Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

9 jul. 2011

La pócima


En su oscura y solitaria cueva a los pies de un escarpado barranco, el Brujo prepara su pócima definitiva. El luminoso líquido que cambiará su suerte… transformando su funesto destino… apartándole de la crepitante hoguera.

Pues la brujería, aún en tiempos modernos, está proscrita por la Ley y sus seguidores no pueden aspirar otra cosa que el escarnio público… y el Brujo sabe que, desde hace algún tiempo, se van acumulando los troncos y maderos bajo su cruz de fuego.
Los borregos… el pueblo… no puede entender sus designios ni sus actos… sus encantamientos… no aprecian la ardua tarea que éste realiza por el bien de todos… bordeando la ley en tantas ocasiones… pero siempre por una causa común… la paz y el progreso.

La paz con los enemigos de sus conciudadanos… aunque sea a cambio de sacrificar la misma unidad que dice defender o la dignidad que, aunque no pueda verse a simple vista, reside en cada uno de sus semejantes… pero ¿qué existe más importante que la paz? ¿Qué idea no puede arrodillarse ante ella? ¿La Ley? ¿No emanan del pueblo, acaso? ¿Principios?

Y el progreso… en busca del mundo feliz y onírico que pregona la Orden de Brujería a la que pertenece… desterrando todo aquello que encadene dicho progreso… llámense Historia, Ley Natural, Ciencia, Religión… ¡ni mentarlo siquiera permite nuestro Brujo!... Libertad. Eso sí. Libertad para que cada cual siga el sendero del progreso anhelado por él… el Brujo… conocedor y guía del rebaño en tan pesado tránsito. ¿Andar otros caminos? ¿Para qué? Eso no es Libertad.
El Brujo es sabio… no obstante lleva años rodeado de libros e interesándose por las Artes Oscuras. Dejó atrás, muy atrás, sus principios. Mutó a Profeta… al que se debía seguir por el Bien de todos los compatriotas… el Faro en la negra noche… el Padre genial... el Líder. Ése que todo lo sabe, todo lo ve, todo lo entiende… quien sabe tomar las decisiones acertadas… buscador del Nirvana… superhombre que tan pronto aplica Justicia cocinando pócimas de muerte, como prepara brebajes de Traición para con sus allegados… un gran Maestro, al fin y al cabo.

Pero ahora, en estos momentos, prepara la que tiene que ser la pócima definitiva. Aquella que le salve de la quema… la que le otorgue el paso a la eternidad… el Triunfo de la Voluntad. El golpe definitivo a quienes se muestran incrédulos ante sus designios.

Al burbujeante y espeso caldo que lleva cociéndose en el caldero desde hace tiempo, extraído a toneladas de la frustración acumulada en la despensa, le añadirá nuestro Brujo unas briznas de Ricos Billetes… los culpables de la situación actual… con un poco de sectarismo en forma de pastillas Reaccionarias…. pues, ¿no son los ricos los opresores? ¿No la Ley quien anuda las cadenas? ¿No ha sido la causa de estos largos años vagados por el desierto culpa de jugar según sus reglas? ¿Según su Moral?

Y tras remover el puchero mientras susurra unas palabras ininteligibles, el Brujo tendrá preparada su pócima… la Pócima de la Indignación. Quien la tome, verá que el mundo no está preparado para los designios de progreso que predica el Brujo… lo verá claro… sin matices… sintiéndose indignado ante un Sistema que no les comprende… unas vallas en medio de la verde pradera… una cárcel… y querrán saltar… o derribar… a cualquier precio… ¿existe algún precio?... alcanzar la libertad.

La Libertad del Brujo.

10 comentarios:

Maribeluca dijo...

El brujo tiene ralas barbas y mala dentadura (y huele a pajarraco que tira)

Saludos.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Lástima que al brujo, mientras revuelve con el cucharón la hirviente pócima, no le sobrevenga un desfallecimiento que dé con él en el interior del humeante caldero, y le haga perder la vida cociéndose en su repugnante caldo.
Un cordial saludo.

Candela dijo...

A lo mejor algún día, no muy lejano, al brujo no le quede más remedio que beberse taza y mitad de su propia ponzoña.

A todo cerdito le llega su San Martín.

Un saludo

Herep dijo...

Maribeluca,

Es como un mal ligue en una peor noche.
Pajarraco afaisanado, más bien.

Un saludo.

Herep dijo...

Buenas Tío Chinto,

Sería como un accidente tipo Obélix... pero con deferentes consecuencias.
Por lo menos podrías sacar abono para las plantas.

Saludos.

Herep dijo...

Buenas Candela,

Ese es el problema, que hay armas que las carga el diablo... y a éste, de diablo, tan sólo el rabo.
Quiero y no puedo, que dicen.

Un saludo.

JackSparragoss dijo...

Dice la leyenda que para todo brujo hay una espada, que si se clava en su corazón todos los hechizos desaparecen y el brujo perece entre horrible sufrimientos quemado por la llama de la justicia...

Un saludo

Natalia Pastor dijo...

Rubalcaba ha mudado de piel -una vez más - de cara las próximas generales dando un volantazo hacia la extrema izquierda y sus postulados y asumiendo gran parte del discurso perroflauta del 15-M, que hace suyo.
Que el PSOE,con unas elecciones perdidas, iba a echarse definitivamente al monte -sobre todo en el tema económico-, era algo previsible.
Que lo hiciera nada más y nada menos que un fósil,un superviviente del "felipismo" y coparticipe directo -en su condición de ministro y Vicepresidente - del desastre zapateril, es realmente surrealista.

El portavoz del Gobierno del GAL, del crimen de Estado y de la tortura, del asesinato y la cal viva, el Ministro del "chivatazo" a ETA,el hacedor de la vuelta de los asesinos a las instituciones... convertido en un antisistema sexagenario.
Tremendo.

Herep dijo...

Buenas Natalia,

Es algo que tan sólo podía pasar en Chirigota Española, s.l.
Un personaje que, en cualquier país más o menos serio estaría en la cárcel, aquí se presenta como el renovador de no se sabe qué.
Es un nuevo jugador sacado de la cantera... sí. Una nueva esperanza para todos los enemigos de este país.

Saludos.

Herep dijo...

Tendremos que salir a por la espada esa, Jack... y espero que no esté en el fin del mundo.
A mi, todo esto, me recuerda la imagen del típico niño agarrado a un árbol, berreando porque no quiere largarse del parque... y sus padres estira que te estira...
Es la lapa política.

Un saludo y bienvenido a esta tu casa.