Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

25 sept. 2011

La derrota del Monstruo*


Con la llegada del frescor otoñal, al igual que empiezan a hacer las caducas hojas de los árboles, las antaño joyas de la corona, las nunca suficientemente veneradas ministras de cuota, caen.

A plomo.

Las Leire, Salgado, Chacón… la marmolina Sinde… todas van a abrazarse con la podrida hojarasca que espera en el fango… llámense Aido, Maleni, Trujillo, Calvo… a la espera de ser mecidas por el Dios Viento… amo de la Tierra y el Firmamento.

Nunca antes la mujer fue más florero.

En Italia, hace 82 años, nacía una mujer de hoja perenne.

En un pueblecito italiano en plena época fascista de Mussolini, vivió a la carrera bajo el sustento de unos padres clandestinos, hermanados con la Resistencia. Fue ahí, quizás, donde el carácter de nuestra Comandante se formó, a tan temprana edad… y es que los niños no lo eran eternamente hace unas décadas... y los recuerdos no eran siempre de esos que se guardan en los archivos de los buenos momentos. Tiempos duros. Situaciones traumáticas.

Recuerda en uno de sus libros, porque la Comandante es escritora… y periodista… y tantas cosas más… un episodio acaecido en su Italia natal, a la sombra de un furgón de prisioneros alemanes vilmente apaleados por una pequeña muchedumbre y a los que su madre, mujer de carácter como solo pueden serlo aquellas que corren de noche entre las líneas enemigas, abroncó entre maldiciones. ¡No se toca a un hombre encadenado, cobardes!… Profundas convicciones paternales… amor sincero por la libertad… por Italia. Su Italia. Eso aprendió nuestra Oficial.

Eso aprendió Oriana Fallaci.

Oriana murió hace tres años y pocos días, el 15 de Septiembre de 2011.

Atrás dejó una vida plagada de aventuras, peligros y responsabilidades. Quizás demasiadas para cualquier persona común… personas de esas que los domingos amanecen para comprar el pan y el periódico, enfermos de ensoñación rutinaria… pero Oriana no era una persona común.

Ella era un grito. Un lamentable alarido… que se pierde, silencioso, en el valle.

Abandonó sus estudios de Medicina en la Universidad de Florencia para dedicar su vital y enérgico carácter a la profesión Periodística, con mayúsculas. Hoy en día, también con Oriana en vida, su salud se hubiera resentido a causa de la colitis aguda provocada por los informativos europeos al uso… pero ella no practicó genuflexión alguna y eso, ley de vida, le acarreó numerosos enemigos. Dentro y fuera de la profesión.

Por su afilada pluma o a través de sus magnetófonos sin pinchazos, desfilaron multitud de personajes de importancia en aquellos o estos acontecimientos eternos, a lo largo de muchos años de profesión… Kissinger, Olda Maier, Arafat, el Sha de Persia y su posterior Jomeini… Gadaffi, Gandhi, Fellini… todos ellos incomodados… interrogados a base de agudas preguntas en forma de aguja.

Pero Oriana tenía reservado un destino… un plan… un camino marcado por aquella divinidad en la que ella decía no confía. El 11 de Septiembre de 2001, cuando se apagó el bramido de las Torres, rugió el grito… resonó, por vez primera, el lamento de Oriana.

Un lamento que, no por insonoro, había pasado desapercibido. Una alarma ante la sempiterna lucha entre el Bien y el Mal… entre la Vida y la Muerte.

Pues la Vida, nuestra Cultura Occidental, aquello de lo que somos hijos, presentes y soldados, estaba siendo amenazado… lo había estado siempre, en las largas noches de nuestra Historia y ahora, al amparo del Mal, resurgía de sus cenizas.

Ese mal es conocido como Eurabia.

Eurabia, que no Europa. Eurabia, que sí Islámica.

El Mal, en su forma máxima. La derrota de Occidente, su muerte intelectual… el hurto de su Libre Albedrío cristiano. El robo de Europa y su libertad. La claudicación ante el Islamismo radical… ante la fe de la Madrasa y los cinco rezos diarios… ante la Teocracia del turbante y el burka… la piedra para la adultera y la grúa para el sodomita. La Europa que expulsó a Sócrates y a Séneca… a Santo Tomás y los Reyes Católicos. La que sucumbió ante la Cruzada del s. XXI.

¡Despertados!, grito… pero el pueblo permanece durmiente, a la espera del príncipe azul que rompa el encantamiento, el hechizo acaecido como una maldición de los dioses. ¡Despertaos!, bramó… pues ella había visto la cara del Mal, lo conocía, lo transmitía en aquel hueco quejido.

En sus libros plasmó aquella cara, la terrible faz de Belcebú.

Y nos dijo que no es la fe musulmana la protagonista de ese Mal… sino que éste está dentro de la misma Europa… en sus calles, en sus plazas… tomando un pincho en cualquier taberna de San Sebastián o en algún café céntrico de Paris… en Italia, junto al Vaticano o en los suburbios de Berlín. El Mal pace en Europa. Mora en su derrotismo cotidiano, en su espera de la redención Humana, en su Fe en el Hombre.

Oriana contempló horrorizada la quinta columna islamista que pastorea en Europa, con sus organizaciones pro-palestinas, sus Flotillas de la Libertad, sus ataques a las embajadas y sinagogas… la remodelación de Iglesias como Mezquitas… y todo al amparo de las pobres gentes europeas, meros peleles de la logia anticristiana… antieuropea... mortal.

Una Europa ensimismada en su gloria, esquiva de su legado e Historia. Negacionista. Una Europa multicultural en la que toda Civilización tiene cabida, a excepción de la propia. Una Europa antiamericana… antioccidental… inquisidora con las imperfecciones propias y zalamera con las barbaries del prójimo.

Oriana nos gritó, soldados… ¡Despertaos!... despertad ante aquellos que niegan nuestro destino y pretenden sustituirlo por verdes billetes de tan sólo papel… por barriles de negro líquido… por sumisión y odio… por ideas trasnochadas en ginebra barata y por la construcción de “otro Mundo es posible”… donde los siglos y el día de ayer no se recuerden hoy.

La comandante, soldados, rugió un día. Rugió contra la cobardía de Occidente, doblegado por sus rodillas. Gritó aquello que todos saben pero ninguno quiere voltearse para ver. La Invasión islamizadora de Europa. La conocía bien. De primera mano. Había sido testigo del plan en la multitud de entrevistas entabladas con los líderes musulmanes que pasaron ante sus apuntes. La vio en los ojos del barbudo de Afganistán, del profeta iraní… del asesino multimillonario de Arafat… y gritó sus nombres y sus planes… a los cuatro vientos…

… y recibió las mil maldiciones destinadas a los valientes en esta Europa construida a sangre y fuego… salvada mil veces de la Decadencia y el Olvido estando siempre tan poco dispuesta a la lucha y a la Supervivencia. ¿Qué estaremos haciendo mal?, te preguntabas entre muchas de tus letras. ¿Qué pasó por tu mente mientras tus compatriotas rompían los cristales de los McDonald’s de Roma al grito de “Diez, cien, mil Nasiriyas”… o cuando la Izquierda colaboracionista italiana jaleaba la decapitación, televisada y comercializada en turísticos zocos, utilizando un cuchillo de matanza halal, de Nick Berg, por la pobrecita y bien intencionada “resistencia iraquí”?

Lo sabemos, Oriana. Lo dejaste escrito.

He llorado como también lloré cuando asesinaron a Fabrizio Quattrocchi, que murió diciendo; “Ahora vas a ver cómo muere un italiano”. Lloré también cuando nuestras medrosas autoridades le negaron los funerales de Estado e incluso la cámara ardiente que en el Campidoglio conceden (incluso) a los actores cómicos italianos*.

Oriana no murió en un trayecto suicida en autobús, ni su cuello fue rebanado por un cuchillo de malformados dientes. No voló por los aires mientras tomaba un mojito en alguna playa de indonesia ni la apedrearon en algún próximo, mediano o lejano oriente. Oriana claudicó ante un cáncer… una enfermedad divina como todo lo humano… lo único que no podía entender ni controlar.

El grito que bramaste en el precipicio, Oriana, ante el escarpado risco, no se pierde… en El Ejército de los 12 Monos, a cada instante, resuena en nuestras mientes con la fuerza de su poderoso eco.

Rabia y Orgullo, Oriana.


Rabia y Orgullo.


-------------
* Apocalipsis, Oriana Fallaci (2005)
* Oriana Fallaci se entrevista a si misma.El Apocalipsis, Oriana Fallaci (2004)

24 comentarios:

Zorrete dijo...

Magnifica y emotiva entrada Herep, muy merecida para nuestra querida Oriana, que sabia como dices de primera mano con quien nos la estamos jugando. Como es sabido, casa con dos puertas difícil es de guardar y la nuestra Europea tiene mas puertas que una ciudad medieval. Saluditos.

Old Nick dijo...

¡Vive el Cielo, Que me Sorprendéis, Amigo Herep!
Si Hubo Una Mujer, de los Pies a la Cabeza, Que DECÍA LAS COSAS CLARAS Y LLASMABA A LA GENTUZA POR SUS NOMBRES Y APELLIDOS, ESA Era Oriana Fallacci.
Hasta Sus Dos Últimos Libros, Que considero Como Un Testamento "Al Mundo" y Un AVISO DE LO QUE SE NOS VIENE ENCIMA PROPICIADO Y ORGANIZADO DESDE LA ONU Y DEMÁS LOGIAS MASÓNICAS INTERNACIONALES.

Brindo POr la Verdad y por la Justicia.
Primeras Víctimas de Toda Guerra.
Porque ESTAMOS EN GUERRA y los Idiotas que nos Rodean, AÚN NO LO SABEN, NI LES IMPORTA...
Cuando Empiecen a Despertar Será uando Vengan A Degollarles "Sus Muticultos Vecinos", al Grito de ¡¡Allahû-Akbar!!
Pero Para Entonces, A lo Mejor Ya Es Tarde Para Reaccionar e Incluso las "Tropas del ESTADO TRAIDOR" POdrían Disparar Contra los Que Intentaran Defenderse...
Hay Un Libro Muy Interesante de un Autor Francés,-Silenciado Como Todos los "Xenófobos, Racistas, Nazis y Antisemitas" (Oriana También DEBIÓ SERLO, POR LO QUE ESCRIBÍA Y CÓMO), Titulado:
EL CAMPAMENTO DE LOS SANTOS, Cuya Lectura te REcomiendo, POrque Más Claro Sólo el Agua...

Un Cordial Saludo.
Un Brindis Por LA EUROPA BLANCA, CRISTIANA Y FUERTE
y
Por Oriana Fasllacci
y
¡¡RIAU RIAU!!

CARLOSCC dijo...

Comparar a Oriana con cualquiera de las ministrillas del desgobierno socialista es como comparar a Albert Einstein con Zapatero.
Como siempre magnifica entrada.
Saludos.

Herep dijo...

Era una de esas entradas que tenía en mente hacer desde el primer día... como las que hice de otros Comandantes... y las que haré de otros más...
Soy de los que cree, Zorrete, que Europa tiene tanta Historia que borrarla de un plumazo con la intención de formar un proyecto común es una soplapollez enorme.
Y, claro... de tanto relativizar, al final no sabe uno ni dónde se encuentra.

Un saludo para vos también.

Herep dijo...

Old,

Gracias por la referencia. Me apunto el título del libro y lo leeré con sumo interes, te lo aseguro... pues volvió su lírica a despertar mi curiosidad por las juegas secretas de los mandiles.

En cuanto a Oriana, como con tantas otras cosas, cuando se tomen en serio sus palabras será demasiado tarde para evitar el baño de sangre.
Si no lo es ya.

Pero bueno, unos pocos estaremos preparados y no nos pillará la función por sorpresa.

Un abrazo y... Riau, Riau.

Herep dijo...

Sí, Carlos... la comparación tiene delito. Pero es el mejor ejemplo de la farsa de aquellos que pretenden ayudar a las mujeres en su realización...
... a las mujeres de sus compadres, claro.... amigas, amantes, familiares... favores por votos... o, simplemente, por besos.

Si fuera mujer, me daría vergüenza que me representase alguien como la Pajín.

En fin...

Bucan dijo...

Oriana Falaci tenía claro de que iba la cosa y advirtió claramente con el peligro de Eurabia. Aparte de que muchos pretenden hacer caer sobre los europeos y occidentales en general todas las culpas de lo malo que pasa en el mundo.

El Islam no debería permitirse en Occidente porque es antidemocrático. Si alguien predicase eso a título particular, sin escudarse en la religión ni atemorizar con terrorismo, estaría en la cárcel o en un manicomio.

Maribeluca dijo...

Muy bueno y merecido, amigo Herep, no sabes cómo la admiro.

Igualica igualica que las culas de cuota...

Saluditos.

Herep dijo...

Hipocresía, Bucan, hipocresía...

Los europeos se rasgan las vestiduras, como sucedío con la JMJ, con la cantinela de la separación Iglesia-Estado pero los regímenes Teocráticos del Mediterráneo para allá no existen para ellos...
En el fondo es su ejemplo a seguir... Un Estado todopoderoso (para nada ateo pues la ideología puede llegar a ser religión) que controle, dicte, juzgue y amamante.

No hay mucha diferencia entre los unos y los otros.

Un saludo.

Herep dijo...

Si, Maribeluca.

Una gran mujer. Dentro de mis humildes posibilidades, le debía unas letras.

Oriana, como bien dices, agarraría a cualquiera de los que redactaron la Ley de Igualdad (Paridad... qué nombre... ni pintado) y se la haría comer enterita... sin agua que lubrique la pasta.

Un abrazo.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Oriana Fallaci era de otra pasta muy distintas a nuestras ministras florero. Llegó donde llegó porque valía y las Leires, las Aido y toda la tropa que elevó Zapatero a los altares, llegaron donde llegaron, no por su valía. Llegaron como mera cuota de relleno. Una tontería más de las habituales de Zapatero.
Y las feministas alabaron ese gesto del presidente, de establecer una cuota de mujeres para equiparar en número a los hombres. O sea que fue muy flaco el favor que les hizo.
Claro que los hombre de Zapatero, tampoco han descollado por su inteligencia y su valía. Hay también demasiadas nulidades entre los hombres.
Saludos cordiales

C S Peinado dijo...

Poco nos queda sin duda amigo Herep. Tanto perroflauta propalestino analfaburro y estúpido, hijo de papá y del vicio del todo lo quiero, todo lo tengo. Ojalá que esos que tanto remueven el excremento lo prueben con creces y en primer lugar. Que los demás sin saborearlo ya sabemos lo que es y para lo que es.

Zorrete dijo...

EL CAMPAMENTO DE LOS SANTOS, editado hace 40 años 1973 Escritor Jean Raspail, reeditado por Ojeda precio 22 €. Saluditos.

Herep dijo...

Buenas, José Luís...

En este país las feministas fueron siempre simples marionetas de los intereses de los totalitarios...
ZetaP, el presidente que se declaraba amante de las mujeres, como si los demás no lo fueran.
ZP, el feminista con una legión de floreros a sus espaldas.

Y todas las féminas contentas con este presidente, el de la embarazada como Ministra de Defensa... que tanto ha trabajado por ellas... aunque aún sigan a millones en el paro o apalizadas, como antes del Iluminado.

De cuota, José Luís... de cuota.

Un saludo y encantado de que pases por esta tu casa.

Herep dijo...

¡Pero queda tan bien el palestino anudado al cuello, SC!
Es tan cool... tan a la moda...
Lo demás son todo tonterías de los reaccionarios y la caverna.

El peor mal que describía Oriana era ese... la desidia y el abandono.
De ahí su "Despertaos"... y así seguimos, intentándonos quitar las lagañas.

Un abrazo.

Herep dijo...

Ok, Zorrete.

Ya lo he estado buscando... y parece muuuyy interesante.

Merci.

Natalia Pastor dijo...

Oriana ya nos avisó de todo lo que está aconteciendo: de la consolidación de Eurabia y la muerte,lenta pero inexorable, de lo que un dia fue la vieja Europa.

Nos avisó de que la izquierda abjuraría y renunciaria a la defensa de la civilización occidental, de sus raices cristinas, de sus valores democráticos, y así ha sido.

Nos avisó de que la cobardía de los gobernnates y dirigentes europeos y mundiales nos pondría de rodillas frente al islamismo radical y así ha sido.

Nos dejó el legado de su obra y su palabra, avisándonos de esa "quinta columna" que son los inmigrantes de segunda generación,es tener el enemigo en casa, a la vuelta de la esquina.

lostiposdurosnobailan dijo...

Si es que hay tías con dos cojones…

A esta en particular no la hizo falta ningún padrino que la aupara al poder o al éxito para tener contentas a unas bases y creernos la vanguardia de europa.

¿Somos los únicos que nos damos cuenta de que el sistema de cuotas asume que la mujer es una incapaz y que necesita la ayuda de, oh casualidades de la vida, un hombre que la da una palmadita en la espalda mientras con una sonrisita condescendiente le dice:” hala hija, sal guapa en el vouge y ponte a hacer decretos infames”?

Obviamente, cuando una tia se rebela de verdad, no con cuatro chorradas dichas en el telediario y un proyecto de ley que parece salido de alguna alucinación de Hitler, hay que hundirla. Y esta tia se mantuvo a flote, escupiendo a la cara a dictadores y demás gentuza que la despreciaban por ser lo que es y no quedarse en casa callada.

El video de Fabrizio Quattrocchi… “VI faccio vedere come muore un italiano"
Dignidad y cojones. Siempre hay diez justos en Sodoma.

Gran entrada, Herep.

Herep dijo...

Nos avisó de muchas cosas, Natalia, y la gente paró poco la oreja ante sus advertencias.
Quizás pronto nos encontraremos al enemigo en el salón de nuestras casas y entonces nos preguntaremos qué pasó y por qué nadie dio la voz de alarma.

De igual forma que ha pasado con la Crisis... aunque una cosa es perder dinero y otra, la vida.

Un saludo.

Herep dijo...

Isis,
Nunca he visto un vídeo de los matarifes con turbante esos... tan sólo lo que echaron un día en la TV y poco más... paso.

Es pura y dura propaganda de matarife... que es vendida en los mercadillos como si fuera el último cassette de Camela.

Aunque todos son iguales... traidores a la espalda.

Un saludo, maestro. Me alegra que te guste la entrada.

Komisario Parrokias dijo...

Me obligas de nuevo a quitarme la bonia, kamarada.

Herep dijo...

Komisario,

Viniendo de un miembro de la Nomenklatura como Usted, es un gran honor.

Saludos, kamarada.

C S Peinado dijo...

Bueno Herep y que no falte tu dialéctica tanto con éste cómo con otros temas.

Herep dijo...

Gracias, CS...

Intentaré no perder la imaginación.
Pronto será lo único que no tributará impuestos.

Un abrazo.