Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

7 nov. 2011

Pintadas en el campus

Las mañanas de otoño en Madrid pueden deparar, climatológicamente, todo tipo de sorpresas. Aquella mañana, mientras Don Alfonso abandonaba el edificio del campus, una fina llovizna empezó a caer del plomizo cielo y, nuestro protagonista, mientras levantaba el cuello de su gabardina, pensó en lo tranquilo que era el clima en el pueblo, allá al pie de la bahía… sin estas tormentas repentinas tan típicas de la Capital.

Porque, el de ayer, había sido un día espléndido.

Su nieto, el único que le había dado su idolatrada hija, había iniciado el último curso de la carrera. Un curso que, si se esforzaba en el estudio, acabaría con el premio de la licenciatura en Medicina. Medico, pensó Don Alfonso. Un médico en la familia. ¡Quién me lo iba a decir a mí… en la era… de pequeñito…!

Don Alfonso, a pesar de la edad y de las penurias soportadas, siente como su corazón se reblandece durante unos segundos, de emoción y orgullo, mientras una lágrima escapa del ojo izquierdo… el bueno… el único que le queda.

A pesar de la lluvia, la lágrima es clara… hermosa… y recorre su mejilla en un descenso pausado, ajena a la tristeza del tiempo madrileño.

Agarra su vieja y destartalada maleta, se recoloca el sombrero, y echa a andar rumbo a la parada del autobús, camino del centro, de la estación de Atocha. El campus está desierto. Algunos estudiantes corren en dirección al edificio de la cafetería, con las mochilas y los libros sobre la cabeza, a modo de paraguas. Zagales.

De repente, tras bordear un charco al pie de un árbol, Don Alfonso tropieza con un monolito que llama poderosamente su atención. Es un monumento conmemorativo…. ¿a ver? ¿Brigadas…? ¡Brigadas Internacionales!

- Buenas, señor. ¿Puedo ayudarle en algo? ¿Se ha perdido, quizá?

Don Alfonso no había visto llegar al extraño que le hablaba tan amablemente. Había salido de entre los árboles, creía, pues no había percibido a nadie que anduviera por los alrededores. Miró al sujeto y, por la vestimenta, dedujo que se trataba de algún trabajador de la universidad.

- Esto… no, gracias, buen hombre. Iba camino de la parada de autobús… a mi paso, ya me entiende… y, bueno, he encontrado el monolito este y estaba echándole un vistazo.

- Ah. Pensé… como está lloviendo de esta manera, pensé que… que tenía algún problema…

- No, no. No se preocupe. Además, es una lluvia fina, hombre. Nada.

El extraño hizo ademán de marcharse, pero...

- ¿Le gusta? –dijo mientras señalaba el monumento con un gesto rápido de su cabeza -. Es en conmemoración de las Brigadas Internacionales… de la guerra… ¿las conoce?

- Sí. Demasiado bien.

- Pues éste no lleva ni una semana aquí. Es cosa del rector, ¿sabe? Un buen día nos dijo al Consejo… eh… perdone. No me he presentado. Me llamo Ernesto Güevero y soy miembro del Consejo de la Universidad, además de profesor con cátedra en Historia Contemporánea. Encantado. Como le iba diciendo, el rector dijo que la Complutense debía tener un monumento a los brigadistas y aquí está… ¡Joder!

El profesor y miembro del consejo universitario se quedó petrificado… con ojos como platos… fijos, clavados en el monumento.

- ¿Qué ha pasado?

- ¿Perdone? ¿Qué ha pasado con qué?

- ¡Con el monolito, por Dios! ¿No lo ve? Esas… ¡esos rayas! –dijo mientras señalaba el monumento y, de él, varias líneas negras que lo cruzaban, en forma de símbolos irreconocibles... y alguna que otra palabra, como asesinos o criminales.

Don Alfonso contempló de nuevo el monumento a las Brigadas Internacionales… pero no encontró nada extraño. El profesor, por el contrario, estaba poniéndose cada vez más y más rojo, con ojos más desencajados… inyectados en sangre… mientras agarraba el nudo de su corbata en un intento, algo compulsivo, de deshacerlo.

- ¡Esto no puede ser! ¡Esto no puede ser! –decía Ernesto con la mirada clavada en las letras que cruzaban el monumento -. Perdone, señor. Esto… no sé cómo pedirle… debe de haber sido obra de algún gamberro… ¡malditos niñatos!

- ¿Obra de algún gamberro… el qué?

- ¡Cómo que el qué! ¡Las pintadas esas! –exclamó el profesor alzando su dedo hacia las negras palabras-. ¡Algún desgraciado ha escrito “asesinos” en el monumento! Es que… ¡ni una semana, eh! ¡Ni una semana han tardado en destrozar el monolito!

- ¿Destrozar? ¡Pero si yo creía que era así!

El extraño cambió la expresión de su faz casi al instante, pasando de la enajenación a una pose más comprensiva… casi bobalicona.

- ¿Cómo? ¿No me dijo antes que conocía las Brigadas Internacionales? Pillín, pillín… es usted un abuelo bromista, eh…

- Algo bromista sí que soy, pero no le engañé en lo referente a mi conocimiento acerca de los brigadistas.

- Entonces… ¿cómo iban a formar parte de la obra palabras como ésas? ¿No lo notó extraño? ¿No sabe usted que estos voluntarios acudieron raudos a España a luchar por la República? ¿Por nuestra Democracia y nuestra Libertad?

- Pues sí… sabía que habían venido a luchar en la Guerra Civil Española junto al bando Republicano, pero de eso que usted dice sobre la Democracia y la Libertad… perdone usted que le diga que no.

- Pues hombre… haber empezado por ahí. Como le encontré mirando el monumento, di por sentado que sabía qué representaba. Mire, le explico... los brigadistas fueron soldados voluntarios… bueno, no exactamente soldados... más bien fueron voluntarios que vinieron de todas partes del mundo a luchar contra Franco y el fascismo que se adueñaba de Europa y…

- Perdone, pero no tengo ganas de que me aleccione nadie, ¿entendido? Usted me habla de una gamberrada y yo miro el monumento y no veo nada extraño. ¿La palabra asesinos, dice? Pues creía que formaba parte del monumento, ¿por qué no? Así fue, como puedo asegurarle bien.

- Hombre… no se ofenda, pero no está usted bien informado. Los brigadistas, alrededor de 50.000 hombres, llegaron de más de medio centenar de países. Y vinieron a luchar por la Democracia y la legalidad republicana. ¿Usted cree que eran asesinos? ¿Qué Hemingway era un asesino? ¿Qué La Pasionaria era una asesina? ¡Cómo puede decir usted eso! ¡Pero si el reconocimiento a las Brigadas Internacionales es mundial! Todo el mundo conoce sus gestas y su lucha desinteresada por los más altos ideales que puede alcanzar el hombre. ¿No sabe usted que incluso el Parlamento español los homenajeó? ¿Otorgó la ciudadanía española a todo aquel brigadista que tuvo a bien en solicitarla? Toda clase de Presidentes han honrado la memoria de los brigadistas y su lucha por traer la libertad a España… pagando con su sangre y su vida…

- Mire. No voy a decirle por dónde me paso yo el Parlamento, los Presidentes y a todo aquel que honra la memoria de las Brigadas Internacionales. Pero lo que sí que voy a decirle es que dicho cuerpo, dicha Brigada, fue organizada por la Comintern y por el padrecito de todos los pueblos Stalin… y su lucha por la libertad ya le dije antes qué quería decir: purga, sacas a medianoche y Gulag. ¿Escuchó usted alguna vez a alguien hablar del Gulag? ¿Escuchó usted hablar alguna vez del comunista del PC francés Andre Marty, instructor de la base de las Brigadas Internacionales, conocido como “el carnicero de Albacete”? ¿Sabe a cuántos brigadistas purgó? Apuesto a que no.

- Eso no es verdad. Lo que usted dice es falso… está manipulado… las fuentes no son…

- ¿Las fuentes? –dijo Don Alfonso mientras se quitaba el sombrero -. Ve esto… aquí, justo sobre la oreja derecha… ¿ve?... ¿escucha?... toc, toc, toc… Una placa de acero. Y mi ojo... ¿ve? Recuerdos de alguno de los amigos de Stalin. Esas son mis fuentes. ¿Y las suyas? No. Usted no tiene nada. Tan sólo propaganda y más propaganda. Toneladas de panfletos que dicen aquello que ustedes quieren que se diga… pero no… la Historia es la que es… y su monumento, su obra conmemorativa, finó justo en el momento en el que la pintura negra se secó sobre el gris metal. Ahora sí. Ahora está perfecta.

Y dicho esto, colocado de nuevo el sombrero, Don Alfonso giró sobre sus talones y siguió su lento caminar, bajo la lluvia, en busca del autobús… en busca de su pequeña casa al pie de la bahía, junto a los suyos... trabajadores todos... licenciados, ninguno.

Aún.



20 comentarios:

Zorrete dijo...

Herep en los alrededores de este sitio se crían muy buenos espárragos salvajes, verdes y un poco amargos. En mi casa nos gustan mucho y aveces vamos por allí a cogerlos. Este año no, este año tardo mucho de llover, pero en primavera seguro que iremos. A lo mejor vuelve a salir el monolito en la prensa, ya me entiendes y no digo mas.
Saluditos.

Old Nick dijo...

Amigo Herep. Excelente, como Siempre.
El Asunto, es Que se Trata de "Darle la Vuelta a la Historia y de Paso a la Tortilla"...
Es Como Por Cuando a Alguien Que Ha Vivido y Padecido, la TRA(NS)ICIÓN,Se la Cuentan a Cinco Lustros de Distancia...
¡Con la Guerra Civil, es Mucho Más Fácil!¡Cada Año QUEDAN MENOS TESTIGOS Y SUFRIDORES DE ELLA!
Y lo Más REpugnante de Todo, es que Esos que "Ensalzan y HONRAN" A unos Milicianos Comunistas, que Vinieron a INSTALAR EL RÉGIMEN DEL "PADRECITO JOSÉ", por Esta Tierra Nuestra,SON DEL MISMO PELAJE QUE "AQUELLOS", AUNQUE PROCEDAN DE FAMILIAS"DE LOS VENCEDORES"...
Y Como Siempre, ¿Quién Perdió Más?
Pues la VÍCTIMA PROPICIATORIA DE SIEMPRE...
El Pobre PUEBLO, MEDIO IDIOTIZADO POR LA PROPAGANDA "INTERNACIONAL" Y EL POBRE PUEBLO "QUE SE DEFENDIÓ COMO GATOS PANZA ARRIBA".
La Misma HAMBRE Y PENALIDADES PASARON LUEGO "TODOS", GRACIAS A LAS "DEMOCRACIAS POPULARES" Y LAS "OTRAS", POR EJEMPLO INGLATERRA, RESONSABLE DE MUCHAS MUERTES POR HAMBRE EN ESPAÑA, POR SU INMUNDO E INHUMANO BLOQUEO MARÍTIMO DE MERCANCÍAS... PIRATERÍA PURA.
No Quiero Cansarte y por Eso Te Felicito y Aplaudo.
Un Cordial Abrazo
y
¡¡RIAU RIAU!!

Reinhard dijo...

Dedicar un monumento a estas Brigadas es un ejercicio más de esta peculiar memoria histérica; por cierto, ayer se cumplieron 75 años de la primera saca de presos de cárceles madrileñas, cuyos integrantes acabaron fusilados en Paracuellos: ¿han dicho algo las asociaciones de memoria histérica?

Candela dijo...

Estupendo relato para reflejar una verdad como un templo, organizado por el comitern, quizá algunos lucharon de buena fe. Pero no por la libertad, eso desde luego.

Estos desmemoriados deberían leer a Orwell y conocer su vida, él fué brigadista y su partido, el POUM exterminado como muchos de sus componentes, por los estalinistas.

Es una guerra que perdieron, que lo asuman y que nos dejen en paz ya de una vez con sus mentiras y sus delirios pseudodemocráticos.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Me parece absurdo ese tipo de monumentos. Aquí en Gijón también les han dedicado otro. Y han dedicado calles a Carrillo, a Dolores Ibarruri la 'pasionaria' y a toda la prole sociata. Me parecería muy bien, si no hubieran retirado, mejor dicho borrado, todo lo que se refería al régimen anterior. Sería tener en nuestro callejero y en nuestros parques y rincones un compendio de historia.
Al retirar todo lo que se refería a los del franquismo, debieran haberse abstenido de poner a Largo Caballero, a Pablo Iglesias y por supuesto a Carrillo y a la Pasionaria. Lo justo sería o todos, o ninguno

Un abrazo

Bucan dijo...

Pero si en la Puerta de Alcalá de Madrid colocaron los "republicanos" un retrato gigante de Stalin por si había dudas. Las Brigadas Internacionales fueron promovidas por la URSS a través de la Internacional Socialista.

Aquí hizo ensayos Stalin de expansión del comunismo hasta que en 1939 les dejó a los "republicanos" con la boca abierta con el pacto con Hitler para repartirse Europa.

Después, Hitler se revolvió contra Stalin en un error estratégico de abrir dos frentes, que le fue fatal, pero eso es otra historia.

Maribeluca dijo...

Ya en tiempos de Paquito campaba el rojerío a sus anchas por esos antaño templos de la erudición y el saber devenidos en reservorio de detritus y agentes patógenos.

Y de ruina, que se caen a cachos las instalaciones y en vez de hacer arreglos se gastan las perras en estas basuras sectarias, primero el rector Berzotas y ahora el hijo del genocida Horroris Causa.

Saludos majo

Herep dijo...

Algún mono que pasaría por ahí, ¿no, Zorrete?
Una buena tortilla de espárragos de la abuela bien merece una incursión nocturna a esos "parajes".

Un abrazo, bloguero.

Herep dijo...

Es clara metáfora de 1984, viejo Old... reescriben la Historia a placer. Lo que ayer era negro, hoy es blanco (gasolinera).
Es curioso que España sea uno de los países a los que más personas dedican sus estudios históricos... y todos en base a la Leyenda Negra, que no para de crecer y crecer...
Lo más curioso, pero, es que los españoles son los que menos hacen por esclarecer la verdad entre tanta podredumbre.

Un saludo, y sigamos, que hay mucho camino por recorrer.

¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Lo sabía, Reinhard. Lo leí por ahí.
Más de uno se estará relamiendo los deformados labios recordando aquella noche.

Un saludo.

Herep dijo...

Luego dicen que Estados Unidos es el país de las oportunidades...
¡España! ¡España sí que es el país de las oportunidades!
Con cada día que empieza, uno puede decidir si es falangista, comunista, franquista, socialista, centrista...
Y si no me cree la parroquia, que investigue un poco en el pasado de los autoproclamados "demócratas"... que investigue...

De chaqueta nueva a camisa vieja...

Un saludo, Candela.

Herep dijo...

José Luís...

Estoy contigo. O todos, o ninguno.
Aunque yo prefiero a todos. La Historia y sus personajes, para bien o para mal, deben ser recordados y juzgados en su justa medida.
El otro Juicio corresponde a otras instancias.

