Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

6 nov. 2012

Tanto monta...


Esos despreocupados que viven en América del Norte, también conocidos como yanquis, son tan irresponsables y desganados que el día grande, la jornada magna en este invento descafeinado cuya sola mención llena, satura, dilata la boca de los serviles… “demo… demo-cra… democra-ci-a”… fue fijada para un martes. El segundo del mes de Noviembre del año electoral.

Un simple martes cualquiera.

Apenas han pasado cuatro años desde que, otro martes cualquiera, tocara tierra el huracán por excelencia, ejemplo de manual, fuerza 5 de agitación y destrucción… negro, nubes de tormenta… negro tizón, Obama “yes, we can”. Cocido en las costas africanas, su periplo a través del Atlántico fue pregonado por los Servicios Meteorológicos de medio mundo, civilizado o por civilizar.

Y me quedo corto.

Barack Hussein Obama II. Así, con dos bemoles. En un recipiente, cacao negro azabache. En otro, blanco nuclear enfermizo. Mezclados, o agitados, una cosa mixta… extraña… deforme. Lo mejor de un lado y lo exquisito del otro. O, como también podría ser, aunque a nadie le interese fijarse en el lado oscuro de la fuerza, lo peor de uno y lo terrible del otro. Café con leche. Mestizaje centrista aliñado con unas gotas de “buenismo”, unas pizcas de “pacifismo”… y perejil.

Perejil para todas las salsas.

Como diría esa sacerdotisa olvidada en las crueles sombras que acompañan al paso de los tiempos, “una conjunción interplanetaria” que traería la Gloria a la Tierra, a la Galaxia, a la República Federal de la Liga de las Estrellas… Nos lo dijo, Monos. La Innombrable nos regaló un pedazo de su sabiduría, advirtiéndonos de lo que iba a suceder, mostrándonos el futuro y el Progreso hecho cuerpo, en forma de Obama, “yes we can”.

Este martes, el Profeta se la juega, otra vez. Nuevas elecciones en los USA. Demócratas o Republicanos. Obama o Romney. Liberales, o no tan liberales. Estatistas, o no tan estatistas. Libertad o Seguridad. Seguir siendo especiales, o difuminarse en esta espesa macedonia que está siendo la globalización mundial, amén otro Mundo es Posible. Conservar algo de soberanía o dar un impulso en la travesía del Gobierno Mundial… o Nuevo Orden.

Ja.

Si fuera tan sólo un poco más paranoico, mi Comandante Médico de cabecera rubricaría mi ingreso inmediato en un manicomio. ¿Qué quieren que les diga? Yo no me lo creo… dudo… sospecho… discrepo, luego existo como ser humano, no como servil oveja próxima al afeitado a fondo.

A mi entender, Occidente se aproxima al final del andén. Más pronto o más tarde el final se acerca y el encontronazo es seguro. Sea por obra del Hombre o por mandato Divino, cada cierto tiempo se produce un destello, un fogonazo, una colilla mal apagada… y, de repente, prende el bosque en un mar de llamas aniquilador que equilibra la balanza. Hoy, ahora, este nuevo Milenio que se abrió como un melón mientras se desparramaban dos torres en la Gran Manzana, está mostrándose como escenario del cíclico tropezón histórico.

Gane uno, gane el otro, las cartas están marcadas y sobre la mesa. Cuando los tambores de guerra suenen… que sonaran… tanto el blanco como el negro acudirán prestos en socorro del aliado. Tienen las manos atadas. Su supervivencia va en ello. Los dos lo saben. Los años de anestesia generalizada han servido para hipnotizar al pueblo soberano… estadounidense, americano, europeo, occidental… pero los líderes, las mentes “privilegiadas”, estaban bien al tanto del engaño, ideólogos del mismo, eternos beneficiarios del Síndrome de Estocolmo del rebaño. Llegado el día, cuando el pedo de alguna cabra con gastroenteritis provoca el caos entre las vecinas, azuzan a los perros para que dentelleen a las díscolas y… voilá… veinte o treinta años más viviendo como reyes. Dos o tres bombas, mil o dos mil millones de muertos, una temporadita a la sombra del búnker de las Antillas y a vivir, que son dos días.

Obama o Romney. Blanco o negro. Hombre o Mujer. Miradlo como queráis. Es así… y así seguirá siendo siempre.

Lo que se cuece en estas elecciones no es el qué, ni el cómo, sino el cuándo.

Si gana el de Chicago tendremos que esperar un poco más. Como buen demócrata… líder espiritual de la progresía mundial, antaño al otro lado del Muro de Berlín… esperará hasta que la idea del suicidio esté tatuada a fuego en las mentes de los fieles. Aferrándose con fuerza al vil metal, comprará y venderá voluntades intentando ganar algo de tiempo que, como buen vendedor de crecepelo, presentará como un logro, un hito… “Mirad qué os traigo, mirad qué os traigo”… como todo buen Chamberlain de la política derrotista a corto plazo. Emitirá deudas, hipotecará haciendas, dilapidará el valor y el coraje de los que están dispuestos a no dejarse rebanar el cuello al tiempo que, apoyándose en su ejército de paniaguados de todos los poderes, deformará la realidad para hacernos ver que esa conjunción planetaria… ese Otro Mundo es Posible… está a la vuelta de la esquina, a escasos pasos… tras un leve sacrificio más…

Yes, we can. Podemos. Lo haremos. Construiremos ese Mundo… porque nosotros lo valemos, coño. Somos los herederos del Hombre liberado, victoriosos en la lucha de clases y dignos sucesores de los parias de la Tierra. Poseedores de la verdad, no podemos equivocarnos. Yes, we can. They… ellos… los otros, son unos apestados. Unos miserables que, abrazados a la reacción de eso que llaman “Tea Party”, pretenden dinamitar las garantías y los derechos que otorga la Constitución de Filadelfia. El Tea Party… ¡fachas! ¡Franquistas!... ¡y que viva el 15M!

Es curioso lo que puede uno comprender con tan sólo media hora de meditación al día. Curioso, tétrico, enfermizo, irritante… Depravado escuchar cómo todos los progres del globo terráqueo, unidos, esgrimen sus mejores vocablos y sus más bienintencionados deseos en pro de la defensa del hijo de La Moreneta, llegando a alabar todo movimiento ciudadano que ataque al gobierno de los otros mientras menosprecian cualquier acción social que critique al gobierno de “los suyos”, eterno defensor del Todopoderoso Estado Protector, sentado a la derecha de… ¿de Darwin?... ¿Puede Darwin sentarse a la derecha del Santo Patrón? ¿Casa la “evolución” con la “lucha de clases”? ¿Sí? ¡Pues eso, a la derecha de Darwin y a la izquierda del Padrecito de los Pueblos!

Monos, que no os vendan la moto. Tan sólo se compra tiempo. Nada más. De la calidad de la nevera dependerá lo mucho o poco que tarde el comensal en oler la podredumbre del pescado.


Yo, desde España, contrariamente a lo que vociferan muchos “projetas” de salón… fieles del Dalai Lama tiznado… que abogan por su derecho a votar en las elecciones estadounidenses “por lo mucho que está en juego”, no tengo ganas… ni querría… votar en algo decidido de antemano. Pero, como hace todo el mundo mundial, voy a mojarme. Además, aquí no se recibe, a pesar de ser español, ninguna subvención, sobresueldo, chantaje, extorsión, manipulación o puesta a punto… como sí reciben la inmensa mayoría de nuestros charlatanes intelectuales… o “tontos útiles”…

Mitt Romney.

Puestos a asistir al espectáculo que se nos avecina, y pagados ya los asientos de primera fila, prefiero que gane el republicano, menos contemplativo con los enemigos declarados y más proclive a apartar el rostro ante cualquier bofetón que amenace la segunda mejilla. Acción-Reacción. Ataque-Contraataque.

Así, sin medias tintas, que empiece ya, que el público se va…

… y empiezan a enfriarse las palomitas.



11 comentarios:

Old Nick dijo...

Pero Hermano Herep ¡Si Todo Está Ya Más Que PARCHEADO Y NO IMPORTA UN CARAJO QUIEN SALGA VENCEDOR!
Como Decía Un Cerebrito Sionista ASESOR DE PRESIDENTES,
"TENDREMOS UN NUEVO ORDEN MUNDIAL, LE GUSTE O NO, A LA GENTE,POR CONSENSO, O POR GUERRA"
¡Y En Esas Están Las JUGADAS!
Si Se Me Permite Una APUESTA,
VOLVERÁ A GANAR EL MULATO MUCHUSMÁN, QUE "TANTO SE PARECE A NUESTRO INCLITO Y AÚN IMPUNE Y LIBRE ZAPO...
Tenía Razón "La Chica de Los Cojones", Cuando Soltó La Única Verdad De Toda Su Carrera Política....
Aquella Que Citas "De La CONJUNCIÓN PLANETARIA"...
Un Abrazo Genio.
Un Brindis Porque Nos Quedemos Al Menos Como Estamos, Ante La Que Se Nos Viene
y
¡¡RIAU RIAU!!

Zorrete Robert dijo...

No aguanto al mulato, es un filo musulmán, peor imposible.
Saluditos.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Llego tan tarde a la lectura de tu entrada, amigo Herep, que lo mío no puede ser un vaticinio, pues conocemos ya el resultado electoral. ¡Ha vuelto a salir ese que llamas el hijo de la Moreneta!
Un cordial abrazo.

José Luis de Valero dijo...

La verdad es que las elecciones yanquis siempre me han parecido una función de circo, con sus payasos contando al público malos chistes, sus trapecistas jugándose el pellejo en el alambre electoral e incluso con sus gogós enseñando cacha y con la imagen de su líder grabada en su tetumen. O sea, de coña.

De todas formas, como dice Tío Chinto, es un hecho que el hijo o nieto de la Moreneta ya vuelve a tener en su poder las llaves de los misiles nucleares.
Ahora sólo falta que le dé un ictus y líe la de Dios es Cristo.

Un abrazo para ti y otro para tus 12 monos.

Candela dijo...

No me gusta nada el mulato, me pasa como a Zorrete. Es musulmán y eso debiera ya decirnos mucho.

Herep dijo...

Ganó Obama, Old.
Tendremos guerra, sí... igual que con Romney... pero esta nos va a pillar todavía más en bragas, si cabe.
Cuando sea el momento, gracias a la labor desinteresada de estos paladines de la Humanidad, el poco valor que hoy albergamos no será más que un melancólico recuerdo.

Esta noche beberé hasta perder el control, esperanzado en que la resaca haga que no piense en ello y mi valía, aterrorizada, no salte por la ventana.

Brindaré por vos, amigo... y por todos nosotros.
Un saludo, maestro... y un ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Yo, más que filo musulmán, lo veo como un robot: es imposible que un ser humano se doble de tal manera como hizo Obama en su visita a El Cairo... :D

Un abrazo, Zorrete.

Herep dijo...

Cuatro años más de Mesías, Tío Chinto.
Veremos si a la segunda va la vencida y, como vienen anunciando sus ángeles, se observa algo "divino"... aunque tan sólo sea otro premio para su zurrón.

(Propongo el Príncipe de Asturias, tu)

Un abrazo.

Herep dijo...

Las Elecciones en USA son todo un espectáculo, sí señor. Demasiado diferentes a las que padecemos por aquí, tan encorsetadas y tan predecibles que, si por mi fuera, ya podrían hacerlas desaparecer del mapa.
Total.

Pero me has hecho reflexionar sobre la sociedad americana y su pasión por el espectáculo. Divagaré un rato y escribiré algo sobre el asunto.

Un saludo, José Luís.

Herep dijo...

Es un presidente al agrado del Mundo entero, Candela. Un ciudadano del Mundo, tan a gusto de la progresía mundial, empeñada en que los USA, la potencia useña imperialista, esté capitaneada por cualquiera que no sea americano "al uso".

Globalización sí, globalización no.
Doble Moral, siempre.

Un abrazo, guapa.

Maribeluca dijo...

A mí lo que de verdad me apena son las motivaciones para votarle, que si más subsidios, más intervencionismo, más facilidades para abortar, papeles para todos...está claro que ya nada es lo que era, y como dices todo en general tiene peste a fin de ciclo (o "final del andén")

Los USA en algún sentido se están europeizando.