Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

15 sept. 2013

Espacio exterior

La Voyager 1 ha abandonado el Sistema Solar.

La sonda, lanzada por la NASA allá por el año 1977, de apenas 700 kilogramos de peso, fue diseñada con el objetivo de localizar y analizar los límites de nuestro Sistema Solar, situados a una distancia enorme... exponencial... con tantos ceros que incluso la corrupta clase política española sentiría un atisbo de vergüenza al contemplar tal cifra.

Sola... terroríficamente sola... la Voyager 1 viaja por ese mar de silencio a veces roto por un "bip" de su CPU... apenas perceptible en la inmensidad de la nada.

Ha rozado planetas, fotografiado las intimidades de las lunas de Júpiter y Saturno, adelantado a sondas hermanas, recargado baterías con radioisótopos... siempre sola... siempre en silencio... adelante, sin destino fijo...

... buscando una luna... una casa que hacer suya, a la que pueda llamar "hogar" y a la que, tras largas jornadas de duro trabajo, pueda regresar al amparo del calor de una familia...

La Voyager 1 partió en 1977. Pronto hará cuatro décadas. Cuarenta años plagados de aventuras, epopeyas, hitos históricos... en la Tierra, en ese planeta que ella dejó atrás, asqueada de miserias. Las guerras, los conflictos, la jauría humana... el escarnio, la corrupción, la envidia... siete pecados capitales, siete... Todo eso quedó atrás, cociéndose a fuego lento en ese caldo que llamamos Historia.

La suya, la Historia de la Voyager 1, no es más que cuatro fotos, la compañía de un puñado de enormes pelotas que flotan en el vacío del Universo, luces de mil colores....

Silencio.

Y, de tanto en tanto, un "bip" melancólico del explorador que busca.

La Voyager 1 ha abandonado el Sistema Solar. Ante ella, un Universo entero, plagado de cinturones de Orión, puertas de Tannhäuser, polvos de estrella...

Tras ella, un Universo aburrido, medido, embarrotado... finito.

El nuestro.

Ese en el que... maldito sea... todos sabemos qué puede volver a suceder.


La Voyager 1 ha abandonado el Sistema Solar... y yo me siento más enjaulado que nunca.


2 comentarios:

Maribeluca dijo...

Me apasiona esta noticia pues desde pequeña siempre me interesaron estos temas y seguí con emoción las noticias del lanzamiento y me encantba el detalle de la información sobre la especie humana, cultura, música etc..."¿hay alguien ahí...? pues mejor que no venga" jeje)

Sólo acaba de salir de nuestro sistema solar y ha tardado 36 años, pero como dice Carlos Herrera lo que le dura la pila.

En fin, un hito maravilloso.

Herep dijo...

Sí.
Algo único y maravilloso, Maribeluca.
Espero que la pila dure para mucho más y que las fotos que nos envíe sean, si cabe, más alucinantes que las recibidas hasta la fecha.

Un saludo.