Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

25 sept. 2012

Poltergeist

HILARI McFLY/ Barcelona

Una serie de acontecimientos fuera de toda lógica científica se han estado produciendo durante estas últimas jornadas en la ciudad de Barcelona, España. Al principio, según fuentes consultadas, los informes achacaron tales efectos anormales a un exceso de radiación ultravioleta pero, tras varios análisis del servicio de meteorología de TV3, dichos informes se demostraron erróneos, sembrando la incertidumbre entre la comunidad científica mundial.

Tan sólo con poner un pie en Las Ramblas, quien firma esta crónica, acompañada por un equipo de reporteros de nuestra revista VeryAmazing, pudo comprobar que la atmósfera que se respiraba en la ciudad estaba sobrecargada de tensiones electromagnéticas altamente dañinas para los corazones de los hombres. Los medidores PCE-1R empezaron a emitir pitidos tan sólo percibir las primeras moléculas de aire viciado. Preguntado por tal peculiaridad, el profesor Oriol Comisió, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra, nos tranquilizó explicándonos que aquel era un fenómeno normal en aquella tierra. “Es los que se conoce como seny catalán y, desde hace unos años a esta parte, tal fenómeno se ha agudizado sobremanera. Son pequeñas ondas estáticas que, asimiladas por las neuronas cerebrales, optimizan la visión del ciudadano en beneficio de la comunidad, facilitando el acceso a la realidad del ideal científico patrio”. A pesar de la consiguiente pregunta de rigor, el doctor no quiso revelar cuál era la causa de esta “onda estática”.

Lo cierto es que, a las tres horas de arribar a la Ciudad Condal, nuestro organismo había asimilado perfectamente los niveles autóctonos de presión atmosférica. Experimentábamos una situación similar a la que sentiría mi colega Neil durante su paseo lunar: más ligeros, más cómodos… como si hubiéramos perdido una tercera parte de nuestro peso corporal, liberados de todo sentimiento de responsabilidad o culpa.

A John, el fotógrafo, incluso le pareció que aprendía un nuevo idioma.

Sin ir más lejos, hará unos días, una multitud de hombres, mujeres y niños, fue testigo de un fenómeno fuera de toda explicación científica. “Fue un desdoblamiento físico de la materia orgánica ajena susceptible a la percepción periodística", nos desvela el Dr. Palau. “Durante un breve período de tiempo, una multitud que deambulaba por una de las avenidas de la capital fue víctima de un rayo catódico que desdobló su materia… su cuerpo, vamos… Donde había uno, en un milisegundo, pasaron a haber dos. En algunos casos, tres. Pero, y ahí radica la X de la ecuación, el fenómeno tan sólo fue percibido por la clase periodística de Nivel C”.

Según el Sr. Marioneto, camarero del Bar Paco, sito en la Plaça de Sant Jaume, “esto se está convirtiendo en algo habitual. Todos los días aparece y desaparecen cosas. Pero no sólo aquí, ¡qué va!”. Según sus palabras, los fenómenos paranormales se iniciaron con la desaparición de un barrio de la ciudad, el Carmelo, y siguieron con la aparición fugaz de unas hipotecas ninja ofertadas por La Caixa conocidas como President Montilla, de excelentes condiciones. “¡Hasta ha aparecido una Nación!”, nos espeta el simpático camarero al final de nuestra charla, mostrándonos orgulloso un carnet de cartulina.
 
Notamos los primeros efectos de esta conjunción planetaria cuando empezaron a desaparecer enormes sumas de dinero”, testifica Don Jordi Expoli, antiguo tesorero de uno de los muchos Gobiernos que legislan en la zona. “Un día estaban, y al otro no. Miramos dentro de los jarrones, bajo las alfombras, en los cojines de los sofás de cuero… Pero no estaba. Había desaparecido”. Posteriormente,  el informe de la Policía Patriótica esclarecería quién había causado el entuerto, pero las pesquisas no hicieron más que aumentar el misterio científico. Según palabras del comisario Politik, “los informes emitidos por el ordenador de última generación no dejaban lugar para la duda: Made in Spain. Aunque no tenemos forma de demostrarlo, no importa. Son culpables mientras no se demuestre lo contrario”.

El Dr. Enric Gobineau, desde su despacho del Institut d’Estudis Sobirans, intenta aclararnos varias de las incógnitas. “Estos fenónemos tan sólo pueden ser causados gracias a nuestra predisposición a la excelencia. La naturaleza nos ha obsequiado con el seny. Vemos la realidad verdadera e intentamos alcanzarla con ahínco. Con este don es algo normal que aquello bueno aparezca, y aquello malo desaparezca… bueno, no casi siempre es así… pero, ¡dónde quedaría la incógnita científica del misterio si éste quedara resuelto!”.

Tras dos jornadas recopilando análisis y realizando entrevistas, la respuesta al fenómeno paranormal nos era tan indescifrable como antes de nuestra llegada. Muchos doctores en la materia, perfectamente cualificados por la autoridad competente, habían intentado desvelarnos el por qué de tales apariciones y desapariciones. Relativizaciones físicas, metafísica histórica, plásmidos químicos, fotografías de magnesio… Yo misma, a pesar de mi doctorado en el CIT, no sabía qué decir. En mi larga y dilatada experiencia, jamás me había encontrado en una situación como la actual.

El último día de nuestro periplo, fuimos recibidos por el President del Gobierno de los gobiernos. A pesar de no ser un científico, creí que la reunión podría ser interesante ya que, hasta el momento, no había pulsado la opinión de los políticos. “Son tiempos proféticos”, me dijo el President nada más entrar al despacho triangular. A pesar de mi perfecto español, nos acompañaba el Secretari, que hacía las veces de traductor. “Reconozco que hemos sufrido algunas desapariciones algo preocupantes, pero las apariciones han compensado con creces el equilibrio de la balanza. Fíjese usted que, un día, hasta yo mismo tuve que aparecerme montado en un helicóptero debido a la masa enfurecida que me aguardaba a la puerta de mi despacho. Pero, acto seguido, justo desaparecer el dinero y aparecer el culpable, esa masa enfurecida desapareció… para materializarse aquí abajo, en la Plaça de Sant Jaume, enarbolando banderas y aclamándome entre vítores como Arturo I. ¿Qué? ¿No me cree?  Esperi, esperi… ¿Cuándo sale su avión? ¿Dos horas? ¡Tiempo de sobra! Espere y verá. Pronto llegará Don Juan Carlos. Hoy, todo un Rey, va a postrarse a mis pies… Verá, verá…”.

En los apenas cinco minutos que había durado la conversación, la plaza, antes vacía, se había llenado de personas de todo tipo y color. ¿Será verdad? Mis estudios en Kansas, mi fraternidad en Baja Beach… mis Cum Laude… ¿Todo quedaba reducido a eso? ¿Un parpadeo y una aparición fantasmagórica? ¿Y la física? ¿Y la química? “President. President. President” La muchedumbre gritaba enloquecida y, a presar de mi incredulidad, aquellas personas parecían de carne y hueso. Nada de hologramas. Nada de “desdoblamientos físicos de la materia orgánica ajena”, como había atestiguado el Dr. Palau. Gente que chillaba, que lloraba, que arrojaba unos gorros rojos que bien parecían calcetines XXL… De repente me fijé que una de las banderas que ondeaban en el balcón también había desaparecido sin dejar rastro empírico alguno, mientras los pitidos de los sensores volvían a enloquecer, dándonos exponenciales lecturas de “seny”.

Levantar el President los brazos, exclamar a los cuatro vientos que “Hoy un Rey se postrará a nuestros pies”, romper el sonido un grito atronador de la masa y explosionar los medidores, las cámaras, las grabadoras… todo fue uno. “In-Inde-Independència”. Todos gritaban. El Dr. Palau, el mozo Politik, el camarero Paco, que había trepado a una farola de la plaza…

… y, de repente, un sonido inmenso, atronador, olímpico, hizo que retumbaran todos los cristales del edificio.

El President fue el primero que giró la cabeza hacia mí, aunque su mirada me atravesó como si yo fuera de mantequilla. En un magnífico y aterrador primer plano, comprobé como la sonrisa se helaba en su rostro y sus ojos, hasta hacía unos segundos brillantes como dos zafiros, se iban tornando grisáceos… negro mate… Me giré para contemplar aquello que se me antojaba la respuesta… el fantasma… el fenómeno paranormal, pero nada de eso percibieron mis pupilas: al fondo, surcando la playa de la Barceloneta, un buque de guerra en el que podía leerse L-61 dejaba escapar un espeso humo blanco desde uno de sus cañones tras realizar una única salva.

Y, de nuevo, toda mi experiencia adquirida tras una década dedicada al estudio, quedó pisoteada por la realidad que contemplaron mis ojos cuando, de vuelta a la Plaça de Sant Jaume, advirtieron que de la multitud vociferante no quedaba ni rastro. Hombres, mujeres, niños… el camarero Paco, las eminencias de la Universidad… Nadie.

Por supuesto, del President, no quedaba ni el empalagoso perfume.

Sentada en mí estudio en Rodeo Street, bien servida de bourbon y fumando un cigarrillo tras otro, sigo dándole vueltas a qué es lo que mis científicos ojos contemplaron en Barcelona. Sé que la publicación de este artículo en la revista va a acarrearme una larga serie de problemas y críticas por parte de mis colegas de profesión, pero no puedo ser infiel a lo que vi gracias a estos ojitos que me ha dado la evolución de las especies.

Yo he sido testigo. Yo he comprobado qué es… o no es, depende de la circunstancia… el “seny català”.
 

16 comentarios:

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Probablemente, el fenómeno se ha extendido al sur, amigo Herep, porque, según se dice, aparecieron por Sevilla unos desconocidos Rayos ERE, que se llevan de la Junta ingentes cantidades de pasta, sin que Chaves y Griñán se enteren. ¡Un misterio al que la ciencia no sabe dar explicación!
Un cordial abrazo.

Maribeluca dijo...

Uf, dónde habrá quedado eso...

Lo cierto es que le siguen tirando huevos por los tijeretazos y para salir del lío ya ha convocado elecciones, veremos si luego es tan chulito como en Madrit prometiendo por la cuenta que le tiene entre gentes más "normales", que alguna habrá.

En cuanto a Carmeta no la veo muchas posibilidades tampoco aunque se disfrazara ahora con faralaes y peineta.

Ya podía espabilar como Dios manda Morros de Pato, lo mejor que podría hacer era una coalición con Ciudadanos.

Candela dijo...

Para mí, el poltergeist auténtico es la carita de pena de Artúr, artúr, artúr Mas, mientras era aclamado por los pagados...digo por unos ciudadanos que le agradecían enormemente su labor por la independencia...

Alicía estaría bien de odalisca si Mas la hiciese partícipe de su corte ¿no crées?

Agustin dijo...

Hoy la cosa va de ciencia ficcion pura y dura.Esperemos que los Aliens se lleven al cantamañana de Artur Mas.un saludo,

DORAMAS dijo...

Yo creo que esos rayos cósmicos llegaron a España con esa presunta democracia y la verdad que es muy jodido arreglar el tema o habrá que poner en marcha los grupos QC.

Old Nick dijo...

¡Mucho FANTASMÓN ENDIOSADO E IMPUNE ES LO QUE HAY POR AQUÍ QUERIDO HEREP!
Lo Fastidioso del Asunto, Es Que Para HACERLOS DESAPARECER NO BASTA CON LA ESCOBA Y LA LEJÍA CONCENTRADA...
HARÁ FALTA UN "EXORCISMO" EN TODA REGLA Y LUEGO "PURIFICAR AL FUEGO TODOS LOS LUGARES EN QUE SE HAYAN MANIFESTADO...
Mientras Esperamos La Llegada Del Pérfido OCTUBRE, Brindemos Mientras Podamos POR LA LIMPIEZA TOTAL, A VER SI EL CIELO O EL INFIERNO, NOS ECHAN UNA MANO.
Un Abrazo GENIO.
y
¡¡RIAU RIAU!!

Reinhard dijo...

El famoso seny ha pasado a la historia: ahora impera la rauxa.

Geppetto dijo...

Sinceramente
El mayor fenomeno de esta epoca es Rajoy es un ectoplasma ridiculo que en nada se parece al personaje que se vistio de Español y de derechas para hacer la campaña electoral.
Este si es un fenomeno, es ZP transmutado.
http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

Herep dijo...

Son las nuevas armas de destrucción masiva de la Junta, Tío Chinto.
Me congratula que leas prensa, amigo, pues si no fuera así te sucedería como a los "líderes" andaluces, que se enteraron del entuerto gracias al papel periódico.

Encima de caros, invisibles, estos rayos.

Un abrazo.

Herep dijo...

Poca fe tengo en la "morritos", Maribeluca. No conozco a nadie que cambie tan rápido de discurso según el lugar que pise.
El Arturo se ha metido en un fregado de aupa, y lo que es peor, nos ha metido a todos.
Luego él se marchará al ladito de sus cuentas secretas dejando el marrón atrás.

Ciudadanos es la única opción.

Un saludo.

Herep dijo...

Todo es posible en Matrix, Candela. Yo no descartaría que la Sra. Alicia, siempre presta a la alabanza, se acabe envolviendo en la estelada que todo lo puede.

Además, todo Rey necesita una Reina... y una amante.

Un abrazo.

Herep dijo...

Yo creo que ya se lo llevaron en su día, Agustín, pero lo devolvieron en vista de la simpleza de su estudio neuronal.

No es muy buena idea analizar al que está tarado.

Un saludo allende los mares.

Herep dijo...

Todo deriva de la Transición, Doramas, esa etapa tan loada que, a medida que van pasando los años, se demuestra que fue la mayor metedura de pata de la Historia de España.

Y mira que hemos metido veces la pata, eh!

Cualquier día los políticos se quitan la careta y nos muestran la clase de reptiles que son.

Un saludo, canario.

Herep dijo...

Tiene razón, Old. Dentro de poco llega Octubre, y ya sabes qué connotaciones ha tenido siempre este mes para las hordas de la "socialización de la miseria".

Este año, además, también tenemos las revoluciones árabes, para acabar de aliñar la ensalada de despropósitos.

Indigesto, amigo mío. Se presenta un otoño indigesto.

Un abrazo y que Asmodeo nos pille confesados, y bebidos.
¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

La cuestión es ir superando etapas, Reinhard, hasta la consecución de la Tierra Prometida.

La travesía del desierto, cuando uno es el encargado de los peajes, es menos travesía.

Un abrazo.

Herep dijo...

Fiel reflejo de una casta política que, para lo único que vale, es para vendernos la moto una vez cada cuatro años.
Y ni eso ya que, si la situación económica no fuera catastrófica, no hubiera ganado nada de nada.

Es un ser insulso e insípido que tan sólo encuentra su sitio cuando tiene un buen puro entre los labios.

Un abrazo Geppetto.