Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

29 nov. 2013

Café de negocios

- ¿Y Ethan, tía? ¿Cómo está? Siempre nos liamos hablando de nuestras cosas y al final, cuando llego a casa, me doy cuenta que no te he preguntado por él. Pobre. Brad me comenta de vez en cuando algo, pero de ti... ¡Poco sale de esa boca, guapa!

- Perdona, tienes razón. Nunca hablamos de ellos... pero, ¿para qué? ¿Y ahora? Quita, quita. Esta hora es nuestro momento "cuqui" del día, tía. Luego, ¡esta noche me wassapeas y te cuento la última!

- Tía, no me hagas esperar hasta esta noche, va. Hoy es mi aniversario con Manolo. Me gustaría, no sé... que pudiéramos hablar de las cosas normales en los... Ya sabes que no estamos tan bien como antes. El tiempo apaga la chispa, tía, lo dice Engracia, por la TV...

- ...y lo que dice la TV va a misa. ¿Quieres otro café? ¿Sí? Camarero... ¡Sebas!, ¿nos traes dos cafés americanos? Mmmm, ¡qué salero, el muy jodido! Alicia... ¿hoy es vuestro aniversario? ¿Te llevará a algún lugar elegante, verdad? De esos en los que hay una lamparita en el centro de la mesa, un pianista, brillos...

- Brillos, dice. Lo único brillante que voy a ver serán los cristales de la araña de pegatina del comedor. Brillos. Él ya no está para eso. He comprado unas gambas congeladas en el súper, queda algo de vino en la nevera y, cuando estemos solos, con suerte, nos daremos un rápido revolcón. Mañana hay que despertarse pronto.

- Joder, cualquiera diría que tenéis que ir a currar.

- ¿A qué hora se toca diana en tu casa? En la mía, a las 08:00h. empieza la fiesta. Manolo no currará, pero a esa hora ya ha salido por la puerta dejándome en plena refriega. Vestir al crío, que desayune algo, llevarlo a clase... el café...

- Igual me pasa a mi, chica, y no voy llorando por ahí.

- Yo no lloro, tan sólo digo que con tanta guerra las noches se quedan en nada.

- Si no os chuparais tanta TV podríais chupar otras cosas, tía. Jo, jo... ¡guarra, tú! ¿Cochina? ¡Perra!... Jajajaja...

- Vaya par de zorronas estamos hechas.

- ¿Y? ¿Algún problema? ¿Qué mira, viejo? Ale, ale... vista al frente, al periódico ese... estudie, estudie... Psss, ¿has visto, el viejo? ¡Quién coño le habrá dado vela! Cabrones fascistas.

- No le hagas caso, Isa, va. Que le den. Bastante desgracia tiene, el tío, con sus dos telediarios. No, no, no. Pago yo, estate quieta. ¿Cuánto? Toma, veinte. Pues eso, guapa, lo que te decía... ¿y lo tuyo con Félix?

- Calla. Félix viene por esta cafetería. Sólo me faltaría que alguien nos escuchase. Escucha, escucha... ¡un monstruo! ¡Me mete unos meneos! Mira, mira... mira que cutis más fino. Rejuvenecida estoy, oye...

- La ostia. Me hago cruces cada vez que lo pienso, tía. Sabiéndolo José... tú con tu amante...

- Siglo veintiuno, chocho... Siglo veintiuno. Yo también estaba como tú, hasta los huevos del Ethan, su padre, la casa... y José, otro tanto. La cosa no fluía, tía, ya sabes qué es eso. La Vida es una, y luego a criar malvas, así que lo hablamos y nos dimos más margen... ya me entiendes... ¿sabes la serie esa de la TV?... ¿Eh?... No, esa no... da igual... Ahora tenemos una relación más liberal...

- Libertina, guapa. No liberal, sino libertina.

- ... Ah... bueno, como tú quieras. Más libertina, sí... y yo tengo al Félix y él a alguna guarra de la Europa del Este viviendo en algún tugurio de carretera, de 18:00h a 03:00h. Nada de amor.

- Sexo.

- Eso él... los hombres, que son más bestias. Yo, además, coqueteo. Las mujeres estamos más prestas al halago, y Félix es un chaval entregado. No sé qué coño se piensa que va a sacar de esto, pero me importa una mierda. Además, mira lo tonto que es: ¡siempre paga él! Todo. Cuando me lleva a comer algo, al cine... me compró esta blusa que llevo... ¡Pensará que soy pobre! ¡Su pobrecita! Oh... me enternezco...

- ¡Qué perra eres! Claro. Ethan, casada, los dos "los lunes al Sol"... Seguro que se ha creído todas las trolas que le cuentas con el cigarrillo de después. Se creerá tu salvador, el que te sacará de la miseria...

- De la miseria, sí. Yo. ¡Qué idiota es la gente! Pobres. El siglo veintiuno, tía, el siglo veintiuno. El mundo ha evolucionado. La pasta ya no se gana trabajando. Eso es de pobres... de enamoradizos... de fascistas que vienen a jodernos, quitándonos derechos y demás. Hay que saber por dónde moverse. Pregúntaselo a Manolo, va.

- ¿Qué quieres que le pregunte? Me sé el discurso de la "a" a la "z". Trapicheos, chapuzas... Así llevamos viviendo ya no recuerdo el tiempo. Viene él y tu cornudo, dicen que les ha salido un trabajo que nos retirará a todos, que podremos marcharnos a... yo que sé dónde... que empezaremos otra vida de lujos...

- ¡Vida de lujo la que tienes, tía! ¿Qué más quieres? ¿Una isla? La tienes cuando os vais de vacaciones... y gimnasio por las tardes, coche, tarjeta de crédito, vas a la moda... ¡Y sin pegar palo al agua! Eso que tu tienes son problemillas sin importancia ahí, en los bajos. Se arreglarán, verás, con un poco de imaginación matrimonial, pero negar que tu vida es un lujo... no, tía... Millones se cambiarían por ti.

- ¿Se cambiarían? No creo. La gente quiere un buen curro que les satisfaga, una vida tranquila, una familia ideal... no ir metido en el trajín de la droga, el postureo, el tráfico, las llamadas de madrugada... las sirenas... la decadencia que supone apostar la vida...

... no sé, quizá tengas razón y me queje de vicio... o, como tú, por falta de vicio, guarra. Me tengo que marchar, que he quedado para correr por el paseo marítimo con Tom, el amigo ese del que te hablé... el monitor... ¿Mañana igual?

- ¿Tom, eh? Claro... Mañana igual, mañana igual. Ya me contarás, la carrera, como fue... ¡Pájara! Cuídate, y dale un beso a Brad de parte de su madrina... y tía, de lo otro, del rollo de las drogas, no hagas caso. La gente quiere lo que has dicho antes y más. El cómo, es lo de menos. Míranos a nosotros, con Ethan y Brad, en el colegio, pasando grifa a los compañeros... pero quien algo quiere, algo debe estar dispuesto a pagar. Ale, ale... ves, ves... No te entretengo más.




6 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Muy interesante de diálogos y puro reflejo de la realidad de esta sociedad relativizada, en donde todo da igual.

Al paso que vamos lo que se va al carajo es la tradicional familia en la que los niños se educaban más menos con cierta decencia.

Herep dijo...

Conversaciones captadas al amparo de un café con leche matutino, Don Javier. Modificando algún punto o coma, pero dejando la base intacta.

La familia no se va al carajo porque estamos en periodo de Crisis y sólo ella, como pilar básico, puede sobreponerse a la involución.
Si los tiempos fuesen tan buenos como lo fueron durante los primeros años del siglo, la familia sería, a día de hoy, una piltrafa.
Obsérvense los modelos que dominan la TV... esa caja tonta para moldear conciencias...

Un saludo!!

Agustin dijo...

Un buen reflejo de lo cotidiano, de lo que aun queda de los valores familiares.Ojala esta maldita crisis moral y economica,no destruya lo mas basico de nuestras vidas ,que es la Familia,un buen trabajo maestro,

Maribeluca dijo...

La humanidad y sus neuronas están para el arrastre...

Herep dijo...

Esta Crisis acabará con todo eso, Agustín. Bien cierto que lo creo.
El resto, lo que sobreviva, tendrá la hercúlea tarea de volver a construir lo que se dejó sucumbir.

Espero que lo vean nuestros ojos, amigo.

Herep dijo...

Se llevan como el perro y el gato, Maribeluca.
Cada día sopeso más la idea de meterme en algún monasterio a darme el gusto de la vida contemplativa.