Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

24 mar. 2011

Demasiada ceguera


Ahora resulta que el “Cuco”, el menor implicado el caso Marta del Castillo, tan sólo ha sido condenado a tres añitos en un centro de menores y como ya lleva tiempo haciendo el paripé por varios centros, puede que el “Cuco” esté en la calle en menos de un añico.

El menor en cuestión había sido acusado de colaborar en la violación, tortura, asesinato y profanación del cuerpo de la chavala. Profanación porque aún están buscando su cadáver. A saber qué mierda harían con él estos valientes, tan machitos ellos y que tantas veces han salido en la TV con ademán arrogante, prepotente… como si perdonaran la vida a la parroquia… aunque a Marta no la perdonaron, no. Con ella se comportaron como son: unos cobardes redomados, unos niñatos meones que caminarán por las calles de este país, cada vez menos país y más pocilga, con la cabeza alta, sabedores de su crimen y su falta de castigo. Tan sólo una reprimenda, sutil, no vayan a traumatizarse sus mentes infantiles.

Mentes infantiles que no lo fueron para matar a Marta. Para matarla y violarla.

Después, no contentos, se han carcajeado de los padres de la infeliz y se han burlado de todos: policía, fiscales, abogados, jueces, políticos… todos han sido objeto de burla por parte de estos sujetos que ahora, después de la comedia, pagarán menos por sus actos que cualquiera que conduzca a 120 km/h por alguna autopista nacional.

¿Dónde quedan todas las informaciones sobre el paradero del cadáver? ¿Dónde está el helicóptero ese que peinaba el Guadalquivir para deleite de los espectadores allí presentes? ¿Pasará por debajo del puente como si estuvieran grabando una secuencia en cualquier película bélica? ¿Y los periodistas de mierda que han estado cocinando el caso al dente? ¿Se echarán las manos a la cabeza clamando por lo sucedido? ¿Saldrá el sabelotodo afaisanado Rubalcaba dónde está el cuerpo? ¿Alguno de sus policías políticos? ¿Pincharía alguno de los teléfonos… o tan sólo pincha los de las personas de su lista?

¿Cambiarán la puta ley del menor para que esta gente, menores o no, se pudran en la cárcel? ¿Soltarán la excusa esa de “no legislar en caliente”?

Excusa banal pues todos sabemos que no la van a cambiar. Ya les está bien esa ley, pues ellos no creen en el castigo, sino en la reinserción. En la re-educación del criminal. ¡A la víctima, que la jodan! El muerto al hoyo y el vivo al bollo.

Pobres padres de Marta. Pobres. ¡Qué consuelo el ver que la Justicia le ha dado la puntilla a su hija! Esa Justicia en la que han confiado, y en la que confía tanta gente, no vale para nada en este cuchitril que tenemos por país.

El que le suceda a uno algo así, es tan sólo cuestión de suerte.

¡Y son tantas veces ya!

Al final, como los padres de Marta, tan sólo te queda apelar a la “justicia carcelaria”, donde un mal ladrón de gasolineras tenga el valor y el sentido de justicia suficiente como para hacer pagar a cada uno de estos valientes los años robados a la chavala.

País de mierda este donde las víctimas tan sólo pueden apelar a la justicia de los reos.

No hay comentarios: