Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

19 oct. 2015

¿Tele-Cheká, dígame?


No estamos ante la cantidad de euros que reparte el gordo de la Primitiva este próximo martes, tampoco tenemos el número del teléfono de la esperanza que ha de hinchar las tullidas vacas flacas que padecemos en este presente agrio, ni mucho menos podemos decir que la cifra que tenemos enfrente sean los kilómetros que separan la Tierra del planeta Marte... no... ¡eso sería pecata minuta de ser cierto y veraz!
Ay, ilusos... ¡qué alejados estáis de la realidad que se palpa a pie de calle! La que masca "el poble", vulgar "poble" enfangado entre las heces del cerdo Napoleón.
Esos tres figuras son miembros de la CUP, ese grupúsculo que tan pronto están asaltando un Parlamento a golpe de aerosol e insultos al Poder como, llegado el atardecer preludio de la negra confusión de la noche, se abrazan a él como devotos feligreses del Santo Poder del Cristo de los Faroles. 
Las CUP, de nombre antisistema de puño en alto (no importa que sea el derecho o el izquierdo, que para iletrados ideológicos viene a ser lo mismo) y, de apellido, palmeros de las corruptelas aristocráticas de los señoritos de Pedralbes, amigos todos.
Las CUP, de unidad popular, donde puedes encontrar foráneos y autóctonos, que a todos abraza el famoso catalanizador de ADN, sea lumpen o mesías, sastrecillo valiente o hijo de guardia civil, melenudo o con el flequillo cortado a ras de raíz, licenciado...
... o ferviente cochero del terrorista Otegui, eterno aspirante al Nobel de la Paz a petición de los próceres del totalitarismo estalinista de la ETA, ese fantasma tangible que tantos alaban como germen de la democracia española.
Son los mismos, estos perros fieles de la Bestia, que justifican atentados por la espalda, brindan cuando los niños son despedazados mediante alguna bomba en una casa-cuartel o estrechan sus manos manchadas de sangre cada vez que la vomitiva justicia española se desentiende la las víctimas para encamarse con los verdugos. Perra apaleada, debería ser ciega pero no es más que una comadreja cobardona, vil mamporrera en busca de un beso y una flor, melena al viento, culo prieto.
Mientras, y para escarnio de tantos, los cachorros de la balcanización sonríen con una mueca.
Sostienen el número del convicto etarra, haciéndole campaña para cuando su democracia sea real y plena.
Son parroquianos del tiro en la nuca...
... y buscan presos para la Lubianka futura.
  

6 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Suscribo cuanto dices de esos marginales de la Civilización que se hacen denominar CUP (Cuerpo de Ultras Putos).
Así les va y así les va a ir : de culo.

José Luis de Valero dijo...

Posiblemente la futura Lubianka se esté gestando en el Estado Islámico, y sin lugar a dudas si algún nefasto día los moromierdas del I.S. llegan a instalarse en España, ten por seguro que todos los hideputas que mencionas en este post, saldrán por patas de Hispania. Incluyendo a los jueces hideputas, a los etarras hideputas y a los políticos e hideputas antisistema de puño en alto.
Para dar el morro y batirse contra el enemigo, aquí tan sólo quedarán las víctimas: "el poble"

Agustin dijo...

La nueva Gestapo,podria ser los hijos de la gran chingada de la CUP.Todo puede cambiar para peor,saludos,

Herep dijo...

Una buena panda de hipócritas a la sombra de los señoritos de Pedralbes, don Javier. Todos, en su mayoría, pijos de papá de colegio caro y camisetas reivindicativas. Como leía por ahí, contra la corrupción española, chancleta... y contra la catalana, aplauso y abrazo.
Un saludo.

Herep dijo...

Huy, el "poble"... muchos de ellos, antes de combatir contra el invasor, se ponen mirando a La Meca doce veces al día, si hace falta. La primera pérdida de España se produjo en pocos años y ahora mucho me temo que no llegaría ni a media hora. Quedarán los buenos, como dices, pero con una vida no habrá suficiente para recomponerlo todo.
De los hideputas que nombras no quedará ni rastro. Todos disfrutando la vida loca allá donde se junten las ratas en sus vacaciones.
Un saludo, José Luis.

Herep dijo...

No te queda duda de eso, Agustín.
Si la cosa tiene visos de empeorar, empeorará.
Haz sitio en tus islas.
Un abrazo.