Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

22 mar. 2013

Éramos pocos...*

Según aparece publicado en el último número de la revista científica Nature, los científicos y zoólogos más avispados dentro de la comunidad especializada han hallado una nueva especie de carnívoro carroñero… desconocido hasta la fecha… que ha venido desarrollándose en la zona conocida como Chirigota Española, s.l., anteriormente España.

La especie, clasificada dentro de la suborden Feliformia, ha pasado a ser bautizada como Hyaenidae en su forma científica, aunque concretando más, debido al elevado número de parientes que pululan por su hábitat de actuación mesetario, se ha apellidado al espécimen como Hyaenidae Olimpicus.

Su puesta de largo no es nueva. Varios zoólogos habían estado siguiendo su pista desde hace varios años, cuando anónimos ciudadanos alertaron de la presencia de este nuevo carroñero gracias al hallazgo de extrañas y desconocidas descomposiciones situadas alrededor de la Casa de la Villa gallardoniana. Varios informes indicaban el testimonio de un elevado número de particulares que habían distinguido el veloz paso del cuadrúpedo surcando las avenidas de la ciudad, o alimentándose en los oasis más exclusivos de la misma, pero  tras largas jornadas de estudio se desatendió la información de tales testigos al no poderse concretar hecho alguno.
Rumores, dimes y diretes, susurros… pero la comunidad científica acabó dictaminando que la Hyaenidae Olimpicus no era más que un reflejo del subconsciente y, en caso de ser real, nada indicaba que su hábitat se encontrara en las tierras de la chirigota perpetua.
Quizá en Londres… o Río de Janeiro…
Pero anteayer mañana todo cambio. Como ese cometa que, de improvisto, aparece en lo más profundo del telescópico espacial que orbita alrededor de la Tierra, las huellas y aromas de la última evolución de la hiena hispánica volvió a hacer acto de presencia. A primera hora de la mañana, aquellos incrédulos del cambio climático fueron testigos del acontecimiento. Los noctámbulos, apenas diez minutos antes de acostarse con sus estómagos saturados del típico, y tópico, chocolate con churros… o porras… también quedaron boquiabiertos ante el espectáculo… la buena nueva… el ridículo bramido de la hiena… mitad risa, mitad pena, todo esperpento.
Mi madre me decía que, cuando escuchara un sonido semejante, corriera a ponerme a salvo… pero de aquello hace mucho tiempo. Fue antes, cuando no era zoólogo… cuando podía escapar…
Sin comerlo ni beberlo, justo al amanecer, los sensores de los equipos de investigación empezaron a emitir pitidos y vibraciones de alerta. El Hyaenidae Olimpicus había hecho acto de presencia. Como esos microorganismos que colonizan las tierras vírgenes transportados por el suave viento, el Hyaenidae llegó mecido por las suaves turbulencias de un avión a reacción… vuelo exclusivo… aunque su aparición será motivo de discrepancias entre la comunidad científica, pues algunos de nosotros creemos que, a pesar de no haberse detectado su presencia con anterioridad, ya estaba entre nosotros… esperando bajo la escalerilla del aeropuerto a sus parientes.
Las Hyaenidae, propias y extrañas… autóctonas envalentonadas y foráneas advenedizas… se caracterizan por esa capacidad asombrosa para alzarse y caminar a dos patas. Tal milagro de la evolución les permite que, con las dos restantes, puedan acaparar todo aquello que está a su alcance, principalmente bienes ajenos expropiados con anterioridad… o no, simplemente arrebatados por obra y gracia de esas poderosas mandíbulas con las que la Providencia los dotó, capaces de arranar una hacienda privada de una tacada.
Anteayer, a primera hora de la mañana, las Hyaenidae Olimpicus se juntaron todas, en manada, en la planicie de Barajas. Entre risas y saludos afectuosos, empezaron su devastador trote por esos caminos de Dios, en busca y captura de sus indefensas presas, paseando por aquellas zonas más emblemáticas de la ciudad, atentas a todo aquello que se movía, presas potenciales, posibles víctimas de su desenfrenada gula.
Hihihihihihihi… hahahahaha…
El afilado sonido de sus carcajadas precedía la aparición de las fieras carroñeras, ahuyentando a todo bicho viviente que no estuviera dispuesto a sucumbir bajo las fauces de tales alimañas. Los mejores restaurantes, los más sabrosos cuartos traseros del cerdo ibérico de pata negra… gambas, langostinos, camarones…cigalas, centollos, bueyes marinos… percebes…
Nada escapa al voraz apetito de la Hyaenidae Olimpicus… sea carne o pescado… chicha o limoná…
Quizá la tierra que ahora las acoge esté arruinada y cercana al cierre por derribo, pero la hiena… la hiena olímpica… encontrará el más minúsculo resto, ínfimo, y clavará en él los dientes… presto a sorber hasta el último aliento de vida, como buena fiera carroñera.
 
Y todo entre risas.

---
*... y parió la hiena.

6 comentarios:

Zorrete Robert dijo...

La madre que los trujo y aún dicen que el 80% de los madriles estamos con las olimpiadas. Pues que me presenten alguno...
Saluditos.

C S Peinado dijo...

Nuestros politicastros son niños mimados que creen que todo es suyo y pueden hacer con el dinero de todos sólo lo que a ellos les salga de los cojones. Creo que no entienden que estamos deseando cortarles las subvenciones y el cuello por la vía rápida.

Creo que siguen anclados en el despilfarro de los años dorados de su inmunda gestión. Tanto que siguen viviendo en un país de Jauja que financiamos enteramente los de abajo.

Un saludazo.

Agustin dijo...

Para que cojones necesita Madrid unas Olimpiadas.Hay paises como Suecia o Noruega que han rechazado ese envenenado caramelo,por algo sera digo yo,un saludo,

Herep dijo...

Las Olimpiadas, Zorrete, sirven para muchas cosas, pero una de las principales es para repartirse, con excusa, una buena dosis de comisión perfectamente ensobrada.

Un abrazo.

Herep dijo...

Los politicastros no entienden nada, CS. Se han acostumbrado a vivir a todo lujo, y de ahí no los intentes bajar. Mira el contubernio que han montado con los ERE's o los sobresueldos... mientras el ciudadano de a pie sigue ahogado a impuestos y tasas, cada día más.
Todo el ahorro viene del sector privado, mientras el público sigue derrochando a manos llenas.
Pero lo que más gracia me hace es que, encima de todo, vienen muchas sanguijuelas de esas que han estado viviendo a todo tren y ahora te pretenden dar lecciones de aquello que se ha hecho mal.

Miserable todo.

Un abrazo, artista, y buen domingo.

Herep dijo...

Pues las quieren para gloria de esos mismos políticos que nos han llevado a las puertas del abismo, Agustín.

Madrid 2020. Me hace gracia. 2020. ¡A saber qué será de nosotros en el 2020!

Un abrazo, neozelandés.