Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

12 jun. 2014

Chapoteando


Ante ustedes, el reflejo evidente de la muestra de la Democracia de este pedazo de terruño que, antaño, se conoció como España. Variedad única en el ecosistema mundial, la "democracia" española, no deja de sorprendernos con estas peculiares características, reflejo de la total incapacidad cognitiva de su incipiente particularidad.

Hace setenta y cinco millones de años, lustro arriba, lustro abajo, un primer boquerón de Barbate, tras una evolución iniciada largo tiempo atrás, fue victima del milagro que lo armó con un nuevo sistema respiratorio , permitiéndole salir a la superficie, convirtiéndolo en el primer reptil de la Historia. Caprichos de la Evolución... pero, no todo fue felicidad y comilonas de perdices, no. Aquel pez, llamémosle Globo, alelado ante los cambios experimentados, murió a los pocos paso fuera de la charca, incapaz de controlar aquel nuevo don que le otorgaron los cielos.

Globo murió de no usarla. Sus pulmones, a estrenar, acabaron entre el lodazal.

La democracia es ese salto. Nosotros, españoles, como no podía ser menos, parientes de Globo.

En nuestra aventura exploradora, de apenas unas décadas de duración, seguimos dando muestras de no saber cómo utilizar la Democracia. No dejamos de dar los tropiezos y resbalones típicos entre primerizos. Obsérvense los primeros pasos de un bebé, así andamos nosotros, rompiéndonos los dientes contra ese muro representado por la doña de la fotografía, comunista de pura cepa toda ella. Un incisivo mellado al morder el azulejo, duro, como la cara de aquel que defienda el amor por la libertad de los colectivistas, y más si son españoles... o no españoles, sino ibéricos peninsulares de la república de cantones, como suelen gustar ser reconocidos.

Porque ahí, la doña, pertenece a un sector de la población que, con sus monsergas demagógicas y falsarias, impide que la incipiente democracia española crezca y se desarrolle, alcanzando las más altas cotas que, aún imperfecta, puede dar al vulgo. Sus bocas están siempre llenas de buenas palabras, disparando mejores intenciones y excelentes sentimientos... amén de la Paz en el Mundo, faltaría... que, escuchadas a través del megáfono de los que están, pero se fueron, aunque siguen estando, embaucan a todo aquel que se deje embaucar...

... que son muchos...

... y están por todas partes...

... rodeándonos...

... y el mensaje cala entre las gentes, y los problemas adquieren otro tinte más irracional, casi visceral, donde la razón importa poco y el corazón, rojo y a la izquierda. Es entonces cuando la democracia resulta herida de muerte y la Ley en la que se sustenta no deja de ser una línea dibujada en el suelo que cualquiera puede borrar de un puntapié.

La paya esta, mostrando esa foto en sede parlamentaria, no hace más que encender esa espita, sabedora que el vulgo, encolerizado, responderá con alguna guillotina de juguete en la plaza de al lado, cortando sandías a falta de cabezas. Supongo que como nació a principios de los ochenta, no estará muy enterada de las cosas, pero no le vendría mal recordar que sus amigos los comunistas, allá por el Mús de la Transición, prometieron lealtad al Rey, a la futura Constitución y a la Rojigualda. Volaron algunos carnés, de acuerdo, pero fueron pocos tras comprobar el tamaño del pastel a convenir que les dejaba la dictadura, o dictablanda. Se corona a un Rey que, a la práctica, no tiene ni poder ni para abdicar; montamos unos Estaditos dentro del Estado en los que el derecho y la justicia difiera según el polvo del camino; legalizamos al Partido Comunista, auténtico azote del hombre libre, como bien muestra la Historia y, a modo de guinda, montamos una amnistía (y cerveza fría) para los malos malotes de la ETA, que ahora, en democracia, ya no tiene por qué matar.

Ni cuarenta años ha durado la palabra de una Comunista.

Chapoteando, nuestra democracia... Globo... salido del líquido elemento para vivir una vida diferente, se ve, vez tras vez, impedido por los mismos parásitos de aquellas épocas pasadas, los cuales quieren volvernos a imponer lo que quedó enterrado en la noche de los difuntos. Ella, la democracia española, inocente, se deja hacer, todavía virgen, aunque los que la rondan quieren humillarla y acabar con su virtud. La quieren para un rato, y basta, hay que cambiar... y Globo se ahoga porque de joven que es, todavía no ha aprendido a defenderse de estas alimañas que la hieren, hundiéndola en la misma charca de siempre, hacia el fondo, mientras emplean la agitación y la propaganda esperpéntica que aprendieron en lo más oscuro de la biblioteca de la Lubianka, allá en la calle del Gulag.

Pobre Democracia nuestra.

Dudo que salgamos del lodazal.

4 comentarios:

Maribeluca dijo...

Si no conseguimos mantener la calma no, y hay mucho incendiario empeñado en desestabilizar, pero también mucha gente normal que sólo quiere mejorar su día a día y pasa de folklorismos rancios.

De todos modos, son malos tiempos para el raciocinio, es obvio.

José Luis de Valero dijo...

Una aclaración: El primer boquerón de Barbate, tras una evolución iniciada largo tiempo atrás,fue el primer ancestro de Felipe González, nacido a posteriori el 5 de Marzo de 1942. Y ese primer boquerón no nació en Barbate, si no en Sevilla
Y sé lo que digo porque el descendiente de otro boquerón-ancestro nació en el Mare Nostrum el mismo año pero el 28 de Febrero. O sea que mi ancestro se le adelantó cuatro días al de Sevilla.
Lo que ocurrió fue que mi ancestro era un boquerón republicano de pura cepa y no sociata, y que además era un putero que prefería fornicar con las sirenas mediterráneas.
Supongo que queda aclarado el asunto ancestral

Herep dijo...

Has dado en el clavo, Maribeluca: si conseguimos mantener la calma... pero, visto lo visto y la deriva que el PSOE está dando hacia el "populismo estatista", vamos apañados.
Madina, el Sotillos ese... poco ejemplo de raciocinio, y mucho de folklorismo ideológico.

Un saludo. Buen domingo.

Herep dijo...

No querría yo crearme mala fama ni acarrearme varios males de ojo, pero entiendo a su ancestro: las sirenas mediterráneas, únicas, José Luis.

Un abrazo, figura.