Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

23 sept. 2013

La cucaracha



Sí, Monos... pobre... ¡ya no puede caminar! ¡Qué maldición gitana alguien osó enviarle para que, la pobre, se vea aprisionada en esta cojera... este eterno ir pisando huecos... esta perenne pierna dormida! ¡Qué diabólicas acciones protagonizó en esa incomprensible vida anterior que, ahora, lo estrangula y vilipendia! ¡Qué cultivo!... ¡qué cuervos crió!... ¡con cuánta sal sembró los campos del mañana!

Él... el innombrable... el más fiel servidor del Catolicismo, Rey de Jerusalén, espada de Santiago, cruz del Amanecer... Rey de Reyes en todas las monedas de curso legal...

Algo... algo tiene la culpa, dadlo por seguro. Tragedia así... desgracia idéntica... una condena tan eterna...

Pensadlo, va. Haced el esfuerzo.

Un segundo.

Visualizad ese ser, nacido en buena cuna, sin problemas, sin debates ni crisis existenciales... dudas de adolescente, de adulto, de anciano, en las que te planteas qué es de tu vida, dónde te dirigen tus pasos, ¿estará bien esto?, ¿mereceré lo que te atormenta?, ¿hay alguien ahí?... Nada. Imaginad que ese ser nunca conoció ese miedo ni venció esas filosóficas cuestiones. Él está destinado de antemano. Sus pasos sólo pueden ir en una dirección: la buena, la correcta, indicada por una corte de sabios que se ufanan por limpiarle los caros zapatos italianos.

Ser sin dudas, y sin vicisitudes... pues el camino, empedrado para el común de los mortales, está adoquinado con brillantes lingotes de oro para nuestro protagonista. Un sendero de baldosas amarillas que, paso a paso, le conducirá hasta el Reino de Oz... tierra mítica, milenaria, a rebosar de Historia, Tradición, Leyenda... de la que él, por gracia divina, será amo y señor todopoderoso.

¿Envidia, no?

Yo, sinceramente, ninguna... pero eso es otro tema... sigamos...

Imaginemos una vida repleta de promesas de vino y rosas, lujos, noches de blanco satén, paseos a la luz de la luna... Tentador, sí. Eso le esperaba de niño, pero antes tendría que pagar un precio... pequeño... ridículo: deberá asentir, callar, seguir el juego, poner gesto serio y hacer así con la cabeza... arriba, abajo, arriba, abajo... como si entendiera de qué va el asunto. Pasados unos años, el último de los obstáculos será vencido gracias a su innata estirpe, y serás Él.

Todo lo otro, a tus pies.

Con tu nuevo título, las canciones de la corte se harán realidad y las luces de palacio permanecerán encendidas los días y las noches enteras. Te visitarán hordas de amigos que, por un módico precio, pagan todas las cuentas, te obsequian con regalos caros, invitan a aquelarres de todo tipo... Te harán el juego centenares de señores con corbata y carteras ministeriales, defendiéndote ante tus enemigos... escasos... y alabando ese papel tuyo idealizado, construido en base a leyendas de traición y bien medidas coreografías teatrales.

Un buen mundo. Diferente al nuestro, tan raro.

Las viejas barricas de roble guardan los mejores caldos que, con el tiempo, van tornándose mejores. Así es la vida del ser... como el buen vino... Una vez soportado el sometimiento inicial y alzado sobre el trono de Oz, toda responsabilidad quedó relegada, pudiendo desatar la ristra de pasiones escondidas en el refajo. Así se echó a la mar, todos los veranos, a navegar junto a los de su especie, curtidos marinos de yate y puro habano, fijos transeúntes de islas paradisíacas del Mediterráneo... o en el Golfo, con sus familiares políticos a lo Corleone, pues los lazos de sangre se perdieron en la noche de los tiempos... en las Mil y una noches de los Tiempos...

Risas, harenes, coches caros, barcos de postín... inaugurando fiestorros, clausurando comilonas, presidiendo "coñazos", sesteando en las óperas del Teatro Real, contando chistes, cazando mamuts...

Días de vino y rosas.

Una vida de vino y rosas.

