Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

27 ago. 2014

Vicente, cabrón... (¿dónde nos llevas?)

Peor que el ébola es el virus que, como un fantasma, está recorriendo la vieja Europa, la nueva América y los demás burdeles de postín de esta Cultura Occidental que se va, dando frescos y divertidos tirabuzones, por el séptico agujero del retrete. Contagioso al mil por cien gracias a su perfecta adaptación al espacio electromagnético de las ondas hertzianas, al boca a boca desenfrenado de la rúe y al perfil falso en las todopoderosas redes sociales... bienaventurados quienes no dispongan de FB porque de ellos será el reino de los cielos..., el virus fantasmagórico acecha bajo las alfombras, presto a infectar al pobre iluso que lo contemple, presa de la curiosidad que mató al gato.

¿La sintomatología? Clara. Sencilla. Apta para cualquier gabinete de diagnóstico afincado en el salón-comedor del aprendiz de brujo de turno:

· primero, la envidia... la sempiterna envidia, tan nuestra, tan "tipical spanish", abriéndose paso desde la boca del estómago, despertada por unas imágenes refrescantes, de vanguardia, aptas para todo el público y al alcance del más pintado artista postmoderno, para quien el arte no es más que es cariz del tufo que se percibe al desparramar la basura de este o aquel modo... arte siempre abierto a la mejora... nuestra mejora, propia, personal, intransferible salvo apalabrarse un módico precio...

· (segundo)... que nos desvela otro síntoma de la ponzoña viral, soberbio, en el que nuestro cuerpo experimenta una decisión incontrolable, innata, nacida más allá de ese desventurado estómago pecador: lo haré mejor, más lento, más frío, más envidiable entre la horda de frikis gafapasta sin cristal.. e imagina, nuestro cineasta manchego, una secuencia con filtros de colores, un atuendo de época con camiseta molona sin sujetador y su angelical rostro, siempre sonriente, protagonizando un corto en .mpg4 mostrado a través de las pantallas de todos los dispositivos multimedia habidos y por haber, desde aquí hasta z8_GND_5296, sembrando víctimas para la plaga, esa peste bubónica que nos fuerza a arrojarnos, por encima de nuestros cráneos de Homo-Sapiens-Sapiens-MásQueSapiens, un cubo de agua helada.

¡Mójate por la ELA, se llama la pandemia de verano! ¡Déjense de ébola, de malaria, de gripe aviar testicular...! Hoy, lo que se lleva en las mejores pasarelas de la inenarrable "fashion week" de Madrid... "relaxing cup de café con leche" inclusive... es darse un baño helado ante el celular omnipresente, hacedor de milagros de la naturaleza muerta.

Pero eso no es todo, Monos, pues después de colgarse, como está mandado, el vídeo en el videoclub Youtube, llega

· el (tercer) síntoma final, a pesar de que la comunidad científica internacional sigue sin llegar a un acuerdo total en este punto, pues este no está tan generalizado, siendo Chirigota Española, s.l. el principal foco de actuación de esta particularidad viral. El Dr. Pereza, tras una comida pesada en un asador donostiarra, fue el primero en atisbar las peculiaridades del enfermo español al llegar a este hipotético tercer estadio, basándose en la apatía y un cierto grado de "tristeza de espíritu" sufrido por los contagiados, los cuales, después de la parafernalia festiva, abandonan las obligaciones necesarias para sanar del maldito virus, a saber: soltar la pasta, en forma de donación monetaria, a la asociación que lucha contra la ELA. Incluso se llegó al caso, tras las seis mil setecientas ochenta y cuatro muestras analizadas, de encontrar contagiados que no sabían qué era la esclerosis, confundiéndose el tocino con la velocidad y las primas con las hermanas.

Regodeándonos en nuestra banalidad, aceptamos el derecho despreciando toda obligación material o espiritual, viviendo del hedonismo de la fama fantasmagórica que proporciona el vídeo de un idiota haciéndose el enrollado en la WWW .com. En la sociedad del entretenimiento de este s. XXI, no es necesario que los coches funcionen con pilas atómicas o las tablas de skate sean antigravitatorias. Para eso, para flotar en el éter más zafio arrastrado por la corriente, ya tenemos nuestras masas encefálicas espongiformes, siempre dispuestas a conquistar las más virginales cotas de patetismo...

... como ese héroe de la Red a quien el virus... fantasmagórica ponzoña... le hizo vislumbrar la idea de arrojarse los 1.500 litros que trasportaba su colega Antonio en el hidroavión que tienen a medias y que, a falta de fuegos, es utilizado, en nombre del Medio Ambiente, para apagar descomunales egos.


Seguir al gurú Vicente bien vale una estancia en la UCI.  

1 comentario:

Blogger dijo...

Using Car Rental 8 you can find the most affordable car rentals at over 50000 international locations.