Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

18 jul. 2011

Dignidá... iguardá... y póezo



Andaba la tarde del viernes paseando por las calles de la capital contemplando escaparates de rebajas y disfrutando del espectáculo del verano cuando, al pasar delante del portón de una iglesia…

- Dame algo, chaval… unas monedillas…

… me giré con desgana pues ya sabía qué iba a encontrar… un mendigo, agazapado como un ovillo, sujetando un pedazo de cartón con sus mugrientas manos, donde se rezaba: “NECESITO UNA AYUDA. TENGO MUJER Y TRES BEBÉS Y ESTOY PARAO”… miseria… lo de siempre… cada día más… y, como nunca hago caso a los pordioseros, a no ser que toquen la guitarra, el acordeón o la trompeta, me dispuse a seguir con mi paseo dominical… pero… algo me resultaba familiar…

- Esto… ¿José Luís?... ¿eres tú?

El mendigo, pausadamente, levantó la cabeza mostrando su cara. Sí. A pesar de no haber coincidido nunca, aquel que se encontraba tras una oxidada lata en la que descansan varias monedas rojizas… céntimos tan sólo… era José Luís… y, por unos instantes, no pude dar crédito a lo que estaban viendo mis ojos.

- ¿Te conozco, chavalote?

- Esto… no… vamos, no creo… pero, ¿qué haces aquí tirado? Mendigando… tú…

- Pues ya ves… de misión secreta… esto es el camuflaje de la profesión, chaval… ¡que no te enteras!

Allí plantado, ante aquel mendigo sucio y desaliñado, me encontraba como en un viaje alucinógeno estilo años sesenta. ¿Misión secreta? ¡Éste se quiere quedar conmigo, el muy fantasma! En la tele, tiene un pase, pero aquí, en la calle… ante mí… alucinante…

- Usted está flipando, señor –mi cerebro rescataba el lenguaje miserable -. A mi no me la vas a pegar con lo del servicio de vigilancia… si no me quieres decir nada, allá tú. Tengo un par de pavos en el bolsillo, pero…

- No, no… tranquilo, chavalote… no seas tan bestia… la juventud de ahora os lo tomáis tó muy a la tremenda… ¡Hay, si hubierais nacío en mis tiempos! Inflao a hostias estarías ahora, chaval… pero… ¡no te vayas, hombre!... escucha…

- No me marees, pringado –le espeté al gordo sudoroso, mientras mi sensación primera de estupefacción iba dejando paso a un incipiente cabreo ante la conversación surrealista en la que me había enfrascado.

- Chaval… voy a contarte cómo me han ultrajao y violeao mi intimidad… ¡traidores!… ¿estás preparado?... mmm… no sé, no sé… se te ve algo… Pues ves, ves… hace unos días me presenté en el despacho de los que manejan el cotarro… esos de la productora, sí… y, nada, ¡que me han echao!

- ¿Cómo que te han echado?... pero, ¡si tú eres la estrella!

- ¡Pues eso! ¡Eso les dije yo a los muy cabrones! Pero no me han explicao ná… tan sólo me han dao una patá en el culo y cuatro o cinco perras gordas… ná… ni para ir de guarras…

- ¡Joder!... ¿y eso? Si estabas montado en la cresta de la ola… no lo entiendo…

- ¡Un mierda! ¡Eso es lo que ha pasado! –exclamo el mendigo rojo de furia -. ¡En este país está todo carcomio por la envidia, ostia! ¡Un cabronazo… que han pillao a un cabronazo para sustituirme… los muy desgraciaos!... pero ná de ná… que si tal, que si cual… que si tu estás muy visto… no sé qué de subirse algo a la cabeza… pamplinas, chaval… unos cabrones que me han dejao en la puta calle… pidiendo limosna… a mi… al mejor policía de toa España, coño… ¡a José Luís Torrente! Y tó por un petardo de político engominao… un senador o algo así… ¡Cabrones! ¡Todos son iguales! ¡Todos jodiendo la vida al currante!...

- Sí, Torrente –le dije mientras mi cerebro asimilaba la noticia y mi mano rebuscaba en el bolsillo del pantalón -… macho, es todo una mierda… lo siento, pero no tengo monedas.

Y, encogiéndome de hombros, giré la espalda y proseguí con mi caminata… inmune a los insultos que, por la espalda, me lanzaba el mejor y más valiente policía del país.


Y reflexioné.

Y es verdad… sí… ¿Quién mejor para doblar a Torrente que el senador Curbelo? Lo tiene todo… va de putas a burdeles guarros… inicia a la prole en los encantos de las señoritas… ¡Duro, duro, machote… que no se diga de nuestro honor!... bien puesto de whiskytos sin hielo, caldo calentorro casi seguro… echando humo… fanfarrón... insultando a las chavalas, a los maricones, a la policía… a carcajada con la Ley… perdonando la vida a la gente… presumiendo de ser senador… ¡como si estuviera en la Antigua Roma, el Séneca del Burdel!... cobardón… como todos los de su calaña.

¡Pues no va a resultar ahora que Torrente era, después de todo, progre!... el personaje creado para escarnio de la España casposa, resultó ser la imagen calcada de la izquierda… el fascista de Torrente… el ancestro de la casta saqueadora, al fin y al cabo. Y no es extraño. Como alguna vez ya dije, de casta le viene al galgo... todos emparentados con el Movimiento, incultos hasta el tuétano, sectarios e intransigentes… manipuladores… aduladores, teatreros, traidores… todo para alcanzar su propósito, pues ellos son la democracia… criminales para con el diferente… amoldarse, o viaje… Totalitarismo puro y duro… pero todo en nombre del progreso, eh… no lo dudéis…

...la dignidad, la igualdad y el progreso.


En este país, ser buen policía está muy mal visto. José Luís Torrente.

8 comentarios:

C S Peinado dijo...

Ahí lo llevas. Cómo no podía ser de otra manera, en ésta recta final de la nefasta gestión zapateril (Sí, así, en minúscula), van saliendo, una tras otra, las diferentes caras de nuestra querida (ironía) progresía (también en minúscula).

Espero que el Payaso mayor del Reino no adelante las elecciones. Es una putada para la economía pero así vemos todo mucho más claro pues lo que es salir mierda va a salir a punta pala. Es lo que pasa cuando se hunde el barco, las ratas abandonan el barco cagando leches y en nuestro caso particular nos vamos a partir la caja estos próximos meses.

Un saludo y un texto excepcional cómo siempre Herep.

CAPITAN TRUENO dijo...

Cosas de la vida...eso es lo único que se le ocurre decir a la nueva guía espiritual de la pesoe, la Valenciano.
Será la vida que ha visto usted en su casa, porque en la mía no pasaban esas cosas.

Epiro dijo...

Es que Curbelo tendría más audiencia aún porque añade un personaje nuevo ¡Su hijo! y el chaval apunta maneras, también va de putas, también insulta a las chicas del club, a los polis, vamos, a todo lo que se mueva, pero hay una cosa más, el chico se comporta como un senador, sin serlo. Es como cuando Pepiño y Aído hablan como si dieran a entender que saben lo que no saben, vamos que no le falta de nada.

Por cierto, hay pruebas de que estos comportamientos que tanto han criticado los de la izquierda de ser típicos de la derecha, es a la inversa, no sólo por Curbelo, sino por otros casos, por ejemplo ¿Te acuerdas de esto?
http://www.youtube.com/watch?v=gZNvx4R96Rg

C S Peinado dijo...

Yo siempre he dicho que una persona adinerada, por norma de derechas, es una persona ilustrada, con carrera, con estudios, que no necesita meter en la mano en la caja ni darse aires porque ya los trae de familia y el dinero le cae por la pernera del pantalón.

Ahora bien, ¿Qué pasa cuando un pobre diablo, por norma de izquierdas, que no ha estudiado, sin educación ni cultura, que en lugar de ir a clase se iba de manifa o a la cafetaría a jugar al mus o siempre ha estado dándole al azadón en el campo llega a un sitio donde se maneja dinero y poder?

Si lo adivinas te doy un premio.

Herep dijo...

Buenas C S Peinado,

Voy a contarte un chiste...

Resulta que están dos amigos conversando y uno le pregunta al otro:
- Oye... ¿cómo fue por Disneylandia?
- Bufff... ¡una mierda así de grande!
- ¡Ostia! ¿Y eso?
- Pues mira... ¡tan sólo llegar, nos salió a recibir una rata así de enorme! (Micky Mouse)

Pues eso... eso es lo que es esta país ahora mismo... una pocilga asiiiií de grande.

Saludos y gracias, campeón.

Herep dijo...

La Valenciano esa no sabe dónde esconderse. Lástima que fuera del PSOE y no pepero... así podríamos habernos reído un rato con el vocabulario choricero con el que nos habría deleitado.

Pobres... hablan de igualdad y no se dan cuenta que, en la época zapateril, las mujeres han resultado ser simples floreros... para decorar, pero poco, que eso saben hacer bien.

Saludos, Capitán.

Herep dijo...

Epiro,

Me acuerdo, me acuerdo... y es que, estos mequetrefes, asoman la patita en cada ocasión manifiesta.
Es el doblepensar orwelliano... pero cazurro. Creo esto, pienso aquello, hago lo otro...

Un saludo.

Herep dijo...

C S Peinado...

Das en el clavo con la comparación de comportamientos, carácteres y formación.
Hay personas que denigran todo aquello que está fuera de su alcance con la falsa esperanza de poder rebajarlo... y darle un zarpazo...
Y es que no está hecha la miel para la boca del asno.

Saludos.

P.D. No voy a pedirte el premio, eh!