Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

23 sept. 2017

Lazos fuertes, compañeros

Viene siendo habitual el esperpento para esta milicia de clandestinos desacompasados. En esta ocasión, confiados en la perfidia del Gomierdo de Mariano Rajoy, el Iluminado de La Moncla, decidimos hacer el petate y marchar de maniobras por las tierras españolas con la intención de coger aire para las jornadas futuras. No imaginábamos que un juez caprichoso iba, mediante denuncia de VOX, a destapar la caja de los truenos acelerando la escenificación de traiciones, sediciones, blackhawksderrivados sobre cubiertas de ferris de óxido (aquí la Guardia Civil; súper seis uno cayendo, súper seis uno cayendo), secretarios de estado tirándose de los pelos víctimas de un ataque de nervios y la turba... siempre la turba... de niños, de viejas, de periolistas a sueldo haciendo las veces de altavoz del golpe de estado barretinado sobre el capó de un jeep, de voluntarios adscritos a la ley del menor, de tontos útiles de todos los rincones de la vieja piel de toro reseca, comunistas y frentepopulistas del internacionalismo de Nomenklatura y VISA oro...
Viniendo en nuestro Iveco camuflado de quinta degeneración, rascando la caja de marchas en cada peaje y parando cada pocos kilómetros debido al recalentón de la meseta esteparia, largas filas de convoyes de la benemerita y la madera nos adelantaban, a toda velocidad, dirección noreste de España, saludando con la mano al paso de las banderas al viento.
Ahora, aún con el sudor y el polvo de los barrigazos como coraza que cubre la piel, pulsaremos el ambiente de estos días, charlaremos de forma animada al amparo de la Sala X y, quizá mañana, previo análisis de los informes del SI, haremos un bosquejo de esta revolución de los payasos de Pedralbes y sus compañeros de viaje -el sempiterno lumpen de primera fila, desechable- que grita y grita y se desgañita como hacen los cerdos a las puertas del matadero.

Pero no puedo cortar dejándome lo más importante: las señas compartidas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado era de compromiso, fe y victoria.
Viva España, supersimios.
Viva siempre España.

No hay comentarios: