Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

8 may. 2018

La perspectiva


La excelentísima liendre que siguiendo la ancestral tradición de la republiqueta racialista preside el tugurio parlamentario catalán, en su televisiva y televisada conmemoración del fin de la II Guerra Mundial en el jardín donde se recuerda a quienes dieron su vida luchando contra las potencias del Eje -aunque bien podría haber orado, el orate, en alguno de los campos de concentración que tan de buen grado han asaltado sus correligionarios amarillentos durante estos días-, ha venido a comparar a los españoles que no se doblegan ante el totalitarismo democrático del nacionalismo que su pétrea estampa representa con los jerarcas del nacional-socialismo.
Su voz seria y su gesto grave ha enumerado la similitud de las manifestaciones de españoles con las escenificaciones del Nuremberg de Leni Riefenstahl; la profusión de simbología y gesticulación hitleriana -o fascista-; los cánticos y eslóganes llamando a la arenga contra la podredumbre no-aria; la persecución criminal del divergente y la abolición de la libertad de pensamiento, anteponiendo la peste españolista cavernaria a la alegría, sonrisas, solidaridad y alto espíritu liberal encarnado por la mancha humana barretinada de lazo amarillo, aceptación de la manipulación y cobardía congénita personificada en el popbla catalán -o, al menos, la tercera parte que se somete a los mesías de la raza catalana y sus prebendas mitológicas.
Sin atisbo de vergüenza, el parásito portador de la peste negra ha mascullado el símil con los presos políticos, la putrefacción del poder judicial manipulado por el ejecutivo de Von Rajoy y la dictadura del régimen de Madrit -dirección franquismo impertérrito e inmortal- haciendo uso de la doctrina lagrimosa catalufa y su decálogo de falsedades y burdas mentiras de hijo de papá... o noi de la mare, ¡qué li darem, Siset! 
Sus palabras de estadista han sido recibidas, entre aplausos, por la resistencia de holgada cuenta corriente en Andorra, bastardos de las cien familias plenipotenciadas de la aristocracia republicana del barrio de Pedralbes, señoritos de copa, puro y cita dominical en el salón de la Sra. Rius... ay, la tradición, la tradición... a los que hay que sumar socialistas y socialdemócratas de toda índole y, oliendo a hediondez menstrual y demás coágulos, los hereus metidos a revolucionarios del sucedáneo marxista-lennonista que representa la náusea paulista cupera.
Todos, puño en alto, cantando la inter-nacionalista en honor del padrecito de los pueblos, antifascista Stalin, y su democracia de hoz y coz, germen de cien millones... y subiendo... de muertos por la causa y la revolución pendiente.
Sin embargo, a pesar de las vicisitudes sufridas por el fascismo subyugante que padecemos, en este régimen nuestro las pulgas de las ratas todavía no van a la escuela -vista la involución permanente, eso sí, todo se andará, veréis- por lo que él, piojo supremo sin lecturas, nada sabe y nada dice de los tratos que sus ancestros entablaron con la maquinaria hitleriana cuando parecía que estos últimos iban a ganar la guerra y la perspectiva, siempre ilusoria para las ratas como nuestro excelentísimo, les era halagüeña. Ni una palabra ni un pensamiento alberga en su mollera gris porque, ¿cómo, si no, olvidar mencionar el negocio de los barretinados con el alto mando nazi para que este interfiriera en beneficio de la republiqueta anhelada? ¿Como obviar las conversaciones de los jefes con la nomenclatura del Reich y su argumentación acerca de la similitud del ADN barretinado con el elogiado en las leyes del jurista Wilhelm Frick? Ay, ay... ¿y la visita de Reichsführer a la basílica de la Moreneta, apretón de manos incluido, bendición y santa espina? Silencio sepulcral del paladín de la voluntad popular del popbla. Nada. Su cabeza no da ni para resolver la simple regla de tres que une los años del Tercer Reich, la ideología imperante por aquellos días en el Colegio Alemán de Barcelona y el plan de estudios con el que fue amamantado el pater familia de la horda nacional-catalufa: don Vito Pujolonne, también conocido como el Zaratustra del Canigó.
Dos más dos... nocturnas marchas de antorchas por la calle mayor de Santpedor, uves de victoria atravesando las calles, adoctrinamiento en vena para formar la republiqueta-juventut, banderas por doquier, plásticos anudados al antebrazo, un ministerio de agitación y propaganda pública, las camisas pardas... para la liendre no son cuatro, sino cinco, y como en el pensamiento único de la ideología barretinada la ciencia exacta es una rémora del antiguo régimen a desterrar, ellos son la democracia y afuera, en el páramo de las razas y los dioses menores, todo es fascismo.

No hay comentarios: