Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

1 abr. 2015

Welcome to Tijuana...


... tequila, sexo y marihuana. Welcome to Tijuana, con el coyote no hay aduana.

Ni Panamericana, que eso es de gringo del otro lado del charco, y nosotros somos europeos molones, con cien mil años de Historia a nuestras espaldas, debate concienzudo y filosófico, unos edificios muy viejos en las plazas mayores de los pueblos y un futuro esplendoroso gracias a las futuras generaciones instruidas en nuestra antiquísima Universidad, fábrica de mentes ampliamente preparadas, capaces de resolver cualquier misterio sobre la geografía universal, no como los vecinos de más allá del Atlántico, que no sabrían colocar España en el mapa.

Americanos.... buffff... con su bomba atómica o su Silicon Valley, estercolero de nanotecnologilipoyeces y microfantasmadas imperialistas, cuna de la discriminación racial y la contrarreforma de los estados sureños, auténticos lodazales de cuáqueros que regalan M16 a sus hijas al cumplir seis años... Toma, Nicole, el rifle de la Barbie... para que salgan a patrullar la frontera de Tijuana.

Salvajes.

Nosotros somos europeos, y nos reímos de esa nauseabunda condición del "homo americanus", tan neandertal y simiesco de ovalada mollera, incapaz de alcanzar el raciocinio necesario para enfrascar al Mundo en dos Grandes Guerras, por no hablar de las mil contiendas previas en todos y cada uno de los rincones del Viejo Continente, donde vecinos luchaban por veleidades y siempre en nombre del Señorito, aristócrata impostado que cambió sus palacios fastuosos por los edificios que hoy se erigen como sedes gubernamentales del Ministerio de la Verdad, arrastrando en la mudanza a la corte sumisa de lo que anteriormente fueron damas y querubines y ahora son esos seres de infinita soberbia que atienden al nombre de políticos.

Así que, de Panamericana, nada. Nosotros, europeos, tenemos la Paneuropea, con sus curvas y cambios de rasante serpenteando por las tierras de los tulipanes, los viñedos de la Toscana, la magna Roma... y el hollín mugriento aferrado a la piel de los lores de Manchester, hijos de la Pérfida y su hidra de cien cabezas. Montado en coche o en autobús, cantando canciones mientras Ivette aporrea la guitarra española, la aventura aguarda al final de la carretera, cerca del Mar Mediterráneo, puerto desde el que embarcó Jaime I, el Conquistador, de casta europeo también, pero de una Europa más antigua, añeja, por suerte olvidada, con lo que ahorramos el escarnio de ser tildados como voceros de la Contrarreforma, o revisionistas, o agoreros antipatriotas.

El velocímetro echa humo, la serpiente de asfalto rodea cuatro cerros olvidados y, al fondo, el gran azul. Welcome to Salou. Bienvenidos a la Tijuana europea. Tenemos tequila, sexo y marihuana en pensión completa, solo poniéndoos la pulserita. Para cosas mayores, coja la carta, elija un menú, y pida... ¡tequila!... no tenga miedo. Las calles de la capital de la Costa Dorada están repletas de "coyotes" ávidos de servir como guías a través de las fronteras de la ilegalidad, y conocen todas las sendas secretas, ¡vaya si las conocen!, habilidad que los torna invisibles a la autoridad, aunque nunca está de más llevar un billete de veinte en el bolsillo, por las molestias, que todos sabemos la dificultad de hacer la vista gorda, agente.

Cruzando la frontera, la Tijuana del Mediterráneo, teta repleta de néctares y polvos mágicos que vuelven a los hombres dioses y convierten a la ciencia en micción detrás de un coche aparcado. Capital donde nunca se pone el Sol y jamás amanece, siempre podrás bailar descalzo sobre los adoquines, nunca oprimido, invencible como el primer Superman que se descolgó por los balcones o el aborigen que realiza saltos rituales en la piscina del chamizo. Nunca es tarde para disfrazarse de primate, ajustarse la falda de la muñeca chochona con la que jugabas de niña o calzarte a tres desconocidos que pasaban por allí con las bragas en una mano y el mapa del tugurio en la otra, buscando la playa, buscando la fresca agua, desorientadas en tamaño aquelarre de disciplina y tradición europea.

Solo un zumbido leve, imperceptible, distorsiona el ritmo de la degeneración paulatina, y este ruido no es otro que el sonido que producen las manos del usurero en plena fricción enloquecida. Por encima del color rojo de las sangre que se desparrama en las refriegas, el verde viscoso de la bilis ensuciando las calles, el marrón mojón que decora los camastros de los chamizos de la maldita pulsera y el arcoíris de humillación y vergüenza con la que los hijos de España asisten a esta afrenta que sufrimos en nuestra propia tierra... por encima de estos colores, Monos, solo el verde del dinero, fresco verde lechuga.

Barato.
Nunca el paraíso en la Tierra fue tan barato.

--- 
NOTA. Manu Chao sonando en la Sala X. 

1 comentario:

Blogger dijo...

Get all the best alcoholic drinks on Duty Free Depot!

All the popular brand name drinks for unbeatable low price tags.