Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

5 ene. 2013

Sesión Golfa (XIV)


TÍTULO ORIGINAL. El discurso del Rey
AÑO. 2013
DURACIÓN. 37 años, y subiendo…
PAÍS. Chirigota Española, s.l.
DIRECTOR. Herep
GUIÓN. El Ejército de los 12 Monos
MÚSICA. VV.BB.*
FOTOGRAFÍA. Radio Televisión Pública de España
REPARTO. Juan Carlos I de Borbón y Borbón-Dos Sicilias
PRODUCTORA.  Nóos House Reality, c.b.
GÉNERO. Comedia
SINOPSIS. La cinta que traemos hoy dentro de esta sección de análisis cinematográfico de la realidad de Chirigota Española, s.l., versa sobre la vida y obra de su Excelencia Don Juan Carlos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, Rey de España por la gracia de Dios y el imperativo de Francisco Franco.

De impresionante metraje, el desarrollo técnico es ínfimo. Sólo se utiliza un plano fijo, estático, con una cámara de gran angular para poder dar cabida a la escena, rodada en el despacho real del Palacio de la Zarzuela Eterna… oída y degustada… donde tiene fijada su residencia el también, por título, Rey de Jerusalén… de las Indias Orientales y Occidentales… Conde de Barcelona… Archiduque de Austria… y un largo y largo etcétera… De ahí el formato de la cámara: es tanto y tan grande que, de otra manera, no cabría ni él ni su aura celestial.

En primer plano, ante el despacho de su vuecencia, encontramos plantadas dos robustas y reales butacas de fieltro verde, antiquísimas piezas del Patrimonio Nacional de un valor incalculable. La de la izquierda, ocupada por el Don, muestra un quemazo típico de puro habano en uno de sus brazos… recuerdos de una juventud alocada… pero todo es disculpable en Palacio.

De esta guisa, aposentado sobre su butaca desde el minuto 1 hasta ahora… las 13:48h… cuando todavía dura el peliculón, descansa el protagonista principal mientras se turnan en el de enfrente, el trono derecho, una caterva de seres mayores e inferiores van sucediéndose de modo ininterrumpido. Políticos, periodistas, jueces, abogados, toreros, administradores de fincas, capitanes de la Copa del Rey de Vela, empresarios de todos los sectores, jeques árabes de blanco impoluto, líderes religiosos, cuñados chingones, republicanos de pan con tomate, terroristas varios, pilotos de Fórmula Uno, filántropos de la mafia china, Jefes del Estado Mayor de la Defensa, Almirantes, golpistas de verde oliva con tricornio, elefantes blancos, elefantes negros del África negra, amantes nórdicas frías como el témpano, reinas despechadas, hijas demacradas… incluso espectros de la infancia, adolescencia y pubertad pasan ante la mirada inquisitorial de la cámara fija… plano inamovible… interesante, a veces… cansino desde hace mucho… aunque nadie, nadie desde que ha empezado la película, pertenece al mundo civil, el de a pie, común de los mortales… los cuales, visto lo visto, deben resultar aburridos para el director… o el guionista… insignificantes para la Historia de España, la verdad… Parias. ¡En serio pensáis que los grandes hitos de la Historia los conquistaron los miserables como vosotros! Ja… Fueron los Reyes como el Borbón quienes exploraron hasta el Infinito… y más allá.

Los secundarios, embobados ante la figura del Gran Rey de Reyes, permanecen cinco o seis minutos ante él, la mayoría de las veces, sin saber qué hacer o qué decir. La sola visión de este Rey Mago de Oriente es suficiente para satisfacer su ansia y su ingrata sed de sabiduría. Como sucedería al devoto tibetano, la mera presencia del Dalai Lama del campechanismo satisface su pecado original, llevándoles, de la mano, a la Paz interior y exterior.

Otros, en cambio, algo más intranquilos, se arrancan con alguna pregunta, nerviosos. Tienen dudas, dudas existenciales, y esperan que la Gran Sabiduría con patas pueda resolverlas en un gesto de infinita buena voluntad del que, como fieles súbditos, estarán eternamente agradecidos. Son preguntas sesudas, del tipo ¿quién ganará la Liga esta temporada?, ¿los langostinos, mejor crudos o cocidos?... preguntas de balística, cómo hablar bien en público, a qué huelen las cortesanas bragas… cosas así, sin importancia, ¿el vodka se congela?… nada del otro mundo, vamos… del nivel lógico imperante por esas esferas…

Pero justo cuando el espectador está a punto de fundirse en su butaca tras siete u ocho horas de insustancial argumentación, aparecen esos personajes que superaron la fase del amor platónico típico de la juventud. Ellos, más suspicaces y pícaros, no permanecen esperando que una mosca despistada aterrice en sus hangares bucales alucinadamente abiertos. Tampoco pierden el tiempo con preguntas dignas del más tonto de los tontos, no… acción, acción, desde la platea del teatro se demanda acción, desgraciados…

Y eso vais a tener, miserables… palabras disparadas como balas al rostro del Monarca… preguntas arriesgadas, inquisitivas, sangrantes, de esas que hacen que Vuecencia descruce una pierna, desee levantarse para acercarse al WC, refrescarse el rostro, desentumecer la quijada… no, no, Majestad, usted quieto, no se mueva… no se vaya a caer, tropezar, echar a rodar todo el metraje, sigamos, sigamos… y vuelven las preguntas, las miradas, el interrogatorio en sexto o séptimo grado, la expectación en el gallinero… ¿Tuvo miedo el 23F? ¿Está su hijo preparado para sucederle? ¿Qué le regalaba Carrillo por Navidad? ¿Tras la operación, será capaz de bailar el Gangnam Style? ¿Qué será de nosotros sin su Alteza? ¿Adolfo lucía como nadie el tupé, eh? ¿Reza por nosotros, súbditos pecadores, Don Juan Carlos? ¿Y su padre? ¿Buen rollito?

Acción, Monos.

Acción en forma de misiles tierra-aire… disparados desde las baterías de la Democracia Española, a derecha e izquierda… Sistema Español… Miseria de Chirigota Española, s.l…. Casta Forever… el tinglado que, entre unos y otros… alucinados, aniñados, serviles “tontos útiles” montaron, a la sombra de Su Majestad, para, año tras año, centímetro a centímetro en esta interminable película, seguirse repartiendo el raquítico pastel… unos más, otros tan sólo migajas… Dales pan y llámales tontos

¿No querías acción, alelados? Ahí la tenéis… Misiles hacia el aire, hacia el cielo, apuntando a las ridículas esperanzas que el ciudadano de a pie, sentado en una butaca de cine tornada potro de tortura, deja volar esperando el cambio… la Democracia Real… el Basta de Casta.

Misiles, Monos. Preguntas que son misiles contra el Futuro.


Os animo a salir del cine.


---
* Varios Bufones (de la Corte).

8 comentarios:

Enrique dijo...

La popularidad de la Monarquía cae en picado. La enorme y oculta fortuna de JuanCar, el que Trincagarín no vaya al talego ni que Cristinita haya sido llamada a declarar, deja a las claras lo que somos: una monarquía bananera.

Lo de ayer fue ridículo, hasta un fracaso de audiencia. Como el resto de las cadenas sabían que nadie iba a ver la astracanada borbónica, " contraprogramaron " con publicidad.

Y va el jeta éste y dice que está preocupado por la crisis, los jóvenes, BLABLABLA...

El Rey está acabado y la Monarquía apesta.

Otro problema más para España.

Un saludo.

Old Nick dijo...

-¡¡Manolo, Manolo!!¡¡Vén, Corre, Que Va A Empezar La ENTREVISTA DEL REY Que Le Hace Hermida!!
-¡¡¿Para Ver Esa MIERDA, Se TE Ocurre Llamarme?!!
¡¡Ya Que NO LO PUEDO ECHAR A PATADAS, JUNTO CON SU CASA Y FAMILIA, POR LO MENOS QUE SE TRAGUEN SUS INSUFRIBLES Y GILIPOLLESCAS PARIDAS, LOS MEMOS Y LADRONES COMPINCHADOS QUE CHUPAN A SU SOMBRA!!
¡¡QUE LES DEN A TODOS POR SACO DE UNA VEZ!!
-¡¡JÓ Manolo!!¡¡Cómo Te POnes!!¡¡Sí,Que El Hombre Es Un Imbécil Que CHOCHEA,Pero Piensa En Lo Mal Que Lo Está Pasando El POBRE!!
¡¡Pues Eso MARÍA, MÉTETE LA "EMPATÍA" Y El BUENISMO Por Donde Te Quepa, Que Aún Me Queda Media BOTELLA De NEGRITA AÑEJO Y DOCE PURITOS PARA "CELEBRAR LA CAZA DE LOS REYES Y CAMELLOS", COMO DIOS MANDA!!
¡¡Y A TÍ, HERMANO HEREP, ESPERO QUE TE HAYAN TRAIDO UNA RECORTADA Y CINCUENTA CAJAS DE CARTUCHOS DE POSTA LOBERA, ADEREZADOS CON SAL GORDA Y MANTECA IBÉRICA, PARA LA QUE SE AVECINA!!
UN ABRAZO.
UN BRINDIS
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Maribeluca dijo...

Confieso que pasé de verla porque ya fue suficiente con un rato en el discurso de Nochebuena, mucho lalala y luego lilili por resumir...está claro que no son buenos tiempos para ésta y ninguna otra institución y ello es debido principalmente a sus propios artífices, pero tampoco comparto el desgaste por el desgaste ni el placer por el insulto con el que se regodean ciertos gurús mediáticos hacia los pocos diques de contención que quedan ante la jauría y el populismo rampante.

Un saludazo, Herep

Reinhard dijo...

No vi esa entrevista de baño y masaje por higiene mental, pero una cosa está clara: la salud de la monarquía es tan endeble que el Borbón no abdica en su hijo porque sabe que, con ocasión de esa mudanza, sería el final.

Herep dijo...

Ha pasado un año desde el famoso: Todos somos iguales ante la Justicia... y ha quedado bien comprobado que esa fue otra mentira más del Régimen.
La Monarquía no sé, pero que todos los poderes y contrapoderes que el Sistema tiene para defenderse, están a pleno funcionamiento.
No hay día en el que no se intente lavar la cara a la institución, aunque el resultado es totalmente diferente.

Otro problema más, Enrique, otro problema más.

Un saludo.

Herep dijo...

Pues no estuvieron mal los presentes que los Reyes de Oriente me dejaron en el zurrón, querido Old. Justo lo que pedí para la ardua travesía que se avecina... paciencia, humor y algo de sangre fría para no lanzarme a la calle a pegar trabucazos de sal gorda a diestro y siniestro.
Mientras, los cortesanos, a seguir repartiéndose el poco pastel que queda.
Campechanamente, eso sí, eh... no hay que ser mala persona.

Un saludo, Old.
Y otro brindis más.
¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

No creo que el problema de España sea la Institución en sí, Maribeluca, pero este Rey no está a la altura de las circunstancias. La verdad, creo que no lo ha estado nunca.
Es cierto que la Monarquía es la última soldadura de España, pero esta, más bien, representa todo lo erróneo que se ha venido gestando desde el 78.

Un saludo.

Herep dijo...

No estoy del todo convencido del final de la Monarquía con la abdicación de Juan Carlos.
Quizá nos llevaríamos alguna sorpresa si el actual Borbón no quisiera acaparar tantas portadas de la prensa rosa y le dejara paso al siguiente.

Pero cada día es tarde.

Un saludo, Reinhard.