Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

6 ene. 2018

Superhéroe



Venía en el diario de esta mañana la noticia de que un cargo electo en la casa grande de la política chirigotense había augurado un futuro negro para las féminas del mundo mundial debido a la rancia costumbre de ensalzar las bondades de los superhéroes entre la tierna y voluble muchachada del mañana. Los trajes ajustados marcando paquete, la ristra de poderes individuales e intransferibles, el lenguaje violento y cargado de afrentas contra el buen salvaje social y su corro de la patata utópico e igualitario, el aporreamiento justiciero del villano... la sempiterna lucha entre el Bien y el Mal, en resumidas cuentas, embutida en un mono elástico o en placa contrachapada bélica, para el hacedor de nuevas tradiciones gramscianas, perro fiel del antihéroe marxistoide tan admirado por la mancha humana flotante en la ciénaga de la corrección política, no es más que la constatación de una cultura abyecta comandada por lo que quiera Spiderman que sea, en boca del filósofo de la náusea, la palabra "heteropatriarcado", y cuyas prolongaciones son dirigidas por los reaccionarios que leen cómics a sus hijos o los disfrazan de hombres de acero o shaolines del kungfú, en última instancia, a la denigración  del cromosoma de clase XX y su esclavización histórica por parte del imperio de la liga de la justicia.
Lo dice, el prócer del nuevo orden saupaulista, con su panza satisfecha; la alitosis matutina y la resaca imperecedera. El, que jamás se vio agredida por el Dr. Octopus, el pulpo de la ideología postmuro de Berlín, a la que sirve con sumisión y materialismo dialéctico ciego.
Yo, Mary Jane Watson fui salvada de los tentáculos de la utopía.
Quizá por eso, vacunada, se distinguir la heroicidad de la vulgar escoria.


No hay comentarios: