Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

10 nov. 2014

Lecciones básicas


Esta mañana toca lección de Barrio Sésamo. La LOGSE, ese invento educacional de los parias de la Tierra para los parias de la Tierra, tras treinta años de doctrina relativista y matrículas de honor en la asignatura de progresar adecuadamente por la vida, nos obligan a traer a colación una de las más básicas verdades absolutas: las matemáticas.

Epi y Blas harán de profesores. 1 es más que 2. 10 es mayor que 5... y 70% es mayoría frente al 30% restante. Matemáticas puras, Blas. Y, siguiendo el procedimiento científico, un 30% no es "la totalidad del pueblo catalán". Como mucho, la totalidad de los independentistas antidemócratas que se hacen llamar "catalanes", pero, en ningún caso, el grupo colectivo dominante dentro de los 7 millones y pico de ciudadanos que campean por estas tierras del noreste de España.

Pero como las verdades absolutas son odiadas en este Mundo Raro sobrecargado de utopía y relatividad absoluta... flotad, flotad, malditos... también la matemática es vilipendiada, tornándose la tortilla hacia el lado oscuro, siniestro, de quienes manejan los hilos allá en sus salas secretas. Aferrados a la mística histórica de la milenaria Cataluña, tan proclive a celebrar derrotas como si fuesen victorias, el varapalo del resultado es pregonado como un éxito incontestable, inigualable, indescriptible, universal... un pequeño voto para el hombre, pero un gran voto para la Humanidad, este butifarrendum de la élite interplanetaria de sangre catalana de pura cepa... o no, que ayer un emigrado de Senegal votó con carné descuento del Mercadona de Gratallops, pero como diría el guionista de la invasión de los ultracuerpos, "tanto da que da lo mismo, sangre o lengua, cuando la moneda tintinea".

Siguiendo la senda, los mamporreros mercenarios del proceso, también, con su supremacía moral ganada tras mil tertulias televisivas o radiofónicas y tres o cuatro simposios sobre las Leyes de Núremberg, saldrán haciendo la ola ante el acontecimiento intergaláctico y la alineación astral observada durante la tarde-noche, mediante abrazo, de la enana roja de los perroflautas y la estrella azul de la burguesía familiar de Pedralbes, Pujolone inclusive. Unidad, unidad y victoria. Lejos quedan aquellas reflexiones sobre la idoneidad de un 70-80% de votos favorables para la declaración unilateral, el 50 más 1, la necesidad aplastante, asfixiante, enloquecedora del "pueblo catalán" por ir a las urnas...

... y los tanques, no olvidemos, Diagonal arriba, protagonizando los sueños húmedos del discurso del miedo, fascista y victimista, que movilizaría a las masas en defensa de la democracia secuestrada por el criminal Estado español, que ni España osan decir, los paladines del derecho a decidir y la democracia avanzada 2.0, nacida en Cataluña allá por el siglo V antes de Jesucristo Superstar.

La matemática es dura, y no engaña. Por mucho que se disfrace con lindos ropajes, se pinte los labios de carmín y la mirada, perfilada, parezca felina, 2+2=4. Sólo los ilusos se dejarán engañar, amén de aquellos que VIVEN del proceso desde hace varios años, activamente, o décadas, pasivamente, sin hacer ruido, acumulando víveres como las hormiguitas en verano, cuando atiborran las despensas de menesteres para hacer llevaderas las penurias del crudo invierno. Suizo invierno, por supuesto.

No podía escaparse de la lección elemental de Epi y Blas, para más sorna y vergüenza de la España en derribo, la figura silente y fumante del Iluminado, innombrable a partir de hoy, que ha vuelto a demostrar que su palabra vale menos que nada, pues él no es más que un títere, un pelele, un nauseabundo muñeco de trapo en las manos de esas ratas que, en España, mueven los hilos en la sombra, de espaldas a la mayoría... la verdadera mayoría... del sujeto soberano del Reino de España: los españoles.

Pero España, hija de Roma, tampoco pagará a traidores.

4 comentarios:

Javier dijo...

Para mayor desgracia nuestra, los traidores no esperan recompensa alguna: "Ya se lo han llevado todo".

Un abrazo.

Javier Tellagorri dijo...

Ya lo decía Mingote hace una década o más : "Las matemáticas no se dejan llevar por ideologías", y al parecer los catalufos (no los catalanes) están siempre confusos con las invenciones de Pitágoras.

Por otra parte los nazios, tantos catalanes como vascos, son aficionados a CELEBRAR DERROTAS del pasado. Y ahora ya cualquier castañazo lo consideran una victoria porque es culpa de los "españoles".

Herep dijo...

Algo quedará, Javier, o se habrían largado con viento fresco.

Un abrazo.

Herep dijo...

El campo de las matemáticas no ofrece discusión, Javier. Quizá por eso es asignatura complicada para la juventud rebelde... o quienes transitan por la vida siendo niños eternamente, embelesados por los cuentos de hadas y los países de Nunca Jamás.

Un abrazo.