Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

16 mar. 2011

Diálogos Extraterrestres


La sensación de miedo que Alfredo tuvo mientras su cuerpo se elevaba, ingrávido, envuelto en aquella luz clara, hacia las alturas, desapareció. Ahora estaba sentado en un sillón a modo de diván, negro, que flotaba en lo que no parecía suelo, en una estancia oscura, sin luces, rodeado por otros seres de aspecto parecido al suyo, y en idéntica posición. Los veía aunque tuviera los ojos cerrados.

Ya no era Alfredo. Sus treinta años de humano habían acabado. Su infancia, los años de estudio, el trabajo… Todo había quedado atrás, perdido en la pausada duración del ascenso. Su familia, sus proyectos, sus ideas. Tan sólo conservaba su cuerpo, aunque éste estaba ataviado con una indumentaria diferente: una túnica blanca atada con un cordel dorado y unas alpargatas.

Uno de ellos pensó.

• Bienvenido.

• Es confortable estar otra vez de vuelta. Añoraba la claridad con la que se es aquí.

• Que puedes decir de este tiempo.

• He disfrutado… la vida humana está llena de cosas increíbles, todas muy parecidas a las nuestras. Ríen mucho y los hay que se mueven al ritmo de la música de forma fascinante. Y tienen peces en casa y perros. La mayoría pueden estudiar o trabajar y les gusta la compañía. Son muy pasionales y todos diferentes. Cada uno piensa de una manera determinada y sus vidas se mueven en circunstancias innatas, pero cambiantes… Y he comprendido algo, también.

• ¿Son dignos de intercambio?

• No. Su tecnología es básica. Conocen la Teoría del Núcleo, pero tienen problemas de aplicación. No razonan. El planeta, al que llaman Tierra, también vive su proceso y los seres humanos creen que lo pueden acondicionar a sus intereses. Han tenido un problema con una catástrofe natural que ha afectado a un generador nuclear y las alarmas apocalípticas han sembrado el miedo. Y el miedo siempre viene acompañado de la ignorancia. Han revivido viejos temores nacidos cuando chapoteaban con el núcleo y lo utilizaban para matarse los unos a otros.

• Son autodestructivos.

• Utilizaron el átomo contra sus semejantes dos veces. Han creado grandes bombas que pueden convertir el planeta en polvo. Unos instantes, eso sí, pero el polvo que dejarán tras de sí sus cadáveres no volverá. Uno de esos recintos que utilizaban para crear las bombas, construido a toda prisa y sin ningún tipo de seguridad, saltó por los aires. Defectos de base, sumados al manejo de seres oscuros que no alertaron a los humanos cercanos cuando la planta llevaba varios días expulsando gases radioactivos.

• No procesan.

• Los efectos se dejaron notar, y aún se notan en sus emociones. Asocian la energía nuclear al miedo, a la destrucción, al apocalipsis. No razonan. Dicen amar el planeta, inventan teorías para salvaguardarlo, como si necesitara un guardaespaldas, o pudieran acarrear tal desafío. Pero cierran los ojos ante la energía limpia del átomo. Odian las fósiles, pero las utilizan. Los que ellos mismos eligen como sus dirigentes, pelean los unos con los otros por conseguirlas, aunque se reprochan, con la boca pequeña y a mil bandas, su juego. Dicen apostar por energías que denominan alternativas, como la de su Estrella, pero no han aprendido aún nada de su uso, y confían en factores como el clima, utilizando molinos que sólo funcionan cuando sopla una corriente de aire a la que llaman viento.

• Recuerdo la caricia.

• Todo sigue su curso, menos el conocimiento humano. Su capacidad de entender no prospera, e impera la ignorancia. Los miedos de nuevo. No ven cómo ha aguantado esta vez el recinto donde albergan el núcleo ante los envites del destino y qué diferente habría sido todo si la partida se hubiera jugado en otro tapete. Se frenaron consecuencias que podrían haber sido siempre peor, pero lejos de aprender, han desistido. Los dirigentes que ellos mismos designan, seres oscuros de turbios intereses, se bastan para sembrar la inseguridad atribuyendo errores y malicia. Los humanos están estancados, y retroceden. Vuelven al Paleolítico. No entienden que el primitivo conocimiento del fuego fue el inicio de la tecnología presente. No lo entienden y por eso añoran la caverna, el silencio y la oscuridad.

• Volveremos.

• No podrán aprender mientras no superen la Teoría Nuclear. Esa fuente primaria de energía ya hace tiempo que es conocida por nuestro pueblo. Aún queda tiempo para poder aprender algo de ellos. Hasta que no estén preparados. Sigamos nuestro camino.



En el cielo oscuro de la noche Mediterránea, lo que parece una luz azul, invisible a los ojos humanos, parpadea antes de desaparecer.

No hay comentarios: