Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

4 nov. 2014

Ida y vuelta


Andamos, estos días, algo liados en El Ejército de los 12 Monos. Maniobras, como siempre. Cuando duerme aún el gallo, petate al hombro y hacia campos más áridos, en este caso gran urbe, a dar barrigazos y maratonianas caminatas sin agua ni sustento. En esta ocasión, a bordo de verdes trenes de ridículos convoyes, cabeza pegada al helado cristal, viendo correr la pradera, la costa azul turquesa y tierra, tierra, tierra....

Vino a mi cabeza el estío, sus siestas, una serie de reportajes de La 2, unos créditos finales y Antonio Machado y sus caminos soñados, aroma de pino verde, encinas viejas...

¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero,

Llega un momento en que el carraspeo del tren queda mudo, silencio de una luz que amanece la ensoñación que da forma a la ristra de árboles fugados, meras imágenes de las estaciones pasadas, una a una, en línea, hasta llegar a este momento único, que ya no es, sino será... y así hasta el infinito, sea alta velocidad o regional borreguero... árbol a árbol, derribo a derribo, ciudad tras ciudad, acumulando polvo en los zapatos de piel curtida de cicatrices de mil espinas que supuran con los primeros fríos de invierno.

Acumulando fango en el rostro, soldados.

Fango que son medallas. 

... la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón.

No hay comentarios: