Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

27 mar. 2017

Bailando al corro


De nuevo en el cuartel, constato que sigue sonando la misma música.
Ni los barrigazos por el salvaje paisaje del maestrazgo ni las largas marchas cargando el petate han obrado el milagro: la realidad se impone, ruda y acompasada, ritmo tres por cuatro, pam, pam, pam.
Deberían haber sido un par de días, deberíamos haber sufrido -quizá- lo más cerca que estaremos nunca de la alienación del proletariado, el vacío mental, un nirvana rodeado de gallinas, un gato gordo y la mansedumbre -y vejez- hecha perro, porque can era el sanbernardo que paseaba, arriba y abajo, como un sereno mal jubilado, pero... por aquí... por allí... en las descripciones de una Historia revisada, acaudillada de castillos medievales y proezas heroicas... en los museos, las escuelas y el pregón de la casa grande, el anschluss, amenizándolo todo con sus notas, ha borrado de un plumazo las aspiraciones misantrópicas de esta milicia de simios venidos a más.
El anschluss... la infestación... la Administración por entero, como foco irradiador. Sea mediante la cabeza de la normalización lingüística, sea la de la claudicación cultural, la tergiversación historiográfica o la prostitución intelectual, el Poder... esa hidra de siete cabezas, hideputa engendrada por bastardos... campa a sus anchas por las calles de piedra de las ciudades, y ha llegado, también, al valle.
La misma música, idénticas sonrisas, algunos lloran.
Y todos la bailan.

No hay comentarios: