Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

12 sept. 2011

Nadie. Sólo ratas.


- ¿President? ¿President, me escucha? ¿Qué le pasa en las manos? –preguntó el Secretari clavando su mirada en aquellos apéndices sudorosos… temblorosos igual que las últimas hojas de un árbol encarando el temido invierno-. President, por favor…

Pero el President no estaba para nadie. Deambulaba alrededor de la mesita de café del despacho, nervioso, absorbido en sus pensamientos de grandeza, gloria e inmortalidad. En su rostro se vislumbraban unas sutiles ojeras. La noche había sido larga y no propensa al sueño.

- President

- ¿Qué pasa, Cardona, cony? Pareces una mosca cojonera, tanto PresidentPresidentPresident… -exclamó visiblemente enfurecido. El hombre era presa de una excitación extrema y sus reacciones, antes siempre pausadas y controladas, se habían tornado más violentas e improvisadas. Algo irreconocible. Parecía haber perdido el control de la situación-. Todo tiene que salir a la perfección, Secretari… y por ahora vamos cumpliendo los puntos uno tras otro.

- ¿Uno tras otro? Pero…

- ¡Ni peros ni nada, hombre ya! ¿Está todo preparado, supongo? A ver si va a estar usted por aquí molestando como un picor y resultará que aún hay cabos sin atar. A ver, ¿y el Excelentísim? ¿Ha llegado ya?

- President… perdone pero no es la primera vez que le recuerdo lo agrio del carácter del Excelentísim a primera hora de la mañana… sin desayunar su pan con tomate y sus anchoas de l'Escala

- ¡Desayunar! –exclamó el President mientras miraba el Rolex que colgaba de su muñeca, regalo del hijo del Excelentísim… falso, por supuesto, pero brillaba y emitía destellos que surcaban las paredes-. ¡Cómo va estar desayunando a esta hora! ¡Las 10:30h! Pero… pero…

- President… creo que no va a venir…

-¡Cómo! ¡Quién! ¿Dónde?

El grito del President resonó por toda la habitación… por todo el despacho… por todo el Palau. Tan sólo un tercio de la plantilla había acudido a trabajar aquella mañana y, tras escuchar los gritos y maldiciones del jefe, un escalofrío les recorrió el espinazo… y, la mayoría de ellos, vencedores en la matutina lucha contra el miedo, sucumbieron ahora ante la segunda intentona de éste. Despavoridos, corrieron hacia las salidas de emergencias… incluso saltaban los más ágiles por las ventanas.

De repente se abrió la puerta del despacho. Resoplando y con grandes ronchas de sudor en la camisa, bajo las axilas, apareció el Conseller d’Interior, fumando como un carretero.

- ¡President! –exclamó mientras machacaba la colilla en un plato de cerámica que una tribu amazónica había regalado al hijo pródigo-. ¡President! ¡La cosa está mal!... Muy mal…

- Pero… ¿y los Mossos? ¿Y el caporal?

- Kaput, President… Los Mossos han desertado. Tan sólo hay un pequeño escamot abajo, al Pati del Tarongers… cuatro… todos hijos del Conseller de turno… más que fuerzas de choque, están aquí como hijos asustadizos… ¿El caporal, President? ¡El muy bribón debe estar ya en la frontera! –dijo el Conseller d’Interior con la cara desencajada mientras encendía otro cigarrillo rubio -. ¿Quiere un pitillo, President?

- ¡No puede ser! ¡Els Mossos! –gritó el President fuera de sus cabales, al tiempo que más funcionarios abandonaban, ante tales gritos, el edificio. Estiraba del nudo de la corbata en un inútil intento de aflojar la presión que se acumulaba en su cuello mientras por su cabeza discurrían un sinfín de posibles salidas al entuerto. Borrachera, coacción, chantaje, secuestro exprés…

- Y no debe ser el único… President… esto… l’Excelentisim… El Molt Honorable… creo que también debe estar a punto de cruzar la frontera, si no la ha cruzado ya… a medianoche… él y su esposa… el maletero, ya sabe…

El hombre que quedaba bajo aquel traje negro hecho a medida… marioneta de hilos sin voluntad ni fuerza… se abalanzó sobre el cuello del Conseller como lo haría el mejor de los estranguladores de Boston, pero sus intenciones eran distintas. Al instante, el Presidente echaba cortas y espesas bocanadas de humo. Humo y tos.

- ¡Ja soc aquí!

Como en una coreografía del Liceo, los tres presentes se giraron instantáneamente. Habían reconocido la voz del profeta de los pueblos que, excelentemente engalanado con un oscuro esmoquin y un sombrero de copa, acababa de atravesar la puerta del despacho. En su cara, bajo un mostacho perfectamente acicalado, se observaba una sonrisa insultantemente cegadora.

- ¡Carod! ¡Carod! ¡Dónde nos hemos metido, Carod! –bramó el President. De nuevo se abalanzó sobre otra presa pero, esta vez, sí que tenía las manos alzadas al cuello… manos como garras...

