Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

18 feb. 2012

Ácido LSD en gotas de Arte


En esta mañana de Carnaval, se nos dibuja un Madrid alegre, jubiloso y pagano… acorde con los tiempos de pandereta que corren. Un Madrid de hoy en día, siglo XXI de nuestra época, donde los coches no transitan flotando sobre los aires y los menús de los restaurantes no consisten en una solitaria pastilla verde de mil sabores.

En este carnavalódromo madrileño, contemplamos la figura de un ser extrañamente ataviado, todo de negro, capa y cruz al pecho… con un fino bigote de elevadas puntas y melena al viento.

En su semblante se observa una expresión de sorpresa e incredulidad… semejante al rostro de aquél que, en su propia casa, se encuentra perdido… en su ciudad, forastero… como si el sueño del que acaba de despertar le hubiera impedido contemplar el paso de los siglos… la mutación de los carromatos en fluorescentes camiones de dos ejes… y las calles, antaño pegajosas gracias al barro, hoy también afianzan al suelo la suela de las botas.

Día caluroso en Madrid. Día de Sol en la Villa.

Nuestro extraño dubitativo, se detiene a las puertas de un enorme pabellón vanguardista. Masa de hormigón, acero, aluminio y cristal… amén de mil elementos más… todos brillantes, todos limpios como patenas… sostenibles y puros que elevan al cielo tan mastodóntica construcción.

ARCO, se le oye decir entre murmullos. ¡Aquí es!

Esa es la galería que buscaba nuestro amigo. El taller de artistas anunciado aquella mañana en primera página de un importante diario de tirada nacional, páginas culturales. La exposición de “arte contemporáneo”, se dijo. Arte. Y él, artista, se encaminó por las antaño callejuelas, convertidas hoy en portentosas avenidas, hacia la plaza donde se lidia la técnica pictórica moderna. Deseoso de pedidos… deseoso de trabajos… deseoso el pringue del aceite y la paleta…

Con cierta sensación de extrañeza, nuestro maestro pintor se adentra en las entrañas del esqueleto de nuevos metales y, antes del primer parpadeo de sus centenarios ojos, lo que parecía un leve cosquilleo nervioso en la boca del estómago, se transformó en un leve tembleque que se fue apoderando de todos los músculos de su cuerpo.

Allí, ante él, en aquellas blancas y enormes salas, colgaban decenas de murales de todos los tamaños, y en los pasillos, sobre extraños púlpitos de mármol, se mostraban esculturas y figuras de toda forma y color… aunque lo que más sorprendió a nuestro protagonista fue el material con el que muchas estaban construidas: desechos.

Basura… están moldeados con basura, piensa nuestro genio de la policromía. Aunque un brujo alquimista alcanzara la fórmula para detener las manecillas del Tiempo, la basura seguirá siempre siendo basura, se dice para sí mismo al tiempo que el temblor va desapareciendo paulatinamente para dejar paso a una congoja que le oprime el cruzado pecho…

… aumentando, paso a paso… mirada a mirada… a medida que observa una multitud de muertos en vida detenidos ante tales obras… como si ellos mismos hubieran sido víctimas de un hechizo lanzado por un malvado brujo con síndrome de Diógenes. Plantados, mirada pensativa… mano que masajea el mentón bajo un ceño fruncido… escudriñando los misterios de esa vieja hoja de amarillento diario que envuelve un desquebrajado espejo…

¡Qué misterios alcanzará a discernir tal botarate ante semejante esperpento!, piensa el profeta de la forma, el color y la grandeza, al ver público semejante. ¿Y esos, contemplando un gigantesco calcetín?... o aquellas pulcras señoras que cuchichean ante un lienzo blanco con multitud de manchas que asemejan los restos mocosos del estornudo de un enfermo de ego, ¿son lágrimas lo que florece en sus ojos?

Pero, pero… y el aire escapa, súbitamente, del pecho de nuestro artista. En la nueva sala, blanca y vacía como las anteriores, se agolpan varios cuadros enganchados misteriosamente a las paredes. En ellos, sin colores al oleo, sin pinceladas de firme pulso… sin cálculo, estudio ni aprendizaje se muestran situaciones cotidianas… retratos y bodegones… Naturaleza Muerta en toda su magnitud… fría y estática como una mirada grabada en nuestra consciencia.

Exposición fotográfica, lee en una pequeña nota al pie de uno de esos enjendros, y su vista se torna borrosa, presa de una neblina cegadora, falta de costumbre a los ataques virulentos de mil flashes de fotográficas cámaras portadas por la masa famélica… canina de Arte y Cultura.

Y observa formas muertas en tales cuadros. Instantes arrancados a las vidas protagonistas y agua helada que ya no correrá torrente abajo. Y no ve color, ni pincelada, ni originalidad ninguna… y ve los nuevos pinceles en las manos de todos quienes le rodean… y click, click, click… y mil obras de abstracto arte se paren a cada segundo… el trabajo de una vida, eliminado en el icono de la derecha…

… y, de repente, en un rincón, un hombre… un ser común, de carne y hueso… engalanado con el traje de gala del Glorioso Ejército español… portadores de la Memoria  y las Banderas de los Tercios… anciano veterano, pace encerrado en una urna… un ataúd a la vista del rebaño artístico a golpe de pulsación… un nicho moderno para colocar en el salón de invitados, junto a la orquídea salvaje.

Mundo de locos, se dice en voz baja. El pecho engalanado con la Cruz de la Orden de Santiago, sigue martirizándolo con la presión, incontrolable… obligándole a salir, a buscar una huída del taller de los horrores… esa galería del más abstracto de los artes… posada regentada por el diablo Asmodeo… perdición para honra como la suya, el mayor de los pintores espa…

Los ojos de nuestro artista, bajo poderosos imanes, se posan sobre una imagen conocida… el recuerdo de uno de sus hijos, quizá el más querido, fruto de sus entrañas y sus sudores nocturnos y diurnos. Sus hijas, su perro, su retrato mágico del pintor que se pinta pintando… los Reyes reflejados en el espejo… Pero su hijo había perdido el color original que tanto le costó alcanzar… esos negros y esos focos de luminosidad… ese trazo libre y esas “manchas distantes” que diría Quevedo…

… toda esa magia había sido arrancada por una monocromía de rojos, verdes, azules y amarillos… abstractos… modernos… puro Arte Contemporáneo.


Puro Carnaval.


Nuestro genio, Diego Velázquez, aún corre despavorido… como si fuera la mismísima Peste Negra quien siguiera sus pasos. 

18 comentarios:

José Luis Valladares Fernández dijo...

Si Velázquez volviera de verdad a la vida, volvía voluntariamente a tumba ante la insulsez del arte de hoy día.
Hoy cualquiera es un genio, cualquier chorrada que haga un o de esos consagrados brocheros, es considerado como el no va más. Más que de obras de arte, en las galerías de la cosa moderna, están llenas de auténtica basura.
La prueba, que algunos pintores que demostraron su enorme valía, se reían de la gente ofreciendo a veces auténtica bazofia.

Un abrazo

Maribeluca dijo...

Acuérdate de la anécdota maravillosa de la señora de la limpieza que se cargó sin querer queriendo una de estas "obras de arte" viniendo a corroborar todo esto jeje...será que algunos no tenemos visión artística como ciertos snobs o será más bien que no aceptamos pulpo como bicho de compañía, ni una colección de cagarros horrendos como algo digno de admiración (y a qué precios)

Saludote

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Esas obras hechas con basura son, amigo Herep, la máxima expresión de Arco.
Un cordial saludo, y buen fin de semana.

Candela dijo...

A falta de talento hay que llamar la atención de otras formas Herep.

Antes eran las pelis de Esteso ¿no?..

Agustin dijo...

Se supone que esta chorrada de ARCO lo paga el sufrido ciudadano con sus impuestos.Pues de ser asi.Aqui en nuestra nacion siempre es carnaval.un saludo.

