Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

19 ene. 2015

Distracciones


Tal día como hoy se estrenaba Il Trovatore, de Giuseppe Verdi... ambientada en los años -tan muñidos hoy por el nacionalismo- del Compromiso de Caspe...

... pero, ¿qué pretendes? ¿Colarnos "ópera"? ¿Hablarnos de "historia"?

Flipas, tío. Para nada estás "en la onda".


(Mejor callar. Que pasen, se marchen. Se escucha mejor en soledad)

4 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Lo siento, Herep, no termino de entender de qué va el post.

Olímpico Misántropo dijo...


AUNQUE ME MALICIO, QUERIDO HEREP, QUE A TENOR DE SU ÚLTIMA ENTRADA LE ENCANTARÁ LEER COMENTARIOS INSULTANTES, POR PARTE DE MEQUETREFES DE TRES AL CUERTO, EN LOS QUE LA PALABRA FACHA ABUNDE (Y LE ALABO EL GUSTO), NO ESPERÉ DE MÍ QUE LE DÉ ESA SATISFACCIÓN. QUÉ SE LE VA A HACER: YO SOY ASÍ. COMO MELÓMANO EMPEDERNDIDO Y MEDIOCRE LICENCIADO EN HISTORIA, APLAUDO SUS PALABRAS E INTENCIONES. NO SE ME ESCAPA QUE, COMO USTED BIEN DICE, MÁS DE UNO AFIRMARÁ: "¿ÓPERA? ¿HISTORIA? VADE RETRO". PUES QUE LES ZURZAN. LA SENTENCIA CON QUE TERMINA LA ENTRADA ES DE UNA SABIDURÍA SALOMÓNICA.

PARA TERMINAR, LE AGRADECO MUCHO QUE NOS HAYA RECORDADO TAN FELIZ EFEMÉRIDE. ESTA ÓPERA ES UNA DE LAS MEJORES JAMÁS COMPUESTA. Y PERMÍTAME FELICITARLE POR SU ELECCIÓN: NOS REGALA UNA JOYA DE VERSIÓN. ADEMÁS, TOTALMENTE CASPOSA Y CADUCA, SIN INNOVACIONES, IMBRICACIONES CON PROBLEMÁTICAS ACTUALES NI UN MANRICO CONVERTIDO EN UN EJECUTIVO DE WALL STREET QUE DESCUBRE INOPINADAMENTE QUE ES HIJO DE UNA GITANA QUE VIVE EN EL BRONX. REITERO MIS FELICITACIONES.

UN FUERTE ABRAZO, AMIGO MÍO. QUE NO NOS FALTE LA MÚSICA… “DI QUELLA PI-I-I-IRAAAAA... (MIRE LO QUE HA CONSEGUIDO: AHORA ESTARÉ TODO EL DÍA DESGAÑITÁNDOME MIENTRAS DESTROZO LA PARTITURA DE VERDI...)

S. T. G. M.

M...

Herep dijo...

Una conversación funesta, Javier.
Otra de tantas.
Sólo un fiel reflejo, nada más. No pude seguir.

Un saludo.

Herep dijo...

Una de las grandes, Olímpico, sí, del maestro Verdi, aunque para el gusto de un servidor nada está a la altura de Pagliaci, de Leoncavallo, por la que tengo una pavorosa afición.
Como apuntas (y ratifico en el comentario a Javier Tella) el Homo sapiens con quien hablaba del tema me miró como al mismísimo Satanás, razón por la que saqué esa arma de desprecio masivo que es el auricular y, enchufándome, desaparecí dejando al lumbreras con la palabra en la boca.

Brindo contigo para que no nos falte la música, amigo. La música y la risa.

Un abrazo.