¿Espinas? Alguna... muy pocas. No como antaño, cuando tenía que fingir su papel de príncipe valiente a la sombra del viejo General Geppetto... ebanista que, creyendo crear un ser extraordinario, no hizo más que criar a un enorme mentiroso. ¡Aquellas sí fueron espinas, no como las de ahora! Las de ahora fueron ridículas, a saber: un auto-golpe para afianzarse y desmoralizar al Ejército, un par de firmas en favor del aborto y la Ley de la Memoria Histórica, una genuflexión para recoger el mandil grado iniciático, unas escaramuzas con unas hijas manirrotas y caprichosas, los típicos líos de faldas con las norteñas...

...¿qué es eso para Él? ¿Qué, cuando estás arriba, en la cúspide, y nada ni nadie te puede alcanzar, allá en tu Olimpo? ¿Qué inconveniente tiene tragar con todo? ¿Pisotear aquello que se juró defender? ¿Sisarse en el Reino de Oz, si es el caso, mientras se pueda seguir viviendo a cuerpo de Rey?

Nada... Demasiado intelectualmente complicado para que nosotros, meros ciudadanos, podamos tan siquiera asimilar el análisis.

Entonces... sabiendo todo esto, Monos... ¡No me diréis que no es una absurda broma del mismísimo Lucifer encarnado que, teniendo tanto, pueda disfrutarlo tan poco!


¿No me diréis que no es una mofa, una chirigota, una chanza... recochineo puro... una bufonada... un choteo... descomunal pitorreo que, ante tamaña melodía, le falte la "patita de atrás"?


8 comentarios:

C S Peinado dijo...

Todo lo que sube termina por bajar. El problema es que el coste de bajar es menor que el de subir y lo que te espera al llegar al suelo no lo querrías ni regalado.

Excelente cómo siempre.

Un saludazo.

Javier Tellagorri dijo...

Lo has reflejado muy bien y detalladamente.
La fostia que se está dando ultimamente porque le fallan los pinreles, es algo que jamás imagino iba a pasarle a él.

Y para colmo, por mucho que se lo tapen, sabe que va a morir DESACREDITADO.

Agustin dijo...

Que gran epitafio para alguien,que como todos los seres humanos tenemos un tiempo en este planeta,aunque sea el mismo King of Jerusalem,un saludo Maestro,

Old Nick dijo...

Juajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajua

"La Cucaracha La Cucaracha,
Ya No Puede Caminar.
Porque No Tiene, POrque le Faltan
Las DOS PATITAS De ATRÁS...
La Cucaracha, La Cucaracha,
Ya No Puede Caminar
Porque No Tiene POrque Le Falta,
MARIJUANA P'A FUMAR.

Dicen Que La Cucaracha,
Es Una AMETRALLADORA,
Porque "A CINTAS" Los "DESPACHA"
La Muy Pendeja TRaidora..

La Cucaracha....

'Pos Mu GÜENA ENTRADA MI CUATE HEREP, Como Toditas Las Tuyas!
Un Abrazo Genio Y Un Brindis Por
El INSECTICIDA DE ASMODEO.
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Herep dijo...

Me parece a mi que lo que muchos encontrarán en el suelo sí que será de su agrado, CS. Llevan demasiados años preparándose para ese momento. A los demás, a los "pobrecitos ciudadanos"... esos sí que nos encontraremos con una mano delante y otra detrás.

Un saludo.

Herep dijo...

No creo que quedar desacreditado le importe mucho, Javier. Lo que verdaderamente importa es eso, hacerse viejo y que el chollo se acabe... justamente ahora, que la cosa empezaba a ponerse bien, en esta segunda (o tercera, o cuarta, o quinta...) adolescencia de Casanovas.

Ah... se siente.

Un saludo.

Herep dijo...

Todo tiene un final, Agustín.
Incluso los reyes, como bien cantó Manrique en las "Coplas".

Pero los hay que, como las sesentonas siliconadas, no quieren darse por enterados.

Saludos, neozelandés.

Herep dijo...

Sí, Old. Insecticida, insecticida. Eso hace falta en este país... Grandes dosis de fumigación que acabe con tanta plaga y carcoma.

Mire, acaba de darme una buena idea de negocio emprendedor. Me forraré, seguro. Demasiado parásito.

Un abrazo y me apunto a ese brindis en pro de Asmodeo, ya sabe.
Un abrazo y mantenga limpio el arcabuz, que el entuerto se acerca.
¡Riau!¡Riau!