Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

24 sept. 2017

Alevosías


Es curiosa esta fotografía...
tanto que, sin quererlo, pone negro sobre blanco en el hecho fundacional del nacionalismo barretinado. Los dos protagonistas...
... el guardia civil y el payaso tribal...
... son funcionarios del Estado. Trabajadores al servicio de España, que así lo juraron (o prometieron según la retorica tradicionalista de los frentepopulistas de Cheká y alcantarilla), aunque el uno, el guardia civil, es fiel a su juramento mientras que el otro, el payaso, se pasa su palabra, así como la Ley, por el forro de los colgajos, si los tuviere, que lo dudo.
Digo que es curiosa y definitoria porque el benemérito, por una soldada ridícula, conserva toda la dignidad de su gremio. Solitario, gesto contrariado ante la afrenta soportada, labios prietos. Tiene a su vera... siempre a la verita tuya, honor... el adefesio -ahí con el disfraz de bufón- del teniente de alcalde de algún pueblucho de apenas treinta o cuarenta payeses con tierras regadas por los fondos de cohesión uropeos, gente de rentas, de contratos precarios a refugeeswelcome, pisos patera y domingos de misa y sermón. Este rufián, sin embargo, se llevará dos o tres veces más parné de parte del estado opresor, de la metrópoli, y como de bien nacido es ser agradecido, hétele cómo da buena cuenta del refranero español destilando la soberbia profunda de los totalitarios perros de presa de la voluntad del populacho.
Es curiosa, decía, porque sintetiza la piedra angular del nacionalismo y la contradicción infinita del discurso de los mejor preparados de la Historia. Revisaba los informes de los miembros del SI infiltrados en los diversos grupúsculos secesionistas y, punteando nombres y labores, la estrecha relación entre funcionario-separata ganaba por goleada. Maestros, médicos, técnicos medioambientales, bomberos y mozos de cuadras, periodistas de lo público, auxiliares de casales de juventud, celadores de ambulatorios, rateros de zonas azules o recogedores de basuras, todos ataviados con la capa estelada gritando ante las puertas de los "ayhuntamientos" reclamando la independencia del ente del que son dependientes...
... clamando por sus usos y costumbres...
... sus constituciones estamentales...
... su pasta, putas; su materialismo impostado de dignidad, ramonetas...
... arengadas por el tipo de la nariz roja, el chamán de noble familia aristocrática de ocho apellidos de pura cepa que, desde la atalaya de su castillo de historia imaginaria, contempla... con gesto revolucionario de payaso revenido... cómo el lumpen con cargo designado a dedazo, se desgañita para que sus derechos de pernada sean blindados por los siglos de los siglos, amén... y, todo, a cambio de las migajitas dels nois de la mare, en este caso, la soldadesca del herario público, funcionariado (independentista pero pensionista) todo.
En la imagen, y gratis, el honor de la Guardia Civil.

No hay comentarios: