Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

27 feb. 2018

Cinema Agravio


Hoy, en la Sala X, sesión continua del afamado film guionizado, dirigido y producido por el sacrosanto ídolo de la progre(h)ez española a la que ansía arrimarse el otrora conservadurismo liberal español, si alguna vez tamaña falacia ideológica existió en este país anteriormente conocido como España, y que hoy, merced a los entusiastas del cantonalismo sectario y los silentes del colaboracionismo económico futurista, apenas chapotea en la ciénaga de la memez asimétrica.
Mariano, Soraya, Arriola y otros mamporreros del montón, se llama el peliculón, y la estrella loada en el ciclo de autor, manchega de género bipolar, es conocida como Almodovar, Pedro Almodovar.... Peeeeedroooo para los amigos con derecho a roce, ganador de un fálico e imperialista oscar hollywoodiense y cuarto y mitad de galardones de la basurienta academia del cine guerracivilista español.
La pasan en la TV pública. Conmemorarán, mediante el pase continuo, la distinción que el hay-untamiento de la Villa y Corte ha de hacer con su hijo pródigo, el cual, pronto, tendrá la llave dorada de la ciudad para que pueda hacer y deshacer a gusto... abrir y cerrar puertas... rellenar agujeros que son cerraduras... carne trémula en el menú, maricuchilis... con la oscura pretensión, aunque este deseo no será confesado por el jurado del evento, de que traslade sus milloncejos desde el paraíso panameño a las arcas de la pública nomenklatura común.
Porque Peeeedro, sí, pecó apareciendo en los papeles de Panamá, el pobre, pero no se debe de albergar inquina para con él, solidario donde los hubiere. Su desliz en nada se asemeja al de los pútridos empresarios de la caverna, o los deportistas antipatriotas que afrentan a lo público... a las pensiones, a la sanidad, a las desvalidas escuelas sin calefacción donde se hielan los niños del mañana... Nada de eso importa cuando se habla del Peeeeeedro de la mancha, hidalgo de lanza en ristre, paladín de la democracia que vino del frío siberiano y la libertad erigida sobre los cascotes del Muro de Berlín antifascista.
Ni todo el oro azteca robado por los pérfidos colonizadores puesto a su nombre en el paraíso fiscal panameño, gibraltareño o suizo sería inconveniente para que el líder espiritual de los adoradores del otro mundo es posible no mereciera el galardón que la capital del reino le adeuda. Es tanto lo que la modernez (de mierda) le debe a su señoría: la retórica socialdemócrata, el relativismo imperante que destila toda su magna obra, el empoderamiento de las fulanas y demás víboras del montón, el ensalzamiento del género neutro común denominador, la liberación de la superstición de la cruz y la adoración del escepticismo biológico...
Tampoco sus palabras revelando el inminente golpe de estado que preparaba el fascismo al amparo de la sangre aún caliente de los masacrados durante las tenebrosas jornadas de Marzo del 2004 han dejado de resonar en nuestras cabezas.
No, Monos; no hay oro en este globo flotante que pueda hacer olvidar tanto arte, tanta kultura, tanto genio... así que, esta noche, peliculón protagonizado por la flor y nata de la camada acomplejada de traje y corbata y cartera ministerial, donde los Marianos, Sorayos, Arriolos y demás mamporreros serviles del montón -ases en los tejemanejes del Gran Teatro del Mundo y el pasteleo nihilista-, con una actuación digna del Actors Studio y una desvergüenza propia del elenco de personajes que colman la obra del manchego inquebrantable, soliviantarán con sus obscenidades, claudicaciones y traiciones varias el ahogamiento vital al que está condenada la mancha humana que ve pasar la vida desde el otro lado del televisor, impertérrita ante la náusea existencial, acobardada ante el hedor pestilente que emerge de la ciénaga, sumisos al pan y circo en el que han convertido este magno país llamado España.
En fin... toma tu medalla, Peeeedro, y llámame tonto.

No hay comentarios: