Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

28 sept. 2011

Testamento


Querida, Carmen…

Perdona la tardanza de estas letras.

Desde que puse el pie en el campamento, parece que fuera el protagonista de una película de enredo. Un caos, Carmen. No sé… No lo imaginé así. Es tan diferente a lo que contaban en televisión…

Han pasado dos meses desde que vi cómo te alejabas… atrás, de pie sobre el andén, con tu sedoso vestido blanco… al viento… y vino a mi cabeza aquella tarde en la que lo estrenaste… y aquella pamela que voló desde lo alto del castillo de Peñíscola mecida por el sonido de tus risas...

Fue un buen día, Carmen. Cuando me invade la pena, pienso en la levedad de aquel vuelo y la armonía de tus pasos. Es sólo un segundo, pero me ayuda a soliviantar la soledad que dejaste durante unos instantes.

No recuerdo bien qué te contaba en mi anterior carta. Supongo que tonterías… nada claro. Si ahora la situación es caótica, a mi llegada a la Base todo parecía sumido en el caos. Estoy en la 2ª Compañía de la VI División Aerotransportada. Ya sabes… saltos a medianoche, soledad en la retaguardia enemiga, pastillas de cianuro para “situaciones de emergencia”… Ojeamos juntos el folletín, Carmen. Recuerdo tus ojos de preocupación y tus lágrimas. Las recuerdo y mi corazón se detiene inerte.

Lo siento, amor. No quería hacerte daño.

Voluntario, cariño. Me fui voluntario… y me duele el alma cada vez que cierro los párpados y te veo encerrada en el baño, llorando, mientras deshaces el recogido de tu negro pelo. Tu pelo… a veces, durante las frías noches del Norte, el aire parece traer tu fragancia junto a mi vera, como si te encontraras tras la lona de mi tienda. Alguna vez salí corriendo ensimismado, esperando hallarte de pie, con tu inmortal sonrisa y una mirada de perdón en los ojos.

Sabes que si ahora estuviera en nuestra casa, junto a la chimenea, arrodillado ante el transistor, escuchando las horrendas noticias… no, Carmen… ése no sería yo. Una sombra… una marioneta silenciosa… una forma deformada… sin vida…

Yo no podía quedarme de brazos cruzados, mi amor… contemplando cómo nuestros proyectos se difuminaban entre la barbarie, el olvido y la desidia. No podía.

Seguro que todos estaréis bien… intranquilos, quizás, pero bien.

Dile a Tío Fran que no estaba equivocado… que esto es un descenso al peor de los Infiernos. Dile que entiendo que crea en cosas más importantes… que priorice eso que él llama lo suyo… que hace bien. Pero dile, también, que aquí hay muchos como él… que piensan en lo suyo, en esas “prioridades” que tanto se guardaba de enumerar… pero aquí las defendemos en primera línea.

Que recuerde que, si fracasamos, será él quien deberá desentumecerse los músculos… y será demasiado tarde. Rezo para que no sea demasiado tarde ahora.

Carmen, hay cosas por las que vale la pena luchar. Y éstas, más.

¿Recuerdas a Irene y su manera de quitarle importancia a las cosas? Supongo que ahora estará más preocupada que las navidades pasadas. Todo eso que decía y pensaba… ¿todavía lo dice? ¿Lo piensa? ¿Se encoleriza cada vez que habla de “provocaciones”? Supongo que no… aquello se lo llevó el viento. Dile que espero que el vendaval amaine y podamos reírnos juntos, en el chiringuito de Chema, como durante aquellos veranos… si, por el contrario, arrecian las nubes… bueno… que sea fuerte y aleje el miedo.

Tú también, Carmen.

No llegan muchas noticias de retaguardia y las pocas que circulan son bastante confusas y poco creíbles… Me niego a creerlas. Algunos compañeros dicen que varios oficiales revisan tanto las cartas que recibimos como las que enviamos… no sé si será verdad o no, pero las cartas llegan todas abiertas… las pocas que llegan, claro… cada vez menos, mi amor…

Ruego a Dios que esté todo bien… que no se haya hundido más de lo que atisbé a ver antes de partir al frente. ¿Tenéis pan del día? ¿Agua caliente? ¡Qué lujo incluso pensar en agua caliente aquí, entre el fango y la mugre! ¡Si vieras mis manos, Carmen! Su finura de pianista es tan sólo un recuerdo… se esfumó… no está… cambié la crema por la grasa y la duricia.

He cambiado demasiadas cosas desde que llegué aquí, Carmen.

Cuando vuelva a casa todo será como antes de tropezar con los negros nubarrones.

Hasta ese día, me mantendré firme. Espero que tú… que la familia… espero que siga valiendo la pena haber dado este paso… que también permanezcáis firmes.

Espero que no me dejes, en la distancia, todavía más sólo.

Un beso.


Sargento Grandes.
E12M.Bu 030513

16 comentarios:

Candela dijo...

¿Cuantas cármenes habrán leido cartas así?

Que pena que eso no venda, como no vende la realidad de lo que es un frente de guerra aunque muchos conocemos detalles de primera mano. Y lo peor no es la soledad, creo que es peor la indiferencia.

tomae dijo...

Herep,

Preciosas letras para Carmen, siento de veras que solo sea una mera legataria de esa carta. Por lo que intuyo, no podrá disfrutar del usofructo.

DEP Sargento Grandes.

Un Saludo!

Zorrete dijo...

Sargento Grandes, mándame tu paradero para que este cabo artillero te pueda mandar unas letras, mucho animo y reconocimiento por vuestra labor en primera linea. Un saludazo desde la reserva, de este cabo que te admira y respeta. Venga Herep.

Herep dijo...

Supongo que muchas, Candela.
Y muchos habrán ido al frente mientras los traicionaban por la espalda.
La indiferencia, como bien dices, es lo peor. Mina la moral y los principios de la tropa.

Pero para eso son necesarios los buenos oficiales.

Un abrazo, Capitana.

Old Nick dijo...

Amigo Herep. Conmovedora y REal Carta.
Si POr Mí Fuera se la Mandaría a la "Otra Carmen" la Maldita Cuotorra, Que los Manda en "Misiones PAZ-GÜATAS" A MORIR EN TIERRAS EXTRAÑAS Y POR INTERESES AÚN MÁS EXTRAÑOS...¡A Ver si se POnía Roja de Vergüenza, Aunque lo Dudo...
Es Una Verdadera Putada. Van Sin Equipo Adecuado y ESTÁN VENDIDOS, POrque "El Dinero está Para Ser Repartido Alegremente, Entre Socios OENEGEROS DE POR Ahí FUERA..."
No Para Soldados ni POlicias o Guardias Civiles, Que Tampoco Tienen Dotación de Chalecos AntiBalas, Pero Sí NUEVOS UNIFORMES FABRICADOS EN CHINA, "CON COMISIÓN", POR SUPUESTO...
¡Asco de Gentuza!
Un Cordial Saludo
y
¡¡RIAU RIAU!!

Herep dijo...

Nunca se sabe qué traerán los vientos, tomae... hay que tener fe.
A lo mejor tomae, Carmen volverá a reencontrarse con su soldado y todo habrá tenido un sentido.

¡Abrazos, romano!

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

La cruda realidad, en un par de folios. Palabras hermosas, por sentidas.
Un cordial abrazo, Herep.

Herep dijo...

Zorrete, el frente no está en lejanas montañas ni en desiertos de Arabia... El frente nos rodea a todas horas y en todos lugares.
Y los artilleros, como todos sabemos, son los principales.
La Artillería conquista, la Infantería ocupa.

Un abrazo.

Herep dijo...

Bueno, Old... las Fuerzas y Cuerpos... esos supongo que cobrarán un plus de peligrosidad... ¡doble, además! ¡Uno por los malos, otro por los "buenos"!
Pero, como bien dices, ni plus ni chalecos...
Tan sólo infamia y degradación.

Por eso la carta, Old.
Algunas veces se necesita saber que hay algo detrás por lo que se ha dado el paso adelante.

Un brindis y... ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Tío Chinto,

La Realidad es cruel. Lo demás, cuentos chinos para niños del Japón.
Me alegra que encuentres tiempo en tu artística vida para poder pasar por esta, tu casa.

Un abrazo, maestro.

Natalia Pastor dijo...

Decía Patton que la más de las veces "no sabía si el verdadero enemigo estaba en el frente o en la retaguardia".

La soledad te deja ante la evidencia del porqué de las cosas, si es justo o no, si estás luchando por algo más que códigos de honor,lealtad o tu propia existencia.
Me da Herep, que el frente está en cada esquina que cruzamos, en cada calle que atravesamos sin reparar que el enemigo respira a nuestro lado.

Herep dijo...

Sí, Natalia...

Cosa parecida a lo que dijo Aznar en la Comisión del 11M... los enemigos no están tan lejos como nos quieren hacer creer.
con algunos nos cruzamos por la calle, al ir a comprar... o los vemos en televisión con enormes sonrisas y portes tranquilizadores...
Esos. Esos son los enemigos a nuestras espaldas.

Un abrazo.

Maribeluca dijo...

Lo comprendo mejor de lo que crees...

Un abrazo

Herep dijo...

Maribeluca...

Estoy seguro de que sí... de todas formas, no me gustaría que te entristecieras...

Un abrazo para vos, doncella.

Ocón dijo...

Jod.. con la cartita, Herep. Me has puesto la piel de pollo 'al ast' y se me queda el cu.. apretaico


Un abrazo, en la esperanza de que nunca más... etc

Herep dijo...

Ocón,

Un cigarro reflexivo, si fumas... o una cerveza sentado en la terraza y se te pasa el escalofrío.

Me alegra que sigas con esperanzas.

Un abrazo.