Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

10 dic. 2015

Gordo climático


De nuevo, París...
... porque hay festival de santidades en la ciudad de la guillotina, y, contrariando lo que reza el proverbio latino, la abundancia del vino y los borrachos entre tan selecta concurrencia no ha conllevado la presencia de la verdad.
Los mandamases de los países del Globo Terráqueo se han reunido en espléndidos salones para, a una sola voz, entonar el "aleluya" que ha de salvar a la humanidad de la quema cual falla valenciana al fuego de los grados fahrenheit: quinientos millones de infantes de cartón achicharrados en un santiamén, dicen las crónicas del ocaso calenturiento.
Apoyados por celebérrimos científicos afiliados al sindicato del Climagate... mafia criminal y sectaria al estilo Chicago, años veinte... y un aluvión de tocadores de flauta y sopladores de armónica adictos al dinero público vía subvención no-gubernamental desde aquel lejano verano del amor, la teoría del cambio climático antropomórfico vuelve a resonar por las calles con la fuerza de un AK-47 desbocado.
Mata más gente el tabaco que los aviones... o, es más temible el mosquito que el IS... los casquetes pronto no darán ni para un cubalibre... ¡maldito facha, negacionista!... Imagine, all the people...
... y mil consignas más cantadas a coro por los mandatarios ricos y acompañadas, a las palmas, por los ecologistas-sandía post-Muro de Berlín, con cuyos cascotes derruidos construyeron las ideologías de vanguardia que hoy nos atenazan. Ricas eminencias con aviones privados y minas de silicatos y fosfatos, progres de rastas jamaicanas y macutos Louis Vuitton.
Algunos bienintencionados, pero pocos y sobradamente despistados.
Tanto que podrás reconocerlos tan sólo observando cómo tartamudean cuando deben defender el calentamiento glob... no, no, que ahora ya no es calentamiento, sino cambio climático total. Pero, ¿y los polos, hay más o menos hielo? Y la nieve, ¿no pronosticaban que iba a desaparecer? ¿No iba a engullir el desierto de Almería hasta la cueva de Covadonga? ¿Desaparecerán las lluvias? ¿Se volatilizará el Delta? ¿Habrá transvase Tajo-Segura?
Hipótesis, predicciones, elucubraciones... y una lluvia de millones, que es lo que interesa en la lotería del presupuesto a cargo del dinero público (que ya nos dijo la socialdemocracia que no es de nadie) o mediante la inversión privada, excluyendo a Abengoa, no me sean malos, que ahí, en ese tugurio de ladrones, lo único privado son los ahorros de los pequeños inversores que, creyendo apostar por el nuevo "oro", compraron meros sellos... aire... éter... cosa eólica.
También Obama, el "yes, we can" de la paz, se tragó el tocomocho climático de la ecología verde, pero en la tierra del Mr. Danger la Justicia actúa ante los desfalcos descarados y los hurtos encubiertos, por lo que no sería extraño que los españolitos, cualquier noche, nos tengamos que acostar con la vergüenza de ver cómo se condena allí a los líderes que adulamos aquí.
Aunque es mucho suponer que el español medio pueda sentir vergüenza por algo, curados de espantos como estamos después de treinta y siete ediciones de Gran Marrano y un porrón de Champions League en la cartera. La manipulación y la relativización de la realidad llevadas a cabo por los medios de comunicación... meras patas de la Viuda que teje... no han caído en saco roto. Tener el control de la información tiene sus ventajas, y las perras del micrófono han hecho buen uso de su cuarto poder.
La vergüenza es lo único que se fundió, pero a pocos interesa tal negocio.
La vergüenza, perdón, la cera de las velas, y los boletos del chollo climático.

 ---
Nota. La fotografía está inglés, lo siento. los medios españoles no osan contrarias la pseudociencia climática.

4 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Ya me gustaría que esos cerebrines nos explicaran el porqué y cómo en 1.700 Londres apareció con el Támesis helado, cuando aún no existían ni fábricas ni coches ni centrales térmicas.
O porqué en los anteriores años 1.400 Europa carecía de inviernos y todo parecía el Caribe y lo único contaminante de atmosferas que tenían eran las ventosidades de la vacas.

Maribeluca dijo...

Pues sí, hay mucho listillo viviendo del cuento este, como siempre que se pone de moda algún dogma

Herep dijo...

Esas informaciones no son interesantes para la causa, don Javier. La pequeña edad de hielo, el Támesis, las cataratas del Niágara... meras mamandurrias a silenciar ya sea mediante un nuevo "climagate" o escracheando a los "negacionistas".
A toro pasado, decir que se ha firmado un papelito más baldío que los acuerdos de Múnich. Nadie está contento, pero no desespere: mientras siga corriendo el dinero público no habrá problemas.
Un saludo.

Herep dijo...

Es esta doctrina una nueva palanca para hacer funcionar la máquina de la redistribución de la riqueza progre, Maribeluca, y jamás faltan brazos cuando se trata de darle a esa manivela.
Un saludo.