Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

5 mar. 2018

Semana santa


Con las calendas de Marzo, los fieles al feminazismo imperante celebran su particular semana grande, pródiga en actos festivos, lectura de manifiestos, cunnilingüis a discreción, aquelarres de santería de equinoccio y una traca final en forma de la huelga general de orgasmos caídos a celebrar en el particular jueves santo de pasión, muerte y resurrección de ese "otro mundo es posible" en el que las féminas han de dominar el globo terráqueo flotante mediante su particular concepción de vida y obra, liberando con sus sagradas escrituras la existencia y la conciencia de todo bicho viviente, sea humano, invertebrado o de género neutro.
Marichulos, abstenerse.
Los feligreses de la cháchara vanguardista asexuada, que hasta ayer predicaban su culto en la más pútrida catacumba que la desvergüenza y la infamia había reservado para ellos so pena de caer en la carcajada general de la muchedumbre, con el devenir de los tiempos raros que dirigen la edad moderna (de mierda) y arengados por los falsos profetas y los conversos del relativismo moral imperante entre la mancha humana, han tomado las calles al asalto como buenos ingenieros sociales despojándose de ese fino velo que separaba la biología de la memez. Sobre sus cabezas, los capirotes morados del "sí se puede"; en sus manos, blandidos, los símbolos julais de la flecha, la cruz invertida, la hoz y el martillo; de sus bocas, brotando a los cuatro vientos, los cánticos de la Beauvoir, la Solanas, la Nelken y demás compañía de mozas metidas a camioneras que han derrotado a la Filosofía tan sólo con la fuerza de un incipiente mustacho. Brazo tatuado, chumino frondoso, axila enladillada y cazalla con chococrispis. Todo en escrupuloso desorden, al paso de la horda vaginal, en procesión por las rúes de las principales ciudades del mundo mundial donde, entre toda clase de gritos e improperios que son puñaladas traperas contra el fascineroso heteropatriarcado que ha estado moldeando la conciencia de la raza humana desde que Francisco Franco Bahamonte le endilgó -con no poca violencia estructural- la manzana en la boca a la virginal -y lésbica- Eva del amor hermoso, que no romántico, las miembras... y miembros, que ya dijo dios que no sólo de pan se vive... de la compañía del futuro amazónico proclamarán la virtud del pragmatismo feminista radical, sobre cuya piedra... o pepitilla... ha de erigirse el santo templo de la nueva era de paz, libertad, igualdad y renta básica de cromosoma doble-equis. Alabado sea el futuro purificado del pecado innato que personifica el hombre, ser parasitario creado para la violación, el maltrato, el secuestro de los hijos pródigos -nacidos de la misericordia de quien no hizo uso de su derecho inalienable a abortar-, la persecución en la parada del bus nocturno y el exhibicionismo rudo y ramplón de ese miembro fálico con el que pretenden imitar el rabo de plástico que ya portaban las primeras profetas de la fe de la tijera allende los siglos.
Dando solemnidad al acto, acompañando la imagen portada del sagrado felpudo, si los agrios olores y los pringosos fluidos no os nublan la vista, entre las tinieblas de la Negra Parca y confundiéndose con la araña viuda que teje y teje, destacará la figura de un obispo cualquiera con rostro circunspecto y andares temblorosos semejantes a los de aquellos primeros cristianos que habían de servir como aperitivo a los leones romanos...
... pero, como os decía, que la náusea no os nuble el entendimiento; tampoco sus palabras condescendientes ni la prédica franciscana de su benefactor papa negro clamando por un dios comunista y una virgen afiliada a la unión general de trabajadores y trabajadoras y demás sarna marxistoide. En todas las religiones hay un Judas Iscariote y en todas las épocas brilla de idéntica forma el color del dinero.
Y el hedor del miedo.

No hay comentarios: