Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

14 jul. 2017

El Palau de invierno


Qué curioso es el globo terráqueo este que flota y flota en la nada, y de él, qué curiosa mi España, toda ella, de norte a sur, desde el más alto de sus picos hasta la más profunda de sus cloacas. Todo ha de venirse a cumplir, rotando el péndulo alrededor de su eje, y la historia se repite, vez tras vez.
La mayoría llora por la tragedia, pero el Ejército de los 12 Monos ríe.
Joder, si ríe.
Los mencheviques de Pedralbes no se han desviado de la linde: huyendo hacia adelante, han abierto las puertas del Palau a los románticos de la revolución pendiente. La corrupción, la usura, el compadreo señorial con el que la élite se fotografía en la Costa Brava no han resistido al envite de la hacienda privada, y el pruses, la construcción nacional, se ha desvanecido como un azucarillo cuando se mencionó el patrimonio de la familia, noi, que el avi Siset nos dejó tierras, collons. La desobediencia heroica con la que habrían los noticieros de la TV impúdica que controlaban ha salido corriendo en este sanfermín barretinado. Ni el Secretari ni el President... ninguna de las sanguijuelas ha tenido un segundo para retirar la bandera, que ahí se pudra. Son cosas de la materia, el tener, la propiedad que cualquier ser vivo persigue a lo largo de su existencia, aunque muchos disfrazan el instinto mediante el altruismo, siempre falsario, eterna ponzoña.
No es nuevo. Sucedió antes y sucederá después. Simios venidos a más lo leímos en libros viejos... charlamos del tema en ambientes de curiosidad, copas y humo... hicimos informes socarrones de la valentía de los hereus, sus carreras por las alcantarillas, la fuerza de sus convicciones... No es ningún mérito. Sucedió antes.
El chulazo impuesto por la muchachada de la copa menstrual, el pelele ascendido a la planta última de la casa-gran-del-catalanisme merced al designio de hereus de quienes se definen como nous catalans -hijos pródigos que desprecian el sudor de sus acomplejados padres y pretenden derrochar, mediante lecciones de marxismo-lenonnismo, lo que disfrutan sin haber trabajado-, ha despejado el camino los chamanes de la tribu... estos, sí, más de banderas... son más románticos... utópicos y peligrosos.
Para los señoritos de Pedralbes, para sus usos y costumbres, sin duda, han resultado mortales... en dieciocho meses... sin pegar un tiro... y todo con un somriure. Tomad vuestra revolució, señoritos.
¡Cómo no descuajeringarnos ante tanta histeria, Monos!

No hay comentarios: