Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

16 abr. 2013

La hermana molona

No fue por obra del vino, puedo asegurarlo fervientemente.
Es cierto que mi señor, a aquellas horas de la noche, había vaciado ya tres ánforas a rebosar de los caldos de la región, sobradamente afrutados y de cuerpo fuerte, pero estaba bien acostumbrado al placer del buen vino y yo, humilde siervo, en los cinco años que llevaba a su servicio, no le había visto jamás dar un traspié. Ni al andar, ni al hablar. Su cabeza se mantenía serena y calculadora, aunque su mirada, quizá por lo tedioso de la situación, si que había perdido algo de aquel brillo de antaño, durante las primeras campañas de la conquista.
Sin previo aviso tres sombras entorpecieron la tenue claridad de la tienda. Sombras bárbaras, de hombres a medio vestir, de barbas desaliñadas, frentes anchas y cruzadas por cicatrices naturales y artificiales. Mal olor que espantaba el perfume del cuerpo recién bañado de nuestro cónsul. Hedor que, incluso a nosotros, sus siervos… incluso a los guardas acostumbrados a lechos de paja y estiércol… nos fruncía el ceño en una mueca desagradable.
- Venimos a por lo nuestro.
Los ojos del cónsul se apartaron con lentitud del mapa que escudriñaban con ahínco, de forma pesada, como si aquel simple movimiento fuese la más pesada de las acciones. Observó a los bárbaros, contemplando su desaliño y su podredumbre, de arriba abajo… de abajo arriba… ¿Quién son estos salvajes?, se preguntó sordamente, ¿y qué andan buscando en mi tienda?... hasta que un leve temblor en su ceja revela la resolución del enigma. Los reconoce. Fue de noche, unas lunas atrás, camuflados al pie de unos nudosos y ancianos olivos. Allí, en la más profunda de las sombras, se presentaron ante él… le revelaron su secreto… el plan…
… y, mirándose la mano, recordó cómo esta se había estrechado con la del bárbaro que lideraba tan pequeña horda. Suerte que llevaba los guantes, pensó para sus adentros. Suerte que no rocé tan siquiera esa carne roída y corrupta.
Ahora vienen a por “lo suyo”. Lo acordado bajo la tranquila mirada de los olivos, resignados al banal juego de los hombres.
“Lo suyo”…
Ja.
No recuerdo sus nombres, salvajes, le dijo mientras se levantaba con parsimonia de su asiento, y no crean que lamento lo más mínimo mi olvido. Vienen aquí a recibir el pago por el servicio acordado, y saben los dioses que este ha sido grande y valioso, pues nos ha ahorrado la vida de muchos legionarios. Nos habéis traído la cabeza del líder rebelde servida en bandeja de plata… pero Roma no paga a traidores, salvajes. Ni una onza de plata. Así que marchaos ahora mismo de mi tienda antes de que vuestro hedor me haga cambiar de idea y haga que vuestras cabezas acaben clavadas en una pica.
---
Estábamos ayer noche charlando un poco en la Sala X cuando el cabo furriel, que había estado en silencio durante toda la velada, nos explicó esta historia que el mismo contempló con sus ojos años atrás.
De esta guisa, sin introducción y a sangre fría, nos contó cómo asistió al diálogo entre el cónsul Quinto Servilio y los salvajes Audax, Ditalcos y Minuros cuando estos, una vez realizado el trabajillo, se presentaron ante el romano para cobrar sus treinta monedas. Escaldados ante la respuesta del cónsul, salieron con el rabo entre las piernas en medio de las carcajadas de los hijos de Rómulo y Remo.
Fue una visión… un recuerdo olvidado en un cajón que, de repente, se presenta como lo haría una estrella fugaz… sin avisar…, nos explicó el Mono Furri…
… pero su recuerdo, observado el tema que gravitaba en la estancia, venía que ni al pelo.
Traidores… y mortales cuya traición, creen, quedará sufragada bajo cuatro monedas de oro o, en el peor de los casos, impune ante los ojos de los cónsules falsamente aliados.
Nuestro Judas particular del día responde al nombre de Forcades… Teresa Forcades, más concretamente. Muchos ya la conoceréis porque, últimamente, ha vuelto a saltar a la palestra como hiciera hace unos años, cuando el tema de las vacunas contra la gripe aviar y demás embolados de la OMS.
En este entuerto no entraremos en El Ejército de los 12 Monos, pues cada cual es bien libre de pincharse lo que quiera, amén de aconsejar la variante médica que más le apasione, sea convencional, artificial, estrambótica o derivada de la Pacha Mama y su vudú de hierbas, flores y alucinantes opiáceos… ya sabe, los pollos transgénicos y su influencia en las apetencias sexuales, que diría el chamán de los Andes, aka Evo.
Pero en el otro sí que entramos a lidiar… en el de estos últimos días… en los que la Forcades… perdón, hermana Forcades, que se nos olvidó decir que es monja de la Orden de San Benito… ¡Qué San Benito nos ha caído, Dios mío!... ha decidido abandonar por otro periodo vacacional el silencio de la clausura, borracha de ruidos y gaitas, se nos ha plantado en primera línea del frente secesionista catalán.
Hay pájaros que no nacieron para estar enjaulados… y pájaras a las que las paredes del convento se les quedaron pequeñas, pues ellas aspiran a algo más… a la Tierra Prometida… a guiar al Pueblo Elegido en la larga marcha a través del desierto mesetario…
La hermana Forcades, licenciada en las más prestigiosas universidades del maldito imperio yanqui, al que denosta en pro del “imperio bolivariano-revolucionario-peronista” de los parias de la Tierra, decidió una buena mañana enfundarse bajo el negro... negrísimo... hábito de su congregación y así, de esta guisa, sustituyendo la guitarra por el micro, lanzarse al estrellato.
Pero… porque siempre hay un pero… ¿qué emisora puntera estaría dispuesta a emitir el pregón de nuestra hermana alegre?  Pocas, hay que reconocerlo… y más en España, donde lo más probable es que, a falta de discos de oro, alguien te desee la violación a manos de milicianos sudorosos, te prendan fuego al convento o, desdichada, practiquen el tiro al blanco con tu cadáver momificado.
¿Dónde, entonces, aplicar tu teoría de la liberación, Forcades? ¿Dónde alabar las bondades de la libre elección abortiva? ¿Dónde está la Tierra Prometida en la que todos bailan felices a imagen y semejanza de la familia Von Trapp en las colinas de los Alpes suizos, entre sonrisas y apenas lágrimas? ¿Dónde?
Fácil. En esa tierra llamada a ser el nuevo Edén… el Paraíso en el Globo… con su virgen morena y su cava manando de las fuentes. Cataluña. Tu sueño, Cataluña. Esa Nación neo-nata que tú misma ayudarás a alumbrar con tus manos… esta sí, no como todos esos nasciturus que nadan en la relatividad de tu defensa del aborto… para que el pueblo elegido de Dios, “el primer comunista”, pueda vivir en paz, fraternidad, prosperidad, solidaridad, comunión y demás chuminadas pregonadas por esos líderes espirituales que, en la región de la barretina y las cuatro barras, tan bien entienden tus preocupaciones y anhelos. Lo demás no importa. ¿Universalidad? Ba… paparruchas… Nacionalismo, muros y a bailar el patio de mi casa, que es particular…
¡Qué San Benito!

Estábamos charlando del cónsul Quinto Servilio… y me apareció tu rostro sencillo y bondadoso, hermana. De serviles y de ovejas descarriadas está el Mundo lleno. Usted, con sus buenas palabras y sus mejores sentimientos, olvida una cosa… básica… humana… intrínseca…
Roma no paga a traidores… y usted lo es.
Recuérdelo...
… recuerde que quienes desenterraban los cadáveres de las monjas para chotearse mientras profanaban sus putrefactos rectos con palos y bayonetas, eran esos a los que usted, hoy por hoy, hace el juego y canta canciones sobre próximas primaveras verdes y sonrosadas.
Nosotros, cuando llegue el momento en el que entre en la tienda para pedir su recompensa, no haremos más que reír.
Reír con ganas.

10 comentarios:

Agustin dijo...

Terrible profanacion, en donde la bajeza humana demostro a donde se puede llegar a nivel sectario,un saludo,

Reinhard dijo...

La monja Forcades es un producto típico de esa Cataluña paranoica que siempre, algunos al menos, hemos conocido. Por aquí un cura financia abortos, la izquierda es nacionalista y la prensa no se financia con las ventas de diarios sino con los impuestos de todos. Ya nada sorprende, y cuidado con lo que vendrá.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Herep, xato, te leo siempre aunque a veces, no diga nada y opte por un admirado silencio ¡que conste! pero hoy, no puedo menos que felicitarte por la originalidad de tu texto y tu valiente denuncia de algo que ya sabemos desde "siempre", pero es bueno y valiente por tu parte recordarlo: el clero catalán -monjas y frailes -de modo tristemente similar al vascuence, lleva ¡años! propagando el nacionalismo más radical.
Los monjes benedictinos de Montserrat son un botón de muestra, incontrovertible.
Como católica, deploro esta actitud que los últimos Pontífices han condenado enérgicamente.
Pero, claro, ¿quién le pone el cascabel al gato o a "tu monja"?
Donde las dan las toman y aunque no les deseo ningún mal, la Historia nos enseña que, luego, ya tarde, vienen los llantos y el rasgarse las vestiduras ¡y hay que sacar la cara por ellos, a ver qué remedio!
Un abrazo, genio y amigo!!!
Asun

Old Nick dijo...

Juajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuaaaa
"ROMA, NUNCA PAGÓ A MÁS TRAIDORES, QUE LOS SUYOS PPRPIOS", Querido HEREP.
Muy Simpática La Entrada. Y Muy "RESULTONA" La Del Mozuelo Pidiéndole Fuego A La MOMIA De La Pôbre MONJA, Cuya SEpultura Fue VIOLADA, Por Los IRREDENTOS ATEOS, Que Así Mostraban A Las CLARAS, Sus MAGNÍFICAS OBRAS...
¿Esa Era Su IDEA De La REVOLUCIÓN?
¿DISFRAZARSE DE CURAS Y OBISPOS Y SACAR DE SUS TUMBAS A LOS/AS MUERTOS?
¡Así Les Fue Y Nos Fué!
MALA LECHE, INCULTURA Y COBARDIA...
Y El "ROMANO, O Cualquier OTRO Hideputa EXTRANJERO, DIRIGIENDO A LOS IDIOTAS Y ¡SIN PAGARLES, ENCIMA!
¿Hay Quién Dé Más, Por NADA?
Pues Eso.
Un Abrazo Genio-
Un Brindis Por La ESCOBA.
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Herep dijo...

Pues a rincones que no podríamos ni imaginar, Agustín.
La capacidad del hombre para hacer el Mal no tiene límites... y más cuando, indagando un poco, ves que muchos de aquellos siguen creyendo, hoy, que el trabajo quedó a medio hacer.

Un abrazo, neozelandés.

Herep dijo...

Son muchos quienes habla de la Barcelona (Cataluña) de antaño, más abierta y plural... pero, Reinhard, yo sólo he conocido esta de ahora, tan afín a la tribu y al editorialazo conjunto bien acondicionado con la señera.
Aunque albergo la esperanza de, con el tiempo, conocer algo diferente.

Un saludo.

Herep dijo...

No te preocupes ni te disculpes, Asun... no pasa nada, y todos vamos atareados, la verdad.
La iglesia catalana es sumisa y servil con el Poder, amiga mía. Siempre lo fue, y siempre lo será. Atiende a aquello de "la segunda mejilla", pensando que, tras ese segundo bofetón, se apaciguarán las ganas de seguir apalizándola.

Miseria, Asun.

Yo tampoco les deseo ningún mal, pero no voy a mover ni un dedo por defender a esta panda de hienas. La Iglesia que importa no atiende a las pasiones de esta clase de hombres/mujeres.

Un abrazo, guapa.

Herep dijo...

Metalum,

Para gustos, colores.

ZRA dijo...

Si camarada.

Herep dijo...

Pues tienes razón, Old. No sé que idea de la revolución tenían aquellos tíos para, alzado el publo en armas, entretenerse desvalijando iglesias y profanando tumbas.
O sí que lo sé...
De todos modos, esta señora piensa que acercándose al árbol que más sombra da va a librarse de el "ajuste de cuentas"... y está muuuy equivocada. Su condición de religiosa no pasará desapercibida, aunque quizá lo que busca es ser reconocida como una nueva mártir.

Ella sabrá.

Mientras tanto, brindemos y esperemos pasar un buen fin de semana, camarada. Arriba esas copas, y ¡Riau!¡Riau!