Pero aquí, lo que se ve a la legua, es la pretensión de una de las partes... quitar todo lo que no sea de su agrado y mantener todo aquello que ensalce su Memoria.

Una pena. La Historia, si no se conoce, vuelve a tropezarse con uno en el momento menos pensado.

Un abrazo.

Herep dijo...

Sí, Bucan... en plena Puerta de Alcalá... mírala, mírala, mírala... que diría, posiblemente, una de las que, si la edad lo permitiera, habría estado ayudando a colgar la sábana.

Porque la edad no lo permite, ¿no?

Un saludo, Bucan.

Herep dijo...

Bueno, el tema de las Universidades en este país es de escándalo... reflejo de todo el Sistema del 78.
Se cae a pedazos mientras los mangutas de las poltronas se reparten los mendrugos.

Supongo que sabrás que ninguna Universidad española está entre las 100 mejores del mundo, ¿no? ¿O era entre las 200 primeras?

No lo recuerdo bien.
Pero tanto da. Miseria universitaria.

Un abrazo.

Natalia Pastor dijo...

Como dice con tino Reinhard, "dedicar un monumento a estas Brigadas es un ejercicio más de esta peculiar memoria histérica".

Es así.

Siguen instalados en el guerracivilismo y el revanchismo sin asaumir que la guerra acabó hacea setenta largos años, que pasamos página y que la izquierda debe regenerarse, hacer una catársis profunda y abandonar la bilis y el odio, para convertirse en una socialdemocracia al uso, tipo laborismo inglés.

Epiro dijo...

"Enterrar a los muertos"
Escrito por Ignacio Martínez de Pisón.

"Homenaje a Cataluña"
G.Orwell.

No son dos escritores sospechosos de ser de derechas ni mucho menos, leyendo cualquiera de estos dos libros (hay muchos más) uno puede darse cuenta de las garras afiladas y los colmillos siniestros que tenían las brigadas.

Por cierto, metafóricamente hablando, la genuflexión servil y patética que le hicieron a Stalin los políticos de la República es de lo más cobarde y arrastrado que se puede ver en nuestra historia.

C S Peinado dijo...

La politización encubierta de la Universidad es una cosa, pero ésta cosa, éste monolito, ese homenaje de manos de un familiar del asesino de Paracuellos da buena cuenta de cómo la dictadura del proletariado avanza y avanza sin dejar atrás la Guerra Civil.

¿Cómo se puede vivir con tanto odio, de la propaganda, de la manipulación?¿Cómo sin haberlo vivido, sin haber visto lo que pasó, sólo a base de textos tendenciosos, sesgados y no documentados se puede elevar a la categoría de héroes a unos carniceros?

Ambos bandos tuvieron sus cosas buenas y sus cosas malas pero ensalzar o demonizar continuamente unos hechos de hace ochenta años dicen mucho del petetismo de un país.

Un saludazo

Herep dijo...

Natalia,

A ver si el 20N hunde tanto al PSOE que los militantes tengan que hacer una refundación a fondo, reconstruyendo un partido al uso socialdemócrata europeo.
Los nuestros, en cambio, están anclados en Pablo Iglesias, al que siguen venerando... y, como bien sabes, "dime con quien vas...".

Si el 20N el Socialismo desapareciera sin más... eso ya sería un milagro.

Un abrazo.

Herep dijo...

Epiro,

Lo hacían en nombre de la Democracia, hombre. Por eso se postraron ante Stalin, el que venció al Totalitarismo NazionalSocialista...

Es muy difícil ir contra las ruedas del molino... y, como bien dices, con tanta y tan buena bibliografía como hay, quien vive en el engaño es porque se quiere engañar.

Un saludo, kamarada.

Herep dijo...

La Historia, CS, es la que es. Tú lo sabes bien, y contra eso poco puede hacerse.

Pero me da a mi que el monolito en cuestión tiene cierto tufillo revanchista que tira de espaldas... no sé, no sé...

Un abrazo, figura.