Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

19 ene. 2011

Babel revisada

En ese entonces se hablaba un solo idioma en toda la tierra. Al emigrar al oriente, la gente encontró una llanura en la región de Sinar, y allí se asentaron. Un día se dijeron unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos, y a cocerlos al fuego.» Fue así como usaron ladrillos en vez de piedras, y asfalto en vez de mezcla. Luego dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.»

Pero YAHVEH bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo, y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr. Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos.»
De esta manera YAHVEH los dispersó desde allí por toda la tierra, y por lo tanto dejaron de construir la ciudad. Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el SEÑOR confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo.

Génesis 11, 1-9


Y así es como los políticos-profetas estos que tenemos que soportar todos y cada uno de nuestros días, actúan como YAHVEH y han decidido que eso de la lengua común a todos los españoles, es un invento del maligno. Como no… ¿Una lengua común? “Acabémosla”, dirán al más puro estilo Gorila Rojo. Aquí, cualquier cosa que huela a unión, apesta.

Los senadores se han sacudido el polvo que ha ido acumulándose en sus ropas debido a la inacción y, graciosos ellos, han decidido que el utilizar la lengua común a todos sus representados es pecado. Ahora puedes encontrarte con un senador gallego y otro extremeño, nacidos los dos en la misma calle, del mismo barrio, de la misma Valencia, conectados al pinganillo para poder entenderse el uno con el otro.

- ……….. i lluitar per no retallar la pensió vital•lícia als polítics inclús en aquets temps on la crisi…

- Señoría… perdone pero no le entiendo.

- Hay, señoría. ¿Cuántas veces tengo que decirle que debe acoplarse el aparatito en la oreja? Si lo llevara, me entendería a la perfección.

- Ostras, perdone, perdone… no quería ofender…

¿La broma? La broma nos cuesta 12.000€ (dos millones de ptas.) por sesión. El sueldo anual de un mileurista. Dos kilos para que primos hermanos se entiendan durante dos o tres minutos, claro. Aunque dudo que con o sin artilugio sus mentes puedan llegar a entender algo más compuesto que un rebuzno.

Porque no se engañen. El pinganillo sólo se utiliza muy de vez en cuando, justo durante el enfoque de alguna cámara de TV, para que los zombis televidentes vean lo instruidos y eruditos que son nuestros senadores. Lo profundamente interesados que están en la variedad y el multiculturalismo. Cuando no enfocan, el chupóptero gallego hablará con el parásito extremeño, nacidos los dos en la misma calle del mismo barrio valenciano, en la lengua común a todos los mortales españoles. Si no me creen, intenten visualizar a dicho sacacuartos contando algún chiste a su compañero mientras éste intenta colocarse el audífono, no vaya a escapársele la gracia del chascarrillo.

Y para defender su idea mediocre, la visten de respeto a las lenguas cooficiales dentro de la España plural. Dentro de nada, eso de “la España plural” mutará. Será sustituida la coletilla por “ente plural”, “pluralidad nacional” o “realidad discutida y discutible, pero plural”.

Es lo que pasa cuando dichos tipejos hablan de Cultura. Los elefantes de la pseudopolítica española, la mayoría de los cuales no tiene ni idea de nada que no sea trincar y sisar, dan lecciones de cultura y de respeto. Los integrantes de una Cámara Alta donde se va a lucir modelito, coreografía partidista y sonrisa burlona. Bueno, algo hacen aparte de dormir: sacarnos el parné del bolsillo. Ahora, 12.000€ para traducciones español-gallego, español-catalán, español-vascuence.

¡Que teatro, Calderón! ¡Qué obras más malas que representan a 12.000€ de coste! ¡Y ni poder tirar tomates nos dejan estos fabulosos actores a quienes tan elevado salario endosamos cada mes!

Si nos dejaran, no hay suficientes tomates en toda España.

NOTA. Para leer la versión en catalán, gallego o vascuence, contactar con el Senado.

No hay comentarios: