Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

15 mar. 2016

Anarquía


De esta guisa he dejado a los chicos de Charming no hará ni cinco minutos, tiempo justo y necesario para salir corriendo con lo puesto, que es claramente insuficiente para estas polvorientas carreteras cocidas por el Sol a través de las cuales arrastro mi decrépito trasero. Unas botas, calzones amarillentos, la chupa roída y unas gafas ahumadas que me vienen grandes.
No tuve tiempo para más. Fue mencionar, mientras esperaba la pinta helada del desayuno que me servía un malhumorado camarero, el último bando municipal de la excelentísima meona de Barcelona, y tener que salir corriendo del garito so pena de recibir dos sopapos, una puñalada trapera en el hígado o una dulce ráfaga de plomo marca de la casa.
Esta parte del "pueblo" no se anda con chiquitas, nada saben de medias tintas, el talante es una broma de mal gusto. A pesar de encontrarse a diez mil millones de kilómetros de la capital de la nación del top-manta y el antisistema de casa bien, existen ciertas líneas rojas que no deben cruzarse si no se quiere enfadar a los ángeles del infierno de pata negra, useños, rudos hijos de la Segunda Enmienda...
... tan dispares a los angelitos del paraíso barcelonés, más dados al trágala, la ofensa inmisericorde, el ultraje y la claudicación frente a la palabra sabia de la servidora pública para quien aún no se ha inventado "mujeraje" que alcance alabar toda su figura.
Los chicos de Charming te llenarían de plomo por exigua que fuera la burla; los "nois" de la meridiana, a medida, son maestros haciendo trajes de saliva.

No hay comentarios: