Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

31 ago. 2012

Serpientes mordiendo colas



Los dos hombres entraron en la habitación pasados cinco minutos de la hora señalada. La luz inundaba la estancia gracias a dos grandes ventanales de perfectos cristales transparentes, dándole un aire primaveral, limpio… oxigenado… Las paredes, pintadas de un claro azul, intensificaban la sensación de sosiego y reposo.

Frescor lavanda de toque silvestre.

En el centro, tras una espesa barba blanca desaliñada, le estaba esperando. Mis ojos,  de fío acero templado, se clavaron ávidos sobre las pupilas de los dos intrusos, atravesando sus córneas, taladrando el cerebro de aquellos desconocidos que habían osado romper el sosiego reinante en las estancias de mi palacio.

Uno de ellos, vestido con traje firmado por sastre italiano, se sentó en una silla frente a mí. Su cuadrada mandíbula estaba tensionada y su espalda, rígida como el tronco de una secuoya, denotaba una intranquilidad nerviosa. De larga y lacia melena, gastaba un perfume caro. Hombre de fino gusto, pensé en silencio. Estiloso.

Cof.Cof.Cof.

Un ataque de tos se apoderó de mi maltrecho cuerpo retorciéndolo en una torsión digna del mejor circo de los horrores. Cof.Cof.Cof. Con los ojos inyectados en sangre convulsa, alargué un brazo para llenarme de agua uno de los dos vasos de plástico que descansaban sobre la mesa.

- Romerales, puede marcharse. Déjenos solos.

Tras secarme la boca con la manga de la camiseta, mis ojos decidieron al fin posarse sobre el sujeto que permanecía de pie. Pantalón negro, camisa blanca, cinto reglamentario… Conocía a todos los mamarrachos que, día a día, se paseaban ataviados con aquel uniforme, aunque a aquel chico no lo recordaba haber visto nunca. Será un paleto interino, pensé mientras el joven, inexperto, cruzaba su mirada con la mía… una vez… dos… rápido… mostrando a las claras la inquietud que le provocaba mi presencia. O mi existencia, vete tú a saber.

En menos de cinco segundos el novato, haciendo caso a las palabras del señorito fino, había abandonado la estancia, cerrando la puerta tras de sí.

- ¡Cómo has cambiado, cabronazo!

Las miradas tensionadas, las desconfianzas… los juicios, prejuicios, supersticiones… Todo se esfumó, por arte de magia, a través de los grandes ventanales… despreciando los fieros y fríos barrotes. La sala volvió a su azul puro y eterno.

- ¿Yo? No me jodas, Josu… ¡Si estoy igual que siempre!

- Puto españolazo cabrón… -dije mientras me levantaba de mi trono para fundirme en un abrazo con ese extraño que, ahora, había dejado de serlo tanto-. ¿Quieres dejarte la melena de gitano, hermano?

- ¿De gitano? Maldito cabrón. ¿No me da un aire más juvenil?

- Juvenil, dice. Sí, ahora que lo dices… sí… Pareces un pimpollo recién salido del horno. Supongo que te será muy útil para hipnotizar a esas rameras con las que te juntas, ¿no?

- Ja. Veo que el tiempo que llevas metido aquí no ha menoscabado tu sentido del humor. Me alegro, tío.

- Todavía no ha nacido quien pueda tumbarme, José Luís. Ya me conoces. Estas cuatro paredes no significan nada para mí. Y lo que nada significa, nada importa. Además, para eso estás tú aquí, ¿no?

El juez se miró la arrugada americana. Con una mano luchaba por borrar las arrugas que habían nacido en la italiana seda pero, por mucho que lo intentaba, nada podía hacer contra las trincheras que surcaban su segunda piel… la buena… la de los Domingos de misa, comunión y comida familiar con el hermano jesuita. Su pose, tan rígida en el momento de su teatral aparición, había dejado paso a la comodidad y el relax. La espalda de secuoya se había retorcido como un viejo olivo jienense.

- No creas que me ha sido fácil, amigo –dijo mientras se sacaba una pitillera de plata del bolsillo interior de la americana -. Tuve que hablar con decenas de “perros” antes de poder presentarme hoy aquí.

- ¿Y querrás que te lo agradezcamos, no? –dije mientras le arrancaba el cigarro de los labios. Ahora era yo el que me había convertido en secuoya, rígido en mi asiento -. ¿Más? ¿No tienes suficiente con lo tuyo?

-Sí… sí… no es eso… Yo estoy con vosotros. Desde siempre, ya lo sabes, pero… Oye, Josu, ¿no crees que es peligroso que te fumes un cigarro?

- Cof.Cof.cof… Me ahogo, me ahog…

La cara de José Luís cambió por completo ante mi ataque repentino de tos.

- Cof.Cof… ¡Policía! ¡Policía! ¡Este puto juez me está envenenando con sus cigarrillos! – exclamé mientras aporreaba mi esternón con la mano abierta-. ¡Quiere enviarme al hoyo!

- Hijo de la gran…

- ¡Que no, hombre, que no! – le dije mientras le sacudía tres o cuatro bofetadas suaves en la mejilla -. No se preocupe tanto, señoría, que no me voy a morir. Además, el cáncer lo tengo en la mollera, no en los pulmones. Fumar, dice. Si vieras la de pitos que me arreo todas las noches. ¡Y sin gastarme un maldito chavo! Ventajas que tiene uno, José Luís.

- Los sé. Yo las firmo, ¿recuerdas?

El cerdo se acomodó en su asiento, inquieto. Involuntariamente, su mirada escapaba hacia los anchos ventanales, quizá temerosa de encontrar, tras ellos, ojos desconocidos espiando desde el exterior del palacio azul. Es divertido. Mucho. Él era un cerdo rico… riquísimo… y una celda, por muy azul que sea, no es lugar para un cerdo de su posición. Eso también lo sabía yo.

- Y nosotros firmamos tus letras. ¿Recuerdas?

Por un instante, el azul tornose marino… oscuro… pero dos violentas carcajadas volvieron a redibujar un espléndido cielo de primavera alrededor de nosotros. Si hubiéramos tenido copas y no vasos de plástico, ese habría sido el momento perfecto para un brindis. Tendremos que posponerlo… unos días, al menos.

- Venga, va, Josu… dejémonos de tonterías. No tenemos mucho tiempo y en… son las cuatro y media, así que nos quedan dos horas para acabar de limar los flecos. ¿Cómo va la tos?

- Perfecta. ¿Quieres que te tosa algo? ¿Un poco de sangre? ¿Un cacho de riñón? ¡Ay, perdona, que el huevo lo tengo en la cabeza!

- ¡Ves! Estas son las cosas con las que tienes que tener cuidado, joder. Esta la gente demasiado al loro como para que tú vayas por ahí metiendo la pata con tus gilipolleces.

- ¿Gilipolleces? No me jodas, tío. Lo tengo todo demasiado estudiado. ¿No has visto en la TV cómo dejaba las zapatillas en el alfeizar de los ventanales? Al principio no me di cuenta, pero luego vi las cámaras y… bueno… si tardo más en sacar la segunda zapatilla me duermo de pie.

- Ya, ya… lo vi, lo vi… parecía que tuvieras cien años, macho… pero más vale que no te cebes demasiado haciendo teatro barato, Josu. La gente de la calle está algo mosqueada ahora mismo y no nos conviene demasiada publicidad. Tú tranquilo, silencio, páginas guarras en internet y poca cosa más. ¿Qué te dicen los médicos?

- ¿Cuáles?

- Los de aquí.

- Nada. Ellos dirán lo que yo quiera.

-Ok. Perfecto. Todo va según la “hoja de ruta”. A ver si acabamos con esto ya y en Navidades podemos irnos por ahí a tomarnos unos txakolines y a follarnos a algunas furcias en Venezuela. Ya queda poco, ¿ok? Unos días más, un poco de humo por parte de la fiscalía… y para casa.

- ¿No pondrán ningún impedimento, no?

- ¿Impedimento? Josu, cabronazo, recuerda que firmo yo, amigo.


De nuevo, el cristal blindado de los grandes ventanales de la habitación azul, impide que la estruendosa carcajada retumbe en todos y cada uno de los rincones de aquello que un día fue conocido como España.



9 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

¡Qué bien!
... que mal...

DORAMAS dijo...

Una imagen real, descrita literalmente. Muy buen post.

Old Nick dijo...

S I M P L E M E T E C O J O N U D O
Querido HEREP, HAS BORDADO LA MÁS ASQUEROSA REALIDAD,-POR SI NO QUEDABA SUFICIENTEMENTE CLARA-, CON TUS GENIALES TOQUES IRÓNICOS.
Nada Más Puedo Decir, Salvo
¡PLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLASPLAS
Y
Desearte Un Buen Fin De Semana.
Un Brindis Con JEREZ Y "SUS BODEGAS"
Un Abrazo
y
¡¡RIAU RIAU!!

Si Te Puedes Pasar Por Casa, Verás Que he Pergeñado Un Sonetazzo Alla Cornamenta Con la JOTA, Como Me Su"J"eriste...
Vá A Tono Con Lo Que Expones y Creo Que Te Gustará.

Zorrete Robert dijo...

Más que hoja de ruta es "Hoja de Putas". ¿Pero quienes son las putas?. Pondremos la cama, la palangana y las cortinas para que estos se limpien.
Lastima huracán.
Saluditos.

Herep dijo...

La contradicción, que diría Ayn Rand.

Un saludo, Carlos.

Herep dijo...

Tres horas dan para mucho, Doramas. Tan sólo me he centrado en señalar la relación de amistad. Pero en los temas privados, no me meto, aunque seguro que hablaron hasta de la comunión de las niñas.

Un saludo, y buen domingo.

Herep dijo...

Pasé, Old... pasé por su casa y todavía estoy riendo tras el Jonetazzo a la cornamenta parasitaria (judicial, política... institucional toda).

La ironía... ¡Qué haríamos sin ella! Mi gaznate no da para tan enorme sapo, Old.

Un abrazo fuerte, un brindis más para nuestro maltrecho hígado, y mis más bondadosos deseos para este domingo soleado, caballero.
¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Sí, Zorrete. Una lástima que los huracanes cojan el camino de las Américas, y no la senda Europea.
Bien nos iría un tornado fuerza 5 que, contrariamente al relato cinematográfico, nos sacara del Reino de Oz de la casta para devolvernos al mundo real.

Un saludo, figura.

Wittmann dijo...

Buenas Herep:

Mucha ley, mucho Estado fiscalizador, mucha normativa de procedimiento, etc. pero el panorama que presentas es el que mueve todo el entramado. Gente que pasa arduos años de su vida preparando su formación como llave para entrar en una posición determinada y que, luego, se vende al mejor postor. Y los postores... Cada cual peor.

Un saludo.