Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

22 ago. 2014

Repe, repe, repe... (joder)...


Manolo, Gorka, Curro, Arnau o Isidro... ¡Llámalo "X", si quieres!... pero esta mañana, al despuntar el Sol, el niño con el que te cruzas al subir las escaleras del bloque, de uno a otro confín conocido como infante españolito de a pie, con sus rodillas asediadas por unos pantalones excesivamente cortos y unos calcetines desgraciadamente largos... esta mañana, decíamos, ese chaval tan nuestro se ha levantado acompañado por una enorme ilusión, y la ilusión es tan extraña en estos días... No podía menos que haceros partícipes de ella, Monos.

Tiene los ojos como platos a pesar de unas ojeras disimuladas, fruto de una noche de nervios, repleta de peligros que podían acabar con un deseo que está tan cerca, tan sólo alargando la mano, en el quiosco de "Y", por el ínfimo precio de una moneda redonda y gorda. Siete enfermedades de las que doblan las piernas incluso a los árboles han pasado por la cabeza del mocoso a lo largo de la vigilia, pero, como ocurre cuando acude Pennywise en las negras noches de tormenta, nada puede contra un búnker de indestructibles sábanas y edredones.

Voy a ser la envidia de la pandilla. Ya verás, ya. El rey de la montaña...

... y "X" se bebe de un trago el tazón de leche blanca, despreciando la porquería amarilla que vive debajo del mar abierto tras la pantalla de la TV, enorme full equip, casi tan grande como nuestro rapaz, que ahora se enfunda las botas de agua en este loco Agosto de calentamiento global antropológico, mordiéndose la lengua de nervioso. La pandilla la ve reunida en el Fortín, sobre la cresta del viejo algarrobo, pero entonces llegará él...  aferrado al álbum nuevo... y el cigarrillo de otro de los muchachos, llamadle como vosotros queráis, volará por la ventana tras haber perdido su paupérrima cota de protagonismo.

Quince segundos de fama... tres caladas compartidas... nada...

Fracasar no está en sus planes. Con esa inocencia que resiste durante los primeros años, el querubín español no contempla otro escenario que no sea el de la victoria, los abrazos y el triunfo de la amistad entre sus camaradas de pandilla, protegidos por su cuartel general sobre el árbol. La lluvia de collejas que caería sobre su cogote de presentarse con las manos vacías no sería tan dolorosa como el menosprecio a su palabra, que él dio en cuanto corrieron los primeros rumores por los pasillos de la escuela, levantándose solemnemente y tomando la palabra: Chicos, chicos, yo lo traeré, veréis, y podremos enganchar los cromos, completando la colección... y podrán poner cara y nombre a estos héroes nuestros del deporte rey. Así fue. "X" se alzó tras media hora rumiándolo. Sus amigos callaron, y entre las cuatro tablas del Fortín de la pandilla de la plaza Estraperlo, retumbó su voz en forma de promesa... y la palabra de un español, de lo que no carece, es de honor. Sobretodo cuando más joven se es.

¿Los padres? Cosa chupada. Los puritanos del Séptimo Día pusieron el grito en el cielo desde que el álbum salió al mercado, tachándolo de "diabólico", "nihilista", "totalitario" y no sé cuántas palabrejas más de las que el pobre crío no ha oído hablar nunca, pero la tónica dominante estuvo marcada por el patrón de la filosofía de la máxima audiencia: primero sorpresa seguida de síntomas de desconfianza, después la tan típica carcajada y burla hispana para, con gesto altivo, acabar mirándolo todo con soberbia... o quizá sea envidia... ¿pereza?... da igual, decidid vosotros... los tenemos todos.

Además... ¿un álbum de cromos de los políticos españoles corruptos? ¿Qué mal puede tener eso? ¡Si todo son ventajas!... los niños callan, se entretienen alejaos de las videoconsolas, aprenden y, ¡faltaría más!, van acostumbrándose a lo que les depara el español futuro.


Pobres críos, que se hacen grandes...

6 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Ese albún de cromos de POLÍTICOS ESPAÑOLES CORRUPTOS tendrá que ser de tamaño descomunal, y el pobre crío necesitará la ayuda de una carretilla para poder llevarlo.

C.S. Peinado dijo...

Pobres críos que no saben lo que se les viene encima...

Un saludazo.

Agustin dijo...

Yo cuando crio me gustaban los cromos del Jabato,hoy se podria colecionar las cabezas de los chorizos que forman los dos grandes partidos.Aunque serian necesario muchos cromos,un saludo,

Herep dijo...

Una observación preocupante, don Javier, en la que no había caído. Nosotros, los de mi generación, no habríamos tenido ese problema gracias a los maletones que llevábamos a clase, repletos de libros, libretas, mapas y demás utensilios, pero los chicos de hoy, con esas tabletas electrónicas en las que se guardan todos los secretos del conocimiento humano...
Una carretilla, sí, pero sufragada por el Ministerio, no vayan a quejarse los hijos de los parias.

Un abrazo.

Herep dijo...

No lo saben y, mayor desgracia aún, la mayoría de los pares no muestran interés en enmendar tal situación.

Un abrazo, CS.

Herep dijo...

No te preocupes por eso, Agustín, que está todo estudiado. Como sucede con el fútbol, se saca un álbum para cada temporada (política) y asunto solucionado.

Un abrazo, neozelandés.