Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

22 abr. 2019

Vis a vis


Osito Junqueras, kie del centro penitenciario Lledoners 5 Estrellas Gran Lujo, se puso delante de la cámara de la agencia nacional de noticias tractorias para, ante las próximas elecciones generales del denostado Estado Español -lagarto, lagarto- vomitar sus lágrimas en forma de palabra con las que reblandecer el ya de por sí blandengue corazoncito de los beatos de la republiqueta palaciega de los oprimidos y expoliados nois de la mare de cincuenta apellidos y otras tantas generaciones.
Aséptico, embutido en el mono negro Armani al uso que el trullo adscrito a la Generalidad reserva a los pata negra de la cosa nostra, Osito, levemente emocionado ante la odisea y con el rictus magnánimo de los grandes de la historia, enumeró una por una las afrentas del archienemigo hispano, al que tanto ama, y que tan mal lo trata en este valle de lágrimas que ha resultado ser la vida del independentista medio.
Saldremos, ganaremos, el mañana será nuestro, la voluntad triunfante... no desfallezcáis, insensatos... y demás peñazos que vienen sucediéndose desde que el dictador cayó bajo la losa de los mil kilos, hará cuatro largas décadas. Si no es para vuestros ojos, lo será para los de vuestros hijos; si no es bajo la batuta de Osito, será bajo el dildo de Iceta, pasados los diez o quince años de rigor -duros, pero regados con el caviar y el gran reserva de las cestas navideñas del funcionariado adscrito a la republiqueta-.... si no es con la golpista esquerra, con el frentepopulismo socialista.
Osito Junqueras así ha hablado. El kie, matón carcelario, amedranta a la memocracia Española del gran abrazo, y palanganeros todos, aplauden dejando a un lado micrófonos periodísticos, togas leguleyas periféricas, boletines oficiales y juntas electorales.
La sombra del crimen golpista es alargada, y la de Osito, cual elefante blanco, además, gruesa.

No hay comentarios: