Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

14 jun. 2011

Primavera eterna


No eres bienvenida rayada el alba,
tierra angosta, seca… melancólica…
despechada amante marchita, carente de misterios
y mirada triste… fatigada…

Grises villas de frío mármol
descansan, derruidas...
brillantes virutas de plata
soldadas a cicatrices de caliente metal
que aparecen… empequeñeciéndote…
… minúscula…
¿Pasado? ¡Olvido!
... quemados los pergaminos… los mapas…
del que un día fue tu reino.

... desmemoria.

Tierra marinera enredada en nailon
y cuerda.
¡Augusto, enterrado sigue tu busto
en esta Pompeya sin volcán
de humos, ceniza y muerte!

… pero hoy se presume un fuerte Mestral,
peinando tu blanca cabellera,
Tarragona,
y te sientes lozana y te ven hermosa,
arropada en túnicas de seda,
con laurel por diadema.

Desde la costa te miro
inundándome de tu renovado aliento,
... que es mío...
mío como mi grito.

¡Dime qué barco tomar, Tarraco…
qué país conquistar…
qué mujer amar!
¡Dime!¡Dime!¡Dime…!
Recuperémonos...
demos forma al viejo mármol,
cosamos a besos las heridas…
andemos juntos, de nuevo,
mano con mano…

mi amor.

6 comentarios:

Humberto Dib dijo...

Un texto muy bello que me hizo dudar si iba dirigido a una mujer o a una ciudad... luego me dije, qué más da, sigue siendo bello se dirija a quien se dirija y, por otra parte, una ciudad bien puede ser una mujer...
Un saludo.
Humberto.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡¡¡Precioso Herep de verdad!!! Y me emociona que un poema tan hermoso esté dedicadoa Tarraco, ciudad con la que estoy muy vinculada.
¡Como siempre te expreso sinceramente mi admiración!
Un abrazo
Asun

José Antonio del Pozo dijo...

¡Maravilloso, Herep!Lleno de fuerza, de sentimiento, como dice Humberto, esa ciudad-mujer evocada y anhelada.
Saludos blogueros

Herep dijo...

Buenas Humberto.

Va dirigido a una ciudad preciosa, aunque algo dejada de la mano de Dios... con un enorme pasado más apreciado por los turistas que no por los nativos... y un deseo...
Como casi todo en esta vida... un anhelo: que el futuro contagie al presente la gloria pasada.

Un saludo.

Herep dijo...

Asun!

Me alegra que te gustara! Mucho.
Tarragona... tarragona... todos mis recuerdos de ella son buenos...
Me alagas con tanta admiración... y más viniendo de vos.

Un saludo.

Herep dijo...

José Antonio, bienvenido

Gracias por tus alagos.
¿Puede uno enamorarse de una ciudad?
Si es afirmativa la respuesta, costará que me marche de su vera.

Un saludo, maestro.