Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

12 dic. 2015

De la corrección


Son las 06:42h. del Sábado, y voy por el segundo café.
No he trasnochado... o tempora, o mores... más bien todo lo contrario: ya desperté, y andaba organizando los sopapos a dar en esta última semana de campaña para las Generales, que son muchos y variados, cuando, entre jab y crochet, he tropezado con esta historia publicada en Libertad Digital donde se recopilan una serie de canciones que, de ser lanzadas hoy al estercolero público, acarrearían arresto, acto de fe, castración mecánica, guillotina y, aliñando el festín de la corrección política, quema en la hoguera que la intelectualidad gramsciana tiene instalada a la izquierda del porche que antecede al "otro mundo es posible".
Loquillo y sus deseos por navajear a su parienta y zapatear sobre su tumba, el "sexy autonomía, sexy estatut" de unos Coz que se ríen de las libertinas progres de pelo en pecho; los Siniestro Total cantándole al terrorista Alá, mofándose de los homosexuales, de los hippies de Las Cies; la sátira fascistoide de Los Nikkis, las parodias de Martes y 13 y su maricón de España, la coña marinera de Boadella enfangando el prestigio de las poderosas sanguijuelas de la democracia...
... y todos los demás que se han quedado fuera, ya sea armados con guitarras y micrófonos o haciendo uso de la palabra en aquellas entrevistas de la TV pública atiborradas de humo de tabaco y copas de coñac en las que se hablaba de putas, mafiosos, mataperros, volaban vasos de agua y, si el director no estaba atento, hasta se proferían los preciosos insultos de la inmortal lengua española... el "so mierda", "hideputa", "canalla" o "tontuelo" que, en boca de los grandes intelectuales de nuestra Historia... estos sí, intelectuales de raza... sonaban tan armónicos y cultivados como afiladas dagas, siempre prestas a provocar el sopapo que antecede al duelo a pistola.
Pero, ¡qué enfermedad esta que me embriaga de melancolía a tan temprana hora de la mañana! 
¡Qué lamentas, ignorante! ¿No murió el dictadorzuelo y nuestros demócratas nos trajeron la libertad?

...sí, Monos... o tempora, o mores...