Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

18 sept. 2013

Isabel sin tierra

A la animadversión que me corroe las entrañas cada vez que veo en la parrilla televisiva el anuncio del pase de una película de la Academia española, debo anunciar que se producen idénticos efectos secundarios cuando, en el relax de la Sala X, llegada la noche que convierte todos los gatos en pardos fantasmas, tropezamos con una serie dirigida, producida o guionizada en nuestro suelo patrio.

Asco electrizante, sobrenatural... supino.

Asco que envenena...

... y que repercute en un frenesí digital del que, la única víctima, resulta el desdichado mando a distancia. Canales, canales, más canales... todos cruzan a velocidad de vértigo ante los ojos de los Monos que se encuentran en la sala a la espera de que el sueño acabe por derrotarlos. Programas de compra-venta de desvanes, otros de empeños a lo grande, pesca de monstruos de río, tele-tienda... reportajes de todo tipo... películas sobadas y hastiadas de tanto uso... Cualquier cosa es buena, no importa qué. Cualquier cosa vale antes que hallar la muerte física, e intelectual, acarreada por el visionado de una serie realizada en España. 

Marca España, todos los desechos reservados.

Pero... ¡ah, soldados!... el no soportar al enemigo no implica que no debamos conocerlo. Y de eso, de conocer con quién nos jugamos los cuartos, estamos bien servidos por estas costas. Quizá os preguntéis cómo, si no hemos perdido el tiempo visionando tal tortura, podemos hacernos a la idea del argumento y sentido de las mismas. ¡Ca! Fácil, señores. Todas están cortadas por el mismo patrón... progresista... y los chistes y situaciones son calcados los unos de los otros. Distintos personajes, distintas palabras, distintos decorados... pero una misma idea básica, intrínseca, innata: la denigración del que no piensa como mandan los cánones de la corrección política y el devenir de los Nuevos Tiempos... sea este tabernero, forajido, sacerdote o señorito andaluz.

Lógico, en parte, si nos entretenemos averiguando quién firma el esperpento de vanguardia. Casi todas, productoras catalanas adscritas al "otro Mundo es Posible". Casi todas por no decir la inmensa mayoría, pues sólo tenemos que ver a qué empresas oligárquicas pertenece el monopolio audiovisual español... y quienes mueven los hilos de estos mastodónticos aparatos de creación de opinión...

... y corderos camino al matadero.

Pero, mire usted por dónde, una noticia curiosa y digna de un país en descomposición como el nuestro ha llamado la atención de nuestro Servicio de Inteligencia: resulta que La 1... ese ente público que tan pronto te fríe un huevo matutino como te monta un tablao flamenco de madrugada... tiene en antena una de las series con más éxito del momento: Isabel.

Isabel de España... ¡y ole!...

Perdónenme la licencia, pero me salió del alma, lo confieso... más sabiendo que, como escuché por ahí, la más brava, recia y valerosa Reina de España, es presentada, en la pseudo-recreación histórica, como monarca de Castilla y san se acabó. Castilla, día sí y noche también. Castilla, abierta las 24h... como "La Teta Enroscada".

Isabel de Castilla, y Fernando de Aragón.

España, como veis, olvidada en medio kilómetro de metraje... relegada al olvido, sea realidad o ficción televisiva. Y gracias, pues los productores, la catalana Diagonal TV, bien podría haberla hecho duquesa, sacerdotisa, posadera o fulana... y a Fernando, el Católico, haberlo coronado como Rey de la Cataluña de los 1000 años.

Total... ¿Qué más da? ¿Quién iba a ofenderse? ¿Los españoles? Bua... ¡Fascistas! ¡Quiénes son esos, si a día de hoy, en pleno s. XXI, España no es más que una anomalía histórica... una aberración... una máscara bizarra para ocultar lo verdaderamente importante... lo real... la Castilla y la Cataluña de antes del Génesis de Pompeu y Fabra...

Pues bueno, con todo y con esto... amén de las manipulaciones históricas que tan bien se dan entre la farándula audiovisual patria (de Castilla y Cataluña, entiéndanme), resulta que aparece el tirolés... el pobretón de nómina... el paladín de la fonética y la buena retórica, aka Excelentísimo Alcalde de Barcelona, Sr. Xavier Trias i Vidal de Llobatera, y les prohíbe, a sus amigachos de restaurante de postín de la Diagonal, la utilización de su ciudad como exteriores de la serie de marras.

Ojo. Observen que hablo de "su" ciudad... y así es, y así se escribe, pues los políticos españoles... sean municipales, autonómicos, estatales o residuales... creen que el chiringuito es "su" chiringuito. Esto de votar... esto de las elecciones... la democracia... Bua. Un caramelo, cuatro chupadas, y a otra cosa, mariposa. Resumiendo, que el señor del castillo dice que no... "que la ciugag de Bagselona no puede pegmitigse el deshonog de protagonisag los egsteriodeg de una seg-guie como Isabel... enguend-do diablólico en el que no gue gabe dónde acaba la guealidad históg-g-guica y empiesa la fig-g-gsión ag-gumental".

Y se queda tan pancho, el sujeto. Suelta la fresca, y a otra cosa, mariposa. A chupar caramelo, Baldomero. La audiencia, transcurridos los quince minutos necesarios para traducir las palabras del Séneca de la Ciudad Condal, se mira estupefacta. "¿Qué ha dicho? ¿Que no se puede rodar? ¿Por qué? ¿Realidad, ficción? Bueno... el es el Amo". Y a callar, coño. No ose nadie contradecir la voz del Alcalde, dueño y señor de "su" chiringuito, que para eso está él... capaz de insultar burdamente a los madrileños con la excusa de los Juegos Olímpicos mientras postula "su" ciudad, a los pies del Mar Mediterráneo, para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. Con dos collons... o coll-ll-llong-gs, Xavier.

Las palabras del paladín de la Real Academia de la Lengua se dan por buenas y la productora, enemiga de enemistades de tal calado, agarra su libro gordo de Petete y rebusca dónde pueden encontrarse localizaciones parecidas a las de Barcelona... las cuales, hace más de quinientos años, fueron pisadas por Isabel y Fernando...

... los Reyes Católicos... entiendes, tartaja... los Reyes Católicos de España.

Ahí seguimos, Monos. Con el desprestigio, la burla, el escarnio, la vergüenza, la traición... la decadencia que no cesa. La involución de la Patria... tan querida... tan ultrajada... tan pisoteada por un politicastro de tres al cuarto que no sabe juntar la lengua con el paladar... actuación estelar en cualquier Circo de los Horrores medieval... rodeado de los aplausos y los vítores de los mendrugos de siempre, pueblo llano y simplón...

... Marianico, el Corto, incluido.

Hay veces en las que alguno me pregunta por qué no veo producciones españolas... y me da la risa tan sólo de pensarlo.

Antes me arranco los ojos.


12 comentarios:

Agustin dijo...

La de buen material que tiene nuestra historia,para hacer magnificas peliculas,sera por heroes,digo yo,un saludo,

El Fugitivo dijo...

Es que la unión de los reinos españoles producida por el enlace dinástico, de buen grado y festejada por toda España les desbarataría su victimismo de haber sido sojuzgados por el brutal imperialismo español, y sus niños encadenados en la diada podrían preguntar demasiado.

FugisaluDos

Chafachorras dijo...

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, le comentaré que ciertos funcionarios del gobierno nazi catalanista, han prohibido que se filme esta serie en el salón del Tinell debido a discrepancias sobre su historicidad.

Es decir que unos no respetan la Historia, pero hay otros que pretenden borrarla de un plumazo

Maribeluca dijo...

DENAES ya los ha denunciado por prevaricación; son ridículos, y además tontos porque con estas boutades lo único que hacen es poner el foco constantemente sobre su acendrado palurdo (por cierto que la excusa que otorgan algunos a la sociedad catalana de la desinformación etc en la era de internet se ha quedado obsoleta)

Saludos.

Javier Tellagorri dijo...

Don Herep, no les conviene que se sepa que Catalonya era provincia de Aragón con el título de Condados y cada cual diferente (el de Barcelona, el de Urgell, el de Gerona, etc) desde tiempos de Doña Petronila, muy tatara-abuela de Isabel, porque se destruye la verdad absoluta que han montado : que FRANCO los invadió y les quitó la independencia.

Toda la Historia prehistórica, pre-romana, post mora etc. se produjo siempre en tiempos de Don Franco.

Herep dijo...

Está repleta de buen material, Agustín, pero eso no parece interesarle a los directores/guionistas/productores.
Sólo se centran en lo mismo de siempre... la Leyenda Negra... pero no para contradecirla, ¡qué va!... Más bien todo lo contrario: para desprestigiarnos más como pueblo.

Un saludo.

Herep dijo...

Tienes razón.
Todo buen totalitarismo tiene que desterrar la curiosidad, Fugi. Así, dándoselo todo mascado y bien triturado, se evitan futuras desestabilizaciones del Régimen.
Está más que inventado, aunque muchos no quieren enterarse de la cuestión.

Un saludo.

Herep dijo...

La Historia es una gran enemiga de los nacionalismos periféricos españoles, Chafachorras.
Un chivato insolente al que hay que amordazar de todas todas.

Un saludo.

Old Nick dijo...

La JUDEO-MASONERÍA NO PERDONA, Querido HEREP.
¡Que Dios Les Dé Buen GALARDÓN Y EL Asmodeo, Una Buena CALDERA.
Un Abrazo
Y
¡¡RIAU RIAU!!

Herep dijo...

Aplaudo la denuncia, pero no creo que prospere, Maribeluca. Si por algo se caracteriza el Sistema es por la corrupción en todos y cada uno de sus niveles.
La Justicia, como comprobamos día tras día, no está exenta.
Bien se puede relacionar con eso que dices de la desinformación, pero en Matrix, aunque nades en ella, hay cosas que no se quieren ver.
Molestan.

Un abrazo.

Herep dijo...

Exacto, Javier.
El Caudillo tenía un equipo que ya habría querido para sí el Ministerio de la Verdad.
Millones de funcionarios públicos con la única, y hercúlea tarea, de re-escribir la Historia relegando el pasado milenario de Cataluña a un simple panfleto escrito por una sola cara y a triple espacio.

¡Qué malos, estos fascinerosos!

Un saludo.

Herep dijo...

Está en todos lados, Old.
Y más que estará, pues en España, llevar mandil es molón... o, como dicen ahora en los barrios caros, muy "cool".

Un brindis, campeón. Que tengas un buen fin de semana.
¡Riau!¡Riau!