Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

17 feb. 2015

Centenario


El Arma Submarina de la Armada Española celebra hoy su Centenario... su primer siglo de vida... otro suspiro más, Monos... y me alegra poder decir que esta efeméride, a diferencia de otras muchas diluidas por el viento suave de la desidia, está disfrutando de cierto eco entre los medios de desinformación de masas.

Cosa de algún becario despistado. ¡Date por fulminado, listillo!

Sea para bien o sea para mal, navegas... y nunca mejor dicho... por La Red de Redes (amén) y por doquier emergen submarinos en foto, silentes, recordándonos aquellos viejos cascarones de los días en blanco y negro o en pálido sepia. Asoman puentes majestuosos comandados por un viejo lobo de mar de barba blanca y gorro desgastado, sucio, deshilachado desde el primer día de uso, allá en los perdidos mares del sur, cuando el entonces joven capitán imberbe torpedeaba sirenas y ruinosas barcas de viejos que pescan grandes peces espada.

Clicas un enlace y ves el rostro de marinos serios vestidos de riguroso azul profundo, parecido a negro, negro luto, negro mortaja, entierro prematuro sin paladas de tejana tierra, soldados encerrados que juega a cartas mientras se espera el sueño. Sus miradas guardan secretos que sólo brillan en las profundidades, lejos de los ojos de los hombres. Son un puñado de elegidos. Dispuestos a todo.

Bucead, Monos. Agarrad oxígeno y, ¡alehop!, de cabeza a la gloriosa Historia de la Armada Española, extensión Arma Submarina. Encontraréis mil arrecifes bellísimos donde disfrutar de las gestas de nuestros lobos de la mar. Batallas, ensayos, expediciones, fracasos y accidentes, compras y ventas y comisiones de "yo te doy esto y tú haces como que se te cae eso"... vergüenza, también... y mil y una conjetura acerca del futuro del Arma Submarina pionera, por Española, que llegó a contar con dieciséis submarinos y ahora subsiste con tres, a la espera de los futuros (quiéralo la Providencia) S-80, auténticos protagonistas de la fiesta, mucho me temo, debido a los problemas que el proyecto está padeciendo. El fango y el restregarse en él, todo uno en España.

Bucead. Disfrutad de una inmersión de emergencia, sonreíd con un torpedo certero en toda la línea de flotación de un acorazado, sentid la tensión de un sónar retumbando contra las paredes de acero del ataúd prematuro... y si no tenéis suficiente dosis claustrofóbica, piratead, como corsarios de las profundidades intelectuales de La Red, las diez películas que resuenan al ritmo del trabajo duro en las condiciones más nefastas, música disciplinada de hombres valientes, cabeza serena de seres en paz, tonada de camaradería de los marinos de los submarinos...

... esos tipos serios de templados nervios...

... que, en el abismo de los mares, han descubierto los secretos que al hombre escapan.

Sana envidia de secretos, Monos.
Sana envidia del Arma Submarina.

4 comentarios:

Old Nick dijo...

¡MAGNÍFICA ENTRADA, HERMANO HEREP!
UN APLAUSO, ABRAZOS Y MERECIDO BRINDIS POR EL GENIAL CARTAGENERO ISAAC PERAL Y CABALLERO, INVENTOR DEL SUBMARINO MILITAR MODERNO Y OPERATIVO.
DE HABER TENIDO MARINOS MENOS "MASÓNICOS" EN ALTOS PUESTOS, ES SEGURO, QUE NUESTRA "ARMA SUBMARINA" ULTRAMODERNA Y LETAL, HUBIESE IMPEDIDO LOS DESASTRES DE CUBA Y FILIPINAS En 1898...
Pero SIC TRANSIT GLORIA MUNDI.
¡ALZO MI COPA POR TÍ, GENIO, Y POR MI PAISANO PERAL Y SU SUBMARINO!
¡POR ESPAÑA Y SUS HERÓICOS MARINOS!
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Maribeluca dijo...

A ver qué tal queda el nuevo S-80 después de haber arreglado lo del sobrepeso, falta mejorar la propulsión

Herep dijo...

No es descabellado pensar que, en otras circunstancias más favorables, el fabuloso invento español nos habría deparado diferentes resultados en nuestras guerras de finales del XIX... pero, como bien apuntas, querido Old, no fue por malos vasallos, sino por pésimos señores.

Me sumo al brindis por Isaac Peral y tantos otros olvidados, camarada.
¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

Veremos, Maribeluca.
Las noticias no son nada halagüeñas, lo que sumado a la innata impaciencia española me hace pensar que todo puede acabar en enorme fiasco.
Ay...