C S Peinado dijo...

Sólo un genio de la pintura como Velázquez o Goya, podría dar un punto de cordura a esa bazofia monumental que es ARCO, que se permite ultrajar no ya el hecho de que Franco esté en esa nevera, que es algo más o menos irrelevante (dictadores y mamonas es lo que sobra), sino el hecho de que el glorioso uniforme del Ejército que hizo del mundo España, se vea tan vilmente insultado.

Por lo demás, basura que se vende a precio de platino que es totalmente deshechable. Cómo el cerebro de los que "crean" y el de los que "compran". Totalmente penoso.

Un saludazo, Herep.

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Dan ganas de soltar una estruendosa carcajada al escuchar a algunos de estos iluminados entendedores de este tipo de "antiarte", intentar explicar lo que aquel mal llamado artista quiso plasmar en su obra expuesta.
Tal vez el individuo solo dio rienda suelta a su cogorza y la denominó obra de arte, mientras tanto, estos lumbreras se esfuerzan en ver cada uno lo que le viene en gana.
Por la misma regla de tres cualquier chatarrero que apila su chatarra en espera de venderla a buen precio se podría denominar artista.
Un abrazo amigo.

Old Nick dijo...

PURA MIERDA, HERMANO HEREP,
Nada Más que MIERDA para VIVIDORES y CRETINOS, Que Mueven ESE TINGLADO.
Muy Buena Entrada.
Pobre VELÁZQUEZ Y Pobres de los que VAN a VER ESAMIERDA Que Unos Miserables Chamarileros y Golfos Llaman ARTE, Sin Ser FULMINADOS POR UN RAYO JUSTICIERO Y MERECIDO.
Y Es Que, El Truco, Está Ahí, Hermano a Herep.
Se Roban o Compran por Cuatro Cuartos, Las VERDADERAS OBRAS DE ARTE, y Se Venden y PROMOCIONAN PURA Y PUTA MIERDA, Como Si Fuera "El No Va Más"...
Toda Esa Tramoya PRODUCE GRACIOSOS "ERRORES" Cuando,Por Ejemplo, las Limpiadoras "CONFUNDEN OBRAS DE ARTE,CON BASURA Y LA TIRAN, A LA BASURA DEL CONTENEDOR, PORQUE NO ES MÁS QUE BASURA EXPUESTA EN RECOCHINEO INSULTANTE...
Gracias Hermano Herep.
Por Tus Alusiones a VELAZQUEZ, Quevedo y al LIMPIADOR FINAL,Asmodeo, QUE SE LLEVARÁ A TODOS LOS MIERDEROS Y PUTOS De Exposiciones y MUSEOS, Junto con sus Patrocinadores, Periodistuchos Mercenarios, CRÍTICOS DE ARTE¿?¿?, ARTISTAS¿?¿? Y Demás GENTUZA...
De Haber Pasado por Allí le Hubiese Prestado al Pobre Don Diego, La Petaca de Ron y un Par de Puritos y Luego Nos hubiéramos Descojonado,a Costa de los Supuestos ARTISTAS, Poniendo Sus Obras a Parir A VIVA VOZ Y CARCAJADAS ALTAS...
Y Luego, Con un Buen Martillo y una Antorcha ¡HUBÍESEMOS HECHO LIMPIEZA JUSTICIERA!
¡Esa Si Sería Una EXPOSICIÓN DE "ARCO" PARA RECORDAR, Pero De "ARCO VOLTÁICO" Juajuajuajuajuajua
Un Cordial Abrazo y una Pregunta.
¿Que Coño Pasa con las PALABRAS ANTIROBOT ESTAS Para Entrar Comentarios?¿Las has Puesto Tú, o las Ha PUESTO BLOGGER "PORSORPRESA"?
Porque Tannhäuser, ya Me ha Dicho Dos o tres Veces, Que Yo También las Tengo y Por lo que Paresce TODOS los del Grupo del BURRITO ALEGRE...
Yo He Desactivado -CREO-, las Mias...
¿Sera un Capullo,Será SITEL?
El Mes de Mayo te lo Contaré...
Un Abrazo.
un Brindis por el ARTE VERDADERO
y
¡¡RIAU RIAU!!

Wittmann dijo...

Buenas Herep.

¡Si sólo fuese Velázquez el que huiría! Creo que la gratuidad creativa del arte moderno, que nos ha llevado a "el arte por el arte" ha llegado a un nivel de abstracción sin sentido, convirtiendo la creatividad en algo burdo y, aun peor, mercantilizado hasta la saciedad. Se incentiva lo absurdo, se defenestra el verdadero arte. No me cabe duda que si el mismo Goya viese en lo que el arte se ha convertido el mismo se situaría ante el cañón de sus soldados franceses retratados en los fusilamientos del tres de mayo.

Un saludo.

Herep dijo...

Hay mucha falta de originalidad, José Luís... y ante eso, cualquier chorrada se presenta como algo nuevo y apasionante.... sean esculturas, pinturas o demás basuras modernas.

La gente, como bien dices, se ha acostumbrado a "consumir" bazofia.

Un abrazo.

Herep dijo...

¡Pero que cool que queda uno de esos cagarros en el comedor, Maribeluca!
¡Qué envidia para las amigas con bolso Tous del rastro!

Recuerdo el tema de la limpiadora y reflexiono un poco en cómo estará ahora mismo esa mujer.
Supongo que "hartita" de gastarse el parné en loqueros.

Un abrazo.

Herep dijo...

Viniendo de un artista, esas palabras son sagradas, Tío Chinto, así que no discutiré la materia prima de tal museo moderno.

Un abrazo, figura.

Herep dijo...

Perdona, Candela...

Las películas de Esteso, en comparación, son dignas de un Premio Goya de la Academia, ahora que van a precio de saldo.

Salir del fuego...

Un abrazo, maja.

Herep dijo...

Aquí siempre es Carnaval, Agustín. Dicen de Río... pero de Río yo me río. Perdona la gracieta, pero como bien dices, la realidad supera a la ficción.

Y si hablamos de Arte... entonces la expresión se queda corta.

Un abrazo.

Herep dijo...

La provocación es el último resquicio que le queda al arte moderno, CS.
Soy fan incondicional de Dalí, al que considero un genio, pero una cosa es el Surrealismo, y otra el Arte Abstracto moderno... plagado de porquerías que nada quieren decir y menos significan.

El sino de nuestro tiempo... tan decadente todo él.

Un abrazo, figura.

Herep dijo...

O aquel constructor que elevaba una catedral con basuras, recuerdas?
Creo que salía en un anuncio de Acuarius, o algo así...

Yo, casasreales... tengo un vecino con Síndrome de Diógenes que, a este paso, se hace con algún premio de estos tan cotizados últimamente.

Lo suyo, capaz de meter quilos y quilos de basura en un locas de 3X3, sí que es arte.

Un saludo.

Herep dijo...

Razón tienes en todo lo que dices, querido Old. ¿Imaginas cómo criticarían Quevedo o Góngora las obras de arte de hoy en día? Si entre ellos, genios de las letras, se ponían verde botella... imaginemos qué no harían con las cucarachas que pacen en tales museos contemporáneos.

Un incendio... una falla valenciana... una hoguera purificadora de demonios y maldiciones.

Un abrazo, genio. Me parece que ya sé que es eso de las palabras anti-robot, pero no el por qué están ahí y si se pueden quitar. Sigo inspeccionando.

Herep dijo...

Bueno, Witmann...
... si Goya viera para qué ha quedado su busto, ante los fusilamientos de Mayo y ante los toros que perfectamente dibujó.

Volver para esto es peor que una tortura. Y comprobar los precios a los que se comercian tal bazofia y sufrir un ictus, instantáneo.

Un saludo y esperemos mejores tiempos para las artes.