firmado. Koba)

19 ago. 2016

Islamofobia de género


Instinto arácnido activado. Es posible...
María, sí, hija. Esta crema es muy buena. La he usado durante las vacaciones y fíjate con qué color de piel más bonito voy a volver a casa. Pedro tiene la piel muy fina, ¿sabes? Huye del sol como los vampiros, pero con esta crema le embadurno la espalda y ahí lo tienes, sesteando despatarrado en la arena. ¡Y lo barata que es! Menos mal que vi el rostro de... de... de esa muchacha... bueno, ya sabes a quién me refiero... en la farmacia de la estación y recordé comprarla. 
Esa muchacha no falla. Tiene una reputación. No puede jugársela anunciando porquerías.
Es de la gente bien, ¿sabes?  Reme, a su lado, no llega a oficinista. Remedios es una buena amiga, entiéndeme, pero el círculo del que está tan orgullosa no tiene ese nivel. 
Ahí hay gente de todos los gobiernos, políticos adinerados, abogados importantes... gente que manda y decide por los demás, tú ya me entiendes. La buena sociedad española, los próceres e intelectuales modernos, pensadores y estudiosos del bien común denominador. Fanfarrones de los que se gastan mil euros en botellas de champaña para tirárselas por encima. Espías como los de las películas, y presentadores de la TV con chistera, cómicos correctos hasta la saciedad, ministros en el fango y demás personajes de la farándula repartiéndose premios y halagos y vete tú a saber qué cosas más harán en esas fiestas que organizan repletas de putas, cocaína o heroína o marihuana de esa que se fuma, y julais disfrazados y muchas máscaras y cosas raras.
No, no, a Pedro y a una servidora ese rollo nos va nada, hija.
¿Tú que dices, Maria?
Mmmmmmmm. Mmmmmmmm...mmmmm...mmmm.mmmmmmmmmm. Mm. Mmmmmmmm, mmmmm....mmmmmm. Mmmmmmmmmm...mmmmmmmm......mmmmmmmmmm. ¿Mmmmmmmmmm? Mmmmmmmmmmmm. Mmmmmmmmmmmmmmmm. ¿Mmmm? Mmm. Mmmm, mmmmmm, mmmm. ¡Mmmm! ¿Mmmmm!?!¿! ¡Mmmm!
No, no, María. Ni jota, chica. Es imposible entender lo que estás diciendo con esa mierda que te has puesto para venir a la playa. ¡Si no te lo levantas no se puede, joder! Ya está bien de gilipolleces, chica. Sabes qué opino de toda esa basura que llevas defendiendo durante estos años, pero que vengas así, con ese disfraz de tu nueva ¿religión?... ¡Tú, femimbécil que hasta ayer iba con las domingas al aire! 
Eres ridícula, hija. Ridícula e imbécil, y como no.......
Falsa alarma. El instinto arácnido detectó una presencia progresista, pero no es el Pdro Snchz que busco. Otra vez será.

17 ago. 2016

Lío en Río


Salgo de la limpia y transparente agua mediterránea para enfangarme en el lodo carioca de los XXXI Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, paraíso de la favela, el escuadrón de la muerte y el foro multicultural-chachi-piruli de Sao Paulo.
Son, como habréis podido escuchar merced a la pléyade de chupópteros que conforman la opinión pública de la sociedad occidental actual, los primeros JJOO celebrados por debajo de la línea del paralelo cero, uno, y en la América sureña en sempiterno desarrollo fantasmagórico, dos.
El comité del soborno olímpico internacional, raudo allá donde mejor se negocie bajo mano, decidió por unanimidad que la selva amazónica debía tener el espaldarazo internacional que todo país emergente merece por justicia humana, que no divina. Como un muelle al ser liberado, alzaron la manita izquierda sus excelencias compromisarias en voto afirmativo. Mientras, con la diestra, arramblaban con diamantados Rólex y bonos todo-incluido para los lujosos complejos hoteleros del gran burdel caribeño que patrocina el número circense.
Largos años de trabajo, interminables protestas de quienes ven mal que el dinero público no se destine a su bienestar personal comunero, ratas muertas flotando sobre la mugre que nada en la bahía, olor a requesón solar embadurnando la piel morena y la mujer de Ipanema, antaño de bandera, transformada por el socialismo y muerte del siglo XXI en un canto al indigenismo de esponja menstrual, relatividad moral y libre arrendamiento de género.
Brasil, progreso y trabajo.
Brasil, chicha y limoná.
Como era de esperar, la vía del desarrollo del coño sur de la Bernarda no ha tardado en hacerse notar para regocijo de la mancha humana mermada que la intelectualidad nos entregó. Antes de que el fuego olímpico prendiera el pebetero, cien atletas habían sido atracados a punta de pistola y varios miles de turistas se mearon encima mientras eran asaltados al cruzar el paso cebra de Copacabana por bandas organizadas de chavales con licenciatura en el arte de esnifar pegamento.
Brasil, paraíso del buen salvaje, edén de la compasión hacia el delincuente.
Brasil, olimpo del milenarismo. Larga vida a la pachamama.
A ritmo de batucada, los campeones de la percusión hueca y la sangre de horchata, españoles, presentan una de las delegaciones más numerosas del jolgorio. Tropecientos atletas para conseguir no más de diez medallas (generoso estoy hoy) y varios diplomas. ¡No hay que abusar, egoístas fascinerosos! Ya dice un periodista a sueldo del régimen, jornalero con vacaciones-pagadas-todo-incluido, que no debemos ser medallistas, que lo importante es participar, el espíritu de las olimpiadas, desterrar el vil metal... ¡abajo el capital!... la victoria, la competencia y el éxito. Tres sílabas de la palabra fascismo.
Y vivir el sueño olímpico...
... como si ese sueño no pudiera ser dormido en la casa de cada cual.
Un mundo nuevo, reza el lema de Río 2016. Quiera el Cristo de Corcovado que ese otro mundo posible, de verse materializado merced a los designios de Lucifer, se quede a vivir en la selva amazónica inmortal, bajo el paraguas protector del indigenismo costumbrista que la tribu de criollos mandileros que ha amputado el porvenir de nuestros hermanos hispanoamericanos vende como el mejor de los futuros posibles, repleto de hermandad entre los pueblos del Universo, todos al unísono en un interminable corro de la patata, y los refugiados welcome y las musulmanas jugando al balonvolea de playa a cuarenta grados y con siete capas de ropa, y todo paz y todo amor rebosando los bordes dorados de la copa del olimpismo imaginario lennonista que orbita desde el festín de brujas londinense del dos mil doce, con su negación de naciones, su abolición de religiones y su es fácil si lo intentas, pringado reaccionario.
Un mundo nuevo, y la derrota de todos los días.