- Pero… ¿qué hace, desgraciado? –espetó el recién llegado mientras esquivaba la embestida del cazador -. ¿Qué le pasa? ¡Todo está saliendo tal y como lo planeamos! ¿No me vieron?... ¿no me vieron ayer en TV3?... en primme time… ¿no vieron cómo arengaba al pueblo a la rebelión? ¿Cuando proclamé la independencia por la tele? ¿Cuando emplacé a los catalanes a venir hoy aquí… a nuestro Palau… para acompañarnos en la declaración del Estat Català? ¡Ya está, President! ¡Ya está hecho! ¡Salgamos al balcón!

- ¿Al balcón, insensato? – escuchó decir al Secretario mientras todos los presentes se acercaban a los portones del balcón que daba a la Plaça de Sant Jaume-. ¡Mira, iluminado, mira! ¿Ves? ¡Nadie! ¡No hay nadie! Ni pueblo, ni maulets, ni mossos... tan sólo... tan sólo ratas… ¡escucha, escucha!... al fondo… suena como a tambor… y tropas…

- ¡No puede ser! –sollozó Carod -. ¡No pot ser! … Sí… sí, ¡lo escucho! ¿Tropas, dices? ¿La quinta columna? ¡Corramos, President! ¡Corramos todos!

Pero el President ni tan siquiera se había asomado al balcón. Llevaba muchos metros de ventaja de tanto como corría.

Esta vez ni pensó en arriar la bandera.

12 comentarios:

Old Nick dijo...

APLAUSOS AMIGO HEREP. Muy Buena Entrada.
Me REcuerda los Hechos REales de la HUIDA DE LA RATA COMPANYS&CIA, POr las Alcantarillas...
DE Rasta a Rata y No Paran de Dar la Lata.
Y el Fiscal General y Ministro Asociado, Rascandose los Castaflurdios en Lugar de Madar Dtener a Toda la Jarca, Como Debieran...
En Fin ¡A POner Cepos y Matarratas a Ver si Cae Algun Ejemplar de Estsos.
Saludos Cordiales
y
¡¡RIAU RIAU!!

Candela dijo...

Jolín Herep, tal como lo cuentas que me lo he creido, porque me lo quiero creer.

Y como se los llevan al trullo en carretas, como a los que llevaban a la Bastilla. Esta noche prometo soñar con esto.
:)

Komisario Parrokias dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Herep dijo...

Old,

Me alegra que te gustara... y sí, me basé en la aventura del Presidente pregonero.
Por lo que se refiere al Ministro y al Fiscal... bueno, como bien sabrás, bajo el Armani llevan el mandil... así que nada podemos esperar de ellos.

Un saludo, maestro.

Herep dijo...

Candela,

Ya fue cierto una vez... y, en mi modesta opinión, se volvería a repetir.
Lo malo de vivir mucho tiempo en Matrix es que uno acaba creiéndose aquello que ve.
Pero la realidad es bastante más cruda.

Un saludo y espero que tuvieras buenos sueños.

Herep dijo...

Komisario Parrokias,

¡Desapareció tu comentario...!
... pero tomé buena nota y ya he cambiado las erratas...

Gracias.... y un saludo.

P.D. No te acostarás sin saber una cosa más.

Natalia Pastor dijo...

Magnífico post, querido Herep.
Ojalá esta caterva rindiera cuentas por el cúmulo de aberraciones,ultrajes y desmanes que han cometido a lo largo de estas décadas de oprobio y vergüenza.

Saludos.

Herep dijo...

Natalia,

Todos, tarde o temprano, tendremos que pasar cuentas.
Dudo que ellos puedan hacerlo con la cabeza alzada.

Un saludo fuerte.

Zorrete dijo...

Herep esta si que estaría bien que se convirtiera en crónica en los diarios y telediarios. A ver si con la crisis se dan cuenta de que estos son solo una camarilla de derrochones y trincones de lo publico con el cuento Naci-onanista. Saluditos.

Herep dijo...

Zorrete,

Como bien dices, la Crisis se lo va a llevar todo por delante. Los Nazionalistas con esto no contaban y es que va a ser muy difícil explicar al pueblo que se ha acabado el dinero para todo menos para la construcción nacional.

Pobres. Que penita me dan.

Un abrazo.

Maribeluca dijo...

Muy bien el relato sobre el" Molt Orinable" y Josep Lluis que "es tonto aquí y en la China Popular"...¿llevaba la corona de espinas puesta?

Un día conseguirán que los cuentos se conviertan en realidad, para ello trabajan con ahínco...si alguien tuviera las narices de aplicar la ley.

Herep dijo...

Los que sí que tenemos que doblegarnos ante las leyes somos nosotros, Maribeluca... las escribieron para nosotros.

Algún día les tocará a ellos, pero para eso las Leyes las tendremos que escribir nosotros.

Un saludo, bloguera.