Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

9 oct. 2014

La Tríada


... y, echándole más gasolina al fuego, seguimos con el rollo de la conspiración. Dejamos a un lado el Ébola y  retomamos la Trilateral. ¿Suena bien, eh? Trilateral... tres... el matrimonio, y uno más... o el padre-hijo-espíritu santo de toda la vida... o el hombre, la mujer y el género neutro, o tonto.

Trilataral. Secretismo. Misterio... El "secreto"... Uuuuuu....

Caminaba sin rumbo mientras recuperaba el aire tras recorrer la pista americana en tiempo récord cuando, levantando la vista, me encontré en una sala amplia, de recias columnas de mármol blanco, multitud de lienzos en las paredes y un piso a cuadros negros y blancos semejante a un tablero de ajedrez. La luz, tenue y amarillenta, nacía de pequeñas lámparas que colgaban de un techo decorado con filigranas de escayola dorada. En el centro, dibujando un círculo, una treintena de sillas altas, barrocas, de recia madera y brillante terciopelo.

Todas vacías. La sala, también, vacía. Solo un pelele, un idiota... un Mono... de pie, con los pantalones extra cortos de nuestro chándal de camuflaje, mirando de un lado a otro, buscando alguna pista del porqué he aparecido aquí, en este lugar que se me antojaba, a pesar de la vistosidad y el lujo del clasicismo impostado, un antro carcomido de podredumbre.

No sé si despistado mientras me movía de un rincón a otro activé algún mecanismo infrarrojo o pisé la baldosa adecuada, pero, levantándose uno de aquellos lienzos antiquísimos en los que se representaba a Nyarlathotep a pachas con un Sol sonriente, quedó a la vista una considerable pantalla de plasma full equip que, con un cegador relámpago de luz, fue perdiendo negro y ganando color, poco a poco, mostrándome lo que se me antojó una celebración elegante tampoco sabría decir dónde.

Perdido, desconcertado y sin comprender qué estaba haciendo en ese salón enigmático, me senté en el suelo temeroso de aposentar mi trasero en el terciopelo rojo de unas sillas que se me presentaban carnívoras. Resignado, me puse a disfrutar del pase de las 16:00h. que empezaba en aquellos instantes, pero mi triste ilusión quedó reducida a vivo espanto cuando, tras los títulos iniciales, aparecieron los rostros sonrosados y sanos de los protagonistas, aferrados a elegantes copas de un líquido que, segundos después, deduje que era cava. Ante mis ojos, en versión original sin doblaje, la sensual Soraya, el galán Sánchez y el magnate del emporio que mece la cuna, de nombre Ciudadano Cebrián. Todos sonrientes y perfectamente perfumados con caros aromas parisinos, hacían gala de seductores trajes confeccionados por maestros de la costura exclusivamente para la ocasión.

Al trío protagonista... a la Trilataral... la acompañaban un sinfín de secundarios de gran prestigio cada uno de los cuales podría protagonizar, individualmente, un episodio nacional del gran Pérez Galdós, o un esperpento al gusto de Valle Inclán. A través del plasma distinguí al Conseller de Cultura de la Generalitat, varios políticos tripartitos y populares, delegados del Gobierno, secretarios de innombrables secretarías y, de guinda final, los habituales intelectuales del artisteo, aprendices de brujo y aspirantes a casta.

Todos brindaban y discurseaban, algunos con cierto grado de atropello, alabando al Ciudadano Cebrián y su nuevo engendro, conocido como "elpaís.cat", parido para que la singularidad de la pluralidad pueda dormir satisfecha viendo como sus derechos innatos son respetados, adulados y, con subvención ministerial de por medio, plenamente garantizados. Las amenazas a la lengua del trilero de Pompeu Fabra, las persecuciones alevosas a quienes crispan hablando una lengua que no es la de Cervantes, los insultos, la fascista inmersión lingüística del chulo de don Rodrigo, la quema de milenarios manuscritos de Santes Creus o el genocidio cultural que campea a su gusto en las aulas catalanas... todo quedaba resarcido con la nueva edición en el idioma del futuro: el catalán. Catalán de España, lengua oficial por la gracia de Ciudadano Cebrián.

Sonaba, de fondo, una música suave, dulce y armónica que, como los valses vieneses, invitaba a dejarse llevar, y bailar, y flotar... y divagar suspendido en una sala, a este y al otro lado del plasma, que iba transformándose en mortal tela de araña... negra, culona con aspa roja, mortífera Viuda negra... que pica, adormece, y mata. A su mordida no sobrevive principio alguno y los malos, bajo el efecto de tal ponzoña, dejan de ser tan malos, tan "rebeldes", tan "sediciosos", convirtiéndose en pobres incomprendidos a los que hay que contentar y satisfacer por encima de todas las cosas, en un plan último que no es más que seguir garantizando la nube de insectos que caerán de bruces en la tela, prestos a convertirse en fabuloso manjar rico en jugos vitales.


Igual que vino, Monos, se fue. Tras un parpadeo, la sala ilógica desapareció y mis pantalones cortos y yo volvimos a encontrarnos en el patio de atrás del Cuartel General, bajo la ligera llovizna de una tarde de un Octubre plomizo. El espejismo había desaparecido llevándose las sillas, la película mala y la música dulce de un violín que le habla al invierno. Como tantas y tantas veces, he encendido un pitillo y me he tragado el humo de mis sueños paranoides...

... pero la Trilataral, el contubernio de enemigos y traidores que pujan por hacer méritos suficientes para ser dignos de ocupar una de aquellas sillas de la filantrópica sala... esas imágenes de aceptada servidumbre y sumisión... el elitismo, la conspiración, la injusticia y la Muerte, próxima, vestida de negra araña... eso, Tríada, eso no se olvida ni en la infinidad de una vida inmortal de grado treinta y tantos.


4 comentarios:

Old Nick dijo...

¡Magnifica Entrada Querido Herep!
Yo Probe Y Murcianico De Mí, Creía,-Antes De Leerte, Que La TRIADA Era La Denominción De "LA MAFIA CHINA", Pero Veo Que Hay Más SUCURSALES Y Están Especializadas En "ENGAÑAR COMO A CHINOS" A Sus PAISANOS...
Y Respecto Al "JANLÍ CEBRIÀ" Dels COUILLONS Y Su EDICIÓN En CATALÁ Del PAIS, Nada Me EXtraña. Ni POr Supuesto Las TENIDAS O TRÍOS Con O Sin Cava De Por Medio...
Todos Son "SOCIOS PERMANENTES DEL CLUB DEL TITO HENRY", Lo Mismo Que Much@s Gerifalt@s Del REYNO Incluida Su JUBILADA EX-MAJESTAD SOFÍA.
POR CIERTO QUE YA NO SE DICE NI MÚ DEL "ASUNTO DEL CAPO CHINO, EL PIN-GAO AQUEL QUE DEJARON IRSE NUESTROS JUECES SIN METERLE MANO"...
Y AHORA OTROS "PIN.GAOS" Están COMPRANDO EDIFICIOS EN MADRID Y EN ESPAÑA Y SUPONGO QUE CON REPARTO DE "JUGOSAS BOLSAS DE CHUCHES Y COMISIONES A QUIEN CORRESPONDA", QUE PARA ESO "LAS FAMILIAS" NO TIENEN NI "COLOR, NI NACIONALIDAD EXCLUYENTES"...
¡PESTE DE GENTUZA!
Un Cordial Abrazo CAMARADA Y BRINDEMOS POR LA ESCOBA DE ASMODEO, AL SON DEL VALS DEL PADRINO.
¡FUERA TRÍADAS!
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Javier Tellagorri dijo...

Es que la verdad no se puede exagerar. En la verdad no puede haber matices. En la semi-verdad o en la mentira, muchos.

La literatura no puede reflejar todo lo negro de la vida. La razón principal es que la literatura escoge y la vida no.

Excelente post

Herep dijo...

Hay mucho club interesado en controlar qué sucede en este mundo, Old. Famoso es el Bilderberg, los Skull and Bones, la Triada... y un largo etcétera, unos con más poder, otros con menos, pero todos con idéntica ansia por tocar las pelotas al común de los mortales.
Aquí, en España, tenemos al "Janlí Cebrià", como bien apuntas, encargado de marcar la línea a seguir por los falderos del Gobierno, sean estos de derecha o de izquierda, que a la hora de lamer la mano del Amo no hay distinción ideológica que valga.
Del asunto chino... bueno, aquí también creo que, pensando mal, acertaremos. Comisiones, chuches, viajes relámpago y fuertes apretones de mano entre la China comunista y la España marianesca... tanto monta monta tanto.

Pena de país, y asco de gobernantes.

Un abrazo y un fuerte brindis por la gran barrida. ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Verdad, querido Javier, sólo hay una. Podrá disfrazarse con muchos matices, pero sólo existe una.
El problema es que, muchas veces, conocerla despierta monstruos.

Un abrazo.