Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

5 dic. 2013

Sapos

 
Las ranas en un lago cantaban et jugaban,
cosa non las nucía, bien solteras andaban,
creyeron al diablo que de mal se pagaban,
pidieron Rey a Don Júpiter, mucho gelo rogaban.
 
Envióles Don Júpiter una viga de lagar,
la mayor quel pudo, cayó en ese lugar:
el grand golpe del fuste fizo las ranas callar,
mas vieron que no era Rey para las castigar.
 
Suben sobre la viga cuantas podían subir,
dijeron: non es este Rey para lo nos servir:
pidieron Rey a Don Júpiter como lo solían pedir,
Don Júpiter con saña hóbolas de oír.
 
Envióles por su Rey cigüeña mansillera,
cercaba todo el lago, ansí fas la ribera,
andando pico abierta como era venternera
de dos en dos las ranas comía bien ligera.
 
Querellando a Don Júpiter, dieron voces las ranas:
señor, señor, acórrenos, tú que matas et sanas,
el Rey que tú nos diste por nuestras voces vanas
danos muy malas tardes et peores mañanas.
 
Su vientre nos sotierra, su pico nos estraga,
de dos en dos nos come, nos abarca et nos traga:
señor, tú nos defiende, señor, tú ya nos paga,
danos la tu ayuda, tira de nos tu plaga.
 
Respondióles Don Júpiter: tened lo que pedistes
el Rey tan demandado por cuantas voces distes:
vengué vuestra locura, ca en poco tuvistes
ser libres et sin premia: reñid, pues lo quisistes.
 
Quien tiene lo quel' cumple, con ello sea pagado,
quien puede ser suyo, non sea enagenado,
el que no toviere premia non quiera ser premiado,
libertad e soltura no es por oro comprado.
 
El libro del Buen Amor. Juan Luís, Arcipreste de Hita

6 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

El Arcipreste era un Einstein medieval en casi todo. Incluso en su no perfeccionable modo de vivir bien.

Da gusto leer, en en cuando, a estos autores que eran sabios por cultos y pensantes.

Old Nick dijo...

JUajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuaa
¡Así Que Le Dás Al ARÇIPRESTE, Hermano HEREP!
¡Buen VIVIDOR RESULTÓ SER, En ÉPOCAS INTERESANTES,-Que Diría El Chinito CON-FU-SIÓN-, Y Alegró Además A Sus Lectores E OYENTES, Pues Juglares Y Otros Bigardos, CANTABAN "COSAS DE SU LIBRO" Por Calles Y Plazas.
Un FELIZ "PUENTE SOBRE AGUAS TURBULENTAS",GENIO.
Un Brindis Ppor Lo Que SE LEE "ENTRELÍNEAS" Y POR LA "VENGANZA DIVINA"
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Agustin dijo...

Todo un clasico de nuestra edad de oro,a nivel cultural,un saludo,

Herep dijo...

Los autores clásicos tienen mucho de sabios, Javier. Cuando los conoces, lo que copa las estanterías de las librerías de hoy en día, acaba pareciendo trabajo de niños.
Yo, cada día, soy más fan de lo antiguo. Cuanto más, mejor.

Ahora no se paren ideas originales, la verdad.

Herep dijo...

Leí "El libro del Buen Amor" hace tiempo, y lo recuerdo con cariño, sobretodo por composiciones como la que hoy cuelgo.
Como le decía a Javier, se puede extraer mucha información y conocimiento de los clásicos españoles, tan olvidados todos ellos.
Con mucho, mejor que los actuales Almodóvares y demás purria.

Un saludo, camarada, y un brindis por este puente "constitucional".
¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Sí que lo es, Agustín.
Otro más de los grandes de la literatura universal. Y español, también... como tantos y tantos.

Un abrazo, viajero.