Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

27 sept. 2016

Ohhh yeahhhh....

En el cuadro que cuelga de la pared, una cita...
... primero como tragedia, después farsa...
... y Carlos, que la lee, piensa si a la llegada del ocaso, las tardes vendrán acompañadas por la resignación o el vacío.
Años atrás, cuando los abuelos aún vivían y eran jóvenes y soñadores y acudían a bailar los domingos por la tarde a los ateneos populares, otra agudeza se apoderó de los corrillos que la parroquia formaba en los mercados, en los cafés, en el descansillo del trabajo. Roja o rota, se decían, y después de un silencio de cortesía todos empezaban a hablar, todos tenían que decir, por aquí o por allí, ingenuidad de papagayo, bravuconada de sofá. Roja o rota...
... y vuelve, la historia se repite, aunque ahora Carlos ve un matiz diferente, percibe el brillo de la sorna, una alegría juvenil entre la inmensidad de cardos mecidos en el exterior. Un gozo interior que crece, se propaga, lo ahoga, toma vida en sus pies, se apodera del movimiento de sus caderas... oh, sí.... 
Rojo o roto, sonríe, y a su cabeza acude el Partido Socialista Obrero Español de la PSOE, el chulapo que la capitanea con sus dos metros de vanidad mal contenida, la vieja guardia de camisa orgánica y chaqueta de partido, la zafiedad del Lenin español, el run-run de las motorizadas, el pistolero fundador...
Los cien años de honradez, todos juntitos en su cabeza, compactados en un mojón imaginario. ¿Rojo? Todos según sus necesidades y acorde a sus capacidades, superar los terrores existenciales del abstemio, abandonar el odio visceral al sentido de España. Imposible, Carlos. Una quimera. Una noche tórrida con la Johanson. El discurso de la izquierda analfabeta española es revancha y odio, pésimos vicios en unos tiempos libres de polvo y paja. Jamás podrá articular un discurso socialdemócrata al uso, eurocomunismo de corbata, puro y mandil.
Para eso ya está el Partido Popular, excelentes gestores.
Así que mejor roto.
El partido socialista, a la mierda.
A tomar por el jai.
Y a bailar.

--- 
Para la lectura, la compañía de Ray Charles en la Sala X.

1 comentario:

Agustin dijo...

Doblan las campanas a muerto,por Pedro Sanchez,y lo que queda de su partido.Luego es buena hora para baila un buen pasodoble o lo que toque,saludos,