Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

17 mar. 2016

Lluvia que cae


Se armó un buen revuelo a costa de la lluvia de perras gordas que sacudió hará un par de días las céntricas callejuelas de la Villa de Madrid. Llegaron, como negros cuervos, los nubarrones del socialdemócrata norte europeo, panacea del sistema de bienestar que alumbró la perra de Bruselas, y, henchidos sus progresistas buches mediante pan cervecero y circo futbolístico, prorrumpieron en una sonora tormenta de redistribución de la riqueza.
Defenestrado, el lumpen, hecho a padecer la humedad en sus ropas y la desvergüenza en sus rostros, desoyó las voces que advertían, desde el confort de sus chalecos impermeables a la hipocresía socialista y la amplitud del paraguas con los colores del multicultural "otro mundo es posible", la cercanía de la pulmonía, el "estese usted, guárdese de tan dañino granizo, compórtese con señorío" y las diez mil advertencias repetidas por los dignos paladines del materialismo histórico, fieles del poderoso caballero Don Dinero siempre que este, señor que todo lo compra y vende, baile al son de la flauta de sus inclinaciones políticas, todas dictadas en asamblea popular bajo la atenta salvaguarda del nomenclator de la decencia y los derechos innatos de los hombres, oráculo y guía de la sociedad igualitaria del mañana.
Llovía limosna, y los salvaguardas de la humanidad se rasgan sus vestimentas de solidaridad gravosa amparada por el Estado y aceptada por el servil lumpen con el que la merma expía las culpas del prójimo.
Llovía limosna, y quien nada tiene nada perdía.
Llovía limosna....
... pero no quiera la providencia que sean billetes de mil euros los caídos del cielo.
Ante ellos no han de haber lágrimas que permanezcan visibles.

---
La buena de Janis querría que lloviera un Mercedes Benz... y yo, café en el campo.

No hay comentarios: