Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

18 sept. 2011

Lecciones en la guagua


En un trayecto de autobús urbano, de apenas 15 minutos, entre Plaza Cronos y Puerta de Alcalá, harto de empujones y magreos a causa de la muchedumbre que realiza el mismo viaje en un bus lento, sobrecargado, agotador… pude hacerme una idea sobre el problema de los profesores.

Porque desde hace varias semanas, los profesores tienen problemas.

A las de por sí incomodas condiciones con las que dichos trabajadores, por el bien público, se enfrentan día a día… con sus barracones de chapa o su falta de pupitres para los alumnos, amén de la sobradamente falta de disciplina del alumnado y de los progenitores de éstos… se añaden, de poco tiempo hacia acá, los tan temidos recortes.

Dos chicas, cuasi treintañeras, conversaban efusivamente durante el trayecto de aquella mañana de Viernes.

La una, rubia, de tristes ojos verdes y con ciertos problemas de sobrepeso como se translucía de su atuendo, demasiado opresor para aquella mañana calurosa de Septiembre, explicaba a su interlocutora, ésta morena y algo más bajita… más guapa y lozana… algo referente a una huelga.

Indecente de mí, paré la oreja para escuchar la conversación. En mi favor diré que la oferta en entretenimiento que ofrecía el autobús no era muy variada. A la conversación de las dos jóvenes profesoras se oponía una discusión entre dos jubilados sobre el último resultado del Real Madrid, la visión de una senegalesa amamantando a su bebé o el dejar volar la imaginación mientras cerraba los ojos y me conectaba los auriculares.

Por aquellas fechas había regresado mi afición por estrujar hasta la última gota el directo de Nirvana.

Decidí parar la oreja hacia las dos chicas. Nunca se sabe cómo pueden acabar los trayectos en los autobuses de la capital.

Una de ellas, la rubia, llevaba la voz cantante en la conversación. Hablaba de algo referente a un contrato… o, mejor dicho, la no renovación de dicho contrato a causa del recorte presupuestario dedicado a esos menesteres durante el curso escolar que acababa de iniciarse. ¡Es una vergüenza! ¡Siempre nos toca a los mismos! ¡Se van a cargar la educación pública!

La otra, morena, escuchaba mientras asentía con la cabeza repetitivamente. De vez en cuando se le escapaba un… ¡Qué razón tienes, tía!... al tiempo que se agarraba con fuerza del pasamanos y miraba de refilón al chaval de unos quince años que viajaba a su espalda. Ajena al mundo y sin disfrutar del paseo, su compañera seguía con su discurso… ¡Nos van a aumentar las horas lectivas, tía!, y eso en detrimento de contratarnos a nosotros… ¡Una vergüenza, Núria! No lo podemos permitir.

No lo podemos permitir. La frase se clavó en mi cerebro como un alfiler olvidado en una vieja caja de herramientas se clava en el dedo del aficionado al bricolaje.

Es lo primero a lo que echan mano, chica, contestó la morena. La Educación. ¿Hay que gastar menos dinero?… pues ala, a recortar en educación. Y la educación es inversión de futuro, Nuria… Sin educación no tendrán futuro los que vengan después. Se les condena a la mendicidad, tía… pero, ¿sabes? Es lo que quieren.

Fruncí el entrecejo ante ese nuevo alfiler directo a mi lóbulo occipital.

¿Tú crees? ¡Pues claro, tía… no seas inocente! ¿No ves que esos liberales quieren que los chavales no sepan ni hacer la O con un canuto? ¡Así serán peleles a los que puedan manejar a su antojo! Hacer con ellos lo que quieran… llevarlos al matadero si hace falta… ¡No lo podemos permitir, tía! ¡Hay que ir a la huelga!

El paso del autobús sobre un socavón y el consiguiente zarandeo que recorrió mi cuerpo distrajo durante unos instantes mi mente. Miré la calle que pasaba lentamente a través del cristal. Coches, árboles… personas. La mayoría caminaban en busca del pan, del abuelo abandonado en indecentes casas o hacia las entradas del metro… adentrándose bajo tierra. Otros permanecían parados… mirando pasar la guagua.

Dice Lucia… si, tía, ya sabes… la del sindicato… bueno, pues dice que hay que ir a la manifestación. Todos. Para presionar y esas cosas, no sé… Nuria, tendrías que hablarle de esto a los chavales y decirles que vengan. Es por su futuro. Y cuantos más seamos, mejor, decía con indignación la chica de pelo dorado, mientras su compañera seguía asintiendo con la cabeza.

El autobús frenó. Era la parada que antecedía a la mía.

Justo al cerrarse las puertas, el chaval quinceañero que había estado refregándose en el cuerpo de la profesora silenciosa, bajó de un salto.

En apenas tres minutos… el tiempo que me separaba, con tráfico lento, de mi parada, la vorágine de exclamaciones, improperios y maldiciones que dirigió la oradora de rubios cabellos se asemejó a las bárbaras arengas de los no menos bárbaros vikingos. Explotadores, usureros, fascistas… la chica parecía tener muy claro quién era su enemigo en todo aquello y tiraba a dar. Los ricos, los poderosos, los empresarios, el indefenso pueblo… mientras su amiga asentía… no sé muy bien si convencida ante las palabras de su amiga o, simplemente, le daba la razón como se la da un padre a su hijo tonto.

Nueva Parada. Puerta de Alcalá.

La mía.

Rápidamente, agarro el macuto en el que llevo el bocata que me he preparado justo levantarme por la mañana, junto a un par de latas de Coca-Cola. Aunque baja casi todo el mundo, las dos chicas permanecen abstraídas en su conversación. Yo, el primero en levantarme, enfilo la puerta no sin antes, con el descaro que me han infundido los aguijonazos en mi cerebro, dirigirme a ellas.

- Perdonad, no he podido más que escuchar vuestra conversación mientras recorría, con triste parsimonia, el viaje de cada día. Deduje que sois profesoras y que tú, rubia, perdiste tu contrato para este año. Sólo deciros, a las dos, que cada día podréis verme en este autobús, a la misma hora, con el mismo macuto y el mismo condimento entre el pan del bocadillo. Porque, pronto… a primera hora… me espera la cola del paro. A mí, licenciado. Y escucho cómo os quejáis porque perdéis el trabajo… vosotros… mimados del Sistema y aduladores del mismo… recíprocos parásitos… chupópteros que no abristeis la boca cuando los mandamases se cargaron la Educación con su LOGSE… o que habéis sido espectadores del descalabro de la misma en este país… en primera fila lo observasteis, profesores… con informes en los que aparecíais a la cola de todo. Y callabais… con vuestra ridiculez de horas lectivas y horas de vagancia… vuestras vacaciones reales y vuestros salarios privilegiados. Ahora, sanguijuelas, os quejáis. Ponéis el grito en el cielo porque os quieren hacer trabajar durante esas horas en las que cotilleáis en las salas de citas que mancillan el nombre de la profesión de Profesor. Pobres culebras… sabed que aquello que tanto defendéis… vuestros elitistas derechos, han volado… lejos… Los dejasteis escapar hace tiempo… justo en el momento en el que os vendisteis por unas palmaditas en la espalda y un sobre sellado como vuestros labios. Id, id a las manifestaciones… id… estáis más solos que la una… pues aquellos que creéis que velan por vosotros son los que os han hundido en vuestra miseria. Id, id… intentad dar pena a los que como yo hacemos cola en el paro… id… Mientras tanto, si queréis, os guardaré la vez.

Con ágiles y graciosos pasos, cuando ya todos habían bajado del autobús, descendí los escalones no sin antes contemplar la cara de asombro de la chica rubia. La morena, avergonzada, bajó su vacía mirada al piso. Indirectamente y bajo la inocencia de un simple trayecto urbano, esas dos me habían dado un motivo para vaciar toda la indignación que llevaba dentro.

Ahora me sentía mejor.


- Esto… perdona -acerté a decir antes de que se cerraran las mecánicas puertas -el chaval de antes, ese que te rozaba… sí… bueno, creo vamos... no sé… ese chaval te ha robado la cartera, guapa.

16 comentarios:

Zorrete dijo...

Jaja que bueno y encima le roba la cartera, como los otros, sus amigos ugeteros pesoeteros. Los profesores se hicieron ellos solitos la cama, ahora les parece que esta dura, tiene bultos y si se tapan los pies el coco les queda al aire. Que se jodan, lo malo es que no dan su brazo a torcer. Saluditos Ejercito.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Recuerdo la anécdota, referida a los tiempos en que se hablaba del hambre que pasaba un maestro de escuela, en que, al oír las quejas de uno de estos, alguien le decía:
La culpa es de ustedes, los maestros, por no haber sabido educar a los futuros hombres del gobierno, para que les den un sueldo digno.
Un cordial saludo.

C S Peinado dijo...

Es triste pero es así, amigo herep
. Poquito a poco y como siempre he dicho las carencias se ven cuándo las crisis arrecian. Sólo espero que esto evolucione hacia un nuevo funcionariado más eficiente y sobre todo que tenga los mismos derechos y obligaciones que cualquier empleado normal.

Herep dijo...

Zorrete,

Ya lo darán, ya... por muy rigido que pongan el brazo, ya lo torcerán.
O se romperá, tenlo por seguro.

Y es que, cuando no hay dinero para nada, no hay dinero para nada.

Un saludo y valor, que es Lunes.

Herep dijo...

Estos hace mucho que dejaron de preocuparse por la Educación de las generaciones futuras.

Yo, inocente de mí, creí que uno se hacía profesor por vocación... que le gustaban los niños y enseñarles...
... pero veo que he sido, en ese aspecto, demasiado idealista.

El dinero, como en tantas otras cosas, es lo primero.
Amén de la vagancia.

Un abrazo, Tío Chinto.

Herep dijo...

CS...
En 1975, España contaba con casi un millón de funcionarios.
Hoy en día, son más de tres millones... y la población del país no se ha multiplicado por 3.

¿Qué son tantos funcionarios sino parásitos?

Un saludo para vos también.

Reinhard dijo...

Este país ha creado una gran casta, los funcionarios. Dentro de ello, los maestros, por sus privilegiadas condiciones, son el estamento superior. Meterlos en cintura será complicado, pero ahora es el momento: no habrá otra ocasión como la presente.

Old Nick dijo...

¡Juajuajuajuajuajuajuajuajuajuajuajua!
¡Excelente, Amigo Herep!
Y es que, el "Que no Quiere Saber" No Se Entera de Nada, Aunque La REalidad Esté a la Vista En La Puñetera Calle...
Yo, Por Desgracia,Conocí, COMBATÍ Y SUFRÍ, Las "Reformas Reformeras, LODE-LOGSERAS-LAUDERAS, Del Cenutrio de Maravall y del Viperino GALFredo Hiena Asmática.
Y En Parte Tienes Razón.
La Clave Siempre Estuvo en la DIVISIÓN DEL PROFESORADO Y EL ACOSO, PERSECUCIÓN Y DERRIBO DE LOS VERDADEROS PROFESIONALES REALES DE LA ENSEÑANZA, (La "Educación" es Otra Cosa), Tiranizados por los PEDABOBOS Y"Teóricos de la Educación", Que Aparte de No SABER NADA Y NO HABER DADO UNA CLASE EN SU PUÑETERA VIDA, Se Impusieron POr Carnet y Politica.
Me Sirvió de Algo LUchar Casi en Solitario Contra Esa Gentuza?
Pues Sí.
Me Sirvió Para Ser Fiel a mi Vocación Profesional y a Mis Principios.
Mi Mayor Premio es Encontrar por la Calle o en Cualquier Parte, Antiguos Alumnos/as que Me REcuerdan Con Cariño y Me dicen a Veces: "¡Que Razón Tenía! ¡Usted Nunca nos Mintió Acerca de la Vida y sus Auténticos Problemas, Como Otros... ¡Lástima que ya no le Dé Clases a Nuestros Hijos!"
¿Y Sabes Amigo Herep?
Ese es Mi TESORO y mi Bagage.
"El que Quiera Honra que la Gane Primero"-Que decía mi Padre QEPD.

Pero lo Que NO ENTIENDO NI ENTENDERÉ; Es Como los Profesores ¿?¿?Se Han Dejado Bajar el Sueldo, (A Mí Me lo CONGELARON TRES VECES, Dos Los Sociatas y Una los Peperos),
Sin ARMAR LA DE DIOS ES CRISTO...
Y que Ahora, Por un "Simple"?¿?¿ y CALCULADO REAJUSTE DE CONDICIONES "LABORALES", Armen Esta Historieta...
LO Cierto Amigo Herep, es que NADIE QUE NO HAYA DADO CLASES, IGNORA LO QUE ES UNA "JORNADA LECTIVA"...
¡A Dar Clases, "De Verdad", Pondría Yo a los que Dicen que Los Profesores "TRABAJAN POCO Y TIENEN MUCHAS VACACIONES", A Ver si Una Vez "Dentro del Lío, SE Atrevían a Seguir Diciendo Sandeces...
Una Sola Hora de Clase, Quema más que Una SEmana de TRabajo en una Oficina ABURRIDA O ESTRESANTE...
Pero Como Bien ices, Siempre HAY GILIPOLLAS Dispuestas/os/es a Tragar lo Que SEA, POr "La Causa, El partido y la Revolución Proletaria" o Algo Así...
Para que No Todo lo que Te Dejo Aquí sea Tan Duro, ahi TRaigo un Sonettazzo Alla Cornamenta que Compuse Hace Años y Esta en Mi Honrada Casa El Sonetario Incorrecto, que Ilustra el Tema.
Perdona la Extensión. Un Cordial Saludo
y un Doble
¡¡RIAU RIAU!!


¿Qué es la LOGSE? Una estafa y un atraso,

que hizo ignorantes y los llevó al INEM.

¡Al cuerno vayan, los reos del fracaso

RIP Maravall y Rubalcaba! ¡Amén!


Si un alumno, escribe, “Viem”, por “bien”,

--“...no le corrijáis, que no es buen paso.

Podría quedar traumatizado... ¡ Ejem !”--

murmura el Pedabobo en este caso.


Si no quieres que tu hijo te maldiga,

mételo en un Colegio Concertado

y no en la Escuela Progre y Pública.


Así, de niño, aprenderá la intriga

y estará muy bien relacionado,

con gente de futuro y nada abúlica.


El Estudio es atraso ridículo

¿P'a Ser Melitros, nezesitai'h un título?

Herep dijo...

Reinhard,
Ahora es el momento de poner en cintura muchas cosas... los funcionarios, los sindicatos, los partidos políticos, artistas, chupópteros, parásitos... y demás saqueadors varios.

Si no lo hacemos ahora, no habrá otra oportunidad.
Ya no quedará nada.

Un abrazo.

Herep dijo...

Buenas, Old...

... y encantado de leer tales versos por aquí.
Me alegro de que tus ex-alumnos te saluden por la calle y te agradezcan tu esfuerzo... como bien dices, eso te honra.
Yo también guardo un buen recuerdo de la mayoría de mis profesores... aunque no fuera, digamos, un alumno ejemplar.
Pero sí que esquivé, por poco, la LOGSE... y bufff... ¡qué peso me quité de encima, vamos!
Para mí, los profesores, con las susodichas excepciones, son unos parásitos... más preocupados por el estrés que por los conocimientos que aportana los chavales.
Siempre pensé que dicha profesión era vocacional... un arte en favor de la divulgación de la sabiduría.
Pero para el relativismo contemporáneo, la sabiduría se reduce a conocer con quién se acuesta Paquirrín o su Santa Madre.

Un saludo, Old.
Sigo buscando un rato para leer tus apuntes del N.O.M.... y preguntarte varias cosillas.

Maribeluca dijo...

Me enferma el consabido discursito.

LLevan décadas degradando la educación y cepillándose la autoridad del maestro para sustituirlo por un coleguismo igualitario, mientras los alumnos cada vez salían más borricos y se les subían a la chepa.

Los sociatas se cargaron la Educación- como tantas cosas- y no se movilizaron, y además les acaban de rebajar el sueldo, pero el pollo hay que montárselo a la única que ha hecho algo para mejorar la calidad y la autoridad.

Pero cada vez cuela menos.

Herep dijo...

Maribeluca,

Quiero creerte cuando dices que ya no cuela... aunque me es difícil.
Cuando los iluminados de La Noria sientan cátedra con sus críticas y sus "¡Han sacado la motosierra!", tiemblo al escuchar los aplausos.

Cuando dejen de aplaudir y saquen de los bolsos "las motosierras" y empiece la escabechina, entonces aplaudiré a rabiar.

Un abrazo.

Epiro dijo...

¿Eres canario Herep? En Cuba y en Canarias se usa el vocablo "Guagua".

Muy buen relato, cambiando de tercio, lo que me dejó pensando es que a aquella chica no sólo le había robado la cartera aquel muchacho, sino los gobiernos intervencionistas que hemos tenido en la democracia.

Herep dijo...

Epiro,

No soy canario, sino catalán como Dalí... y tantos otros...

Guagua lo escuché una vez en Gran Canaria... hace mucho tiempo y es una de esas palabras que, de tanto en tanto, viene a mi cabeza y me hace sonreir un rato.

La cartera y la dignidad les robaron sin oponer resistencia. Ahora ya no tienen autoridad moral para reclamar nada.

Un abrazo, kamarada.

Natalia Pastor dijo...

Magnífico post,Herep.

Alberto Daza, blogger y profesor de secundaria desde hace treinta años, escribió hace un par de dias un post en mi blog, muy revelador sobre la huelga de profesores.
Como es brillante, dejo aquí algunos párrafos que son realmente cristalinos;

"El argumentario falaz se sustenta -es un decir...- en que con esas dos horas de más, van a la calle profesores interinos.
Bien, pues es mentira. En la última reunión que matuvimos con representantes de UGT y CCOO les expuse la magnitud de su falacia; los interinos se contratan cuando la realidad docente así lo requiere . El error, la trampa, está en considerar que interinos son/tienen una plaza fija en la educación. Pues no, no la tienen. Los interinos son eso: interinos. Cuando se necesitan se contratan. Cuando no lo son se quedan sin plaza.

La otra falacia que se maneja para estas movilizaciones es que se convoca la huelga porque se atenta contra la calidad de la enseñanza. Desconcertante: ¿ dar dos horas más de clase a la semana perjudica la calidad de la enseñanza?.
Atónito, le planteo esta cuestión al liberado de CCOO : ¿habría más calidad de enseñanza si diesen solo quince horas lectivas en lugar de dieciocho?. No me responde. Me lanza un alegato a favor de la educación pública y en contra de la enseñanza privada. Bien, vale. Pero, ¿qué hay de mi pregunta?.

Si de verdad les interesa este asunto, se tenían - teníamos - que habernos puesto en huelga desde que se aprobó la LOGSE o la LOE, que eso sí que ha demostrado que la calidad en educación ha descendido a niveles africanos tal y como reflejan los informes PISA.
Así, lector, no tenga dudas. Estamos ante una huelga política en el más amplio sentido de la palabra. Cuando nos bajaron el sueldo, cuando nuestra "autoritas" como docentes ha sido arrastrada por el fango, cuando la mediocridad se ha instalado entre nuestros alumnos, nuestros "queridos" sindicatos no han alzado la voz para protestar por tales atropellos, a pesar de los requerimientos de muchos de nosotros. Callaron.

Ahora , en vísperas de un cambio de Gobierno y de unas elecciones que auguran una debacle para la izquierda en su conjunto, el profesorado es utilizado como conejillo de indias de lo que -sin duda -, será el futuro que nos espera tras la llegada del PP a la Moncloa ; huelgas y conflictividad."

Herep dijo...

Natalia,

Leí la entrada en tu blog que escribió Alberto Daza... y me gustó... y me inspiró mientras escribía ésta.

Todo está corrompido, amiga... todo...
A veces pienso que, como antaño hizo Hércules, para limpiar la cuadra más vale modificar el curso del torrente.

Un abrazo.