Yo tenía un sueño de España… pero ese sueño murió hace tiempo. El que me acunará esta noche, será mejor. Mi guía en los Años Oscuros. Y vivirá por siempre jamás. Ej12Ms

16 ago. 2012

Hijos del Verano

- La parienta lleva siete meses sin cobrar, primo.

- ¿Cómo? ¿Marta? ¿Siete meses? No jodas, tío.

- Pues sí. Siete meses. Ni nóminas, ni pagas extra, ni la gasolina… Nada.

- ¿Y eso?
- Pfff… La empresa no vende. Ni un simple tablón. Nada. De las tres chicas que estaban con ella en la oficina, tan sólo queda Marta. Liquidaron a todas las demás, con 20 días o algo así… no sé…

- Bua. Pues es un marrón, primo. No lo entiendo. ¿Qué le ha dicho su jefe? ¿Le pagará, o qué?
- El jefe dice que no tienen dinero. El banco no les ha renovado un crédito, creo… cosas chungas de esas que no se acaban de entender.

- Hombre… no lo entenderás tú… el banco no presta porque el banco no tiene ni un duro. Toda la pasta que ha estado regalando durante estos años no era suya, Fran.
- Entonces, ¿de quién es? ¡Ese dinero es el que tú y yo metemos en nuestras cuentas corrientes!

- Que te crees tú eso. Los españoles no ahorran, tío. A ver, ¿de cuánto es tu hipoteca?
- 170.000 euros, más o menos… no estoy muy seguro…

- ¿Y cuánta gente conoces que esté empeñada con el banco?

- Pffff… ¿todos?
-Pues eso. Si todos le deben al banco, ya me dirás tú en qué quedan los ahorros de la gente. La peña no tiene dinero, Fran. Lo único que tienen son deudas. Todos los españoles están endeudados de una u otra forma con los bancos, tío. La pasta que tienes en la cuenta es como un pedo de aire. No representa nada.

- ¿Entonces?

- ¿Entonces qué?
- Joder… ¿de dónde ha salido todo ese dinero?

- Pues de eso que llaman “mercados”…
- Putos.

- ¿Putos? Ja… vaya cabronazo estas hecho, tío… Esos mercados no son más que gente como tú o como yo, pero con ahorros. Alemanes que, en vez de meter su dinero en una hucha en forma de cerdo, lo meten en depósitos que luego se mueven de aquí para allá para conseguirle algún beneficio al pobre desgraciado y a sus míseras cuatro perras.

(Silencio)
- Fran…

- Dime.
- ¿Y Marta? ¿Qué va a hacer?

- Pues poca cosa. ¿Qué puede hacer? Esperar a ver si le pagan de una puta vez.
- Ostia tío… no… no entiendo… ¿Cómo ha podido estar siete meses sin cobrar?

- Pues sin cobrar. Intentó hablar con el jefe, pero no hay nada que hacer. Le dijo si se quería cobrar el sueldo con género del almacén…
- ¡No jodas!

- Sí, sí. Le dijo que cogiera aquello que le viniese en gana. Ya me dirás tú que hace ella con tropecientas puertas en el comedor.
- No entiendo cómo ha podido estar tanto tiempo así. ¿No se planteó largarse tras el primer mes?

- ¿Cómo largarse?
- Joder, pues eso… marcharse. Dejar tirada a la empresa. Buscarse otro curro antes de… bueno, antes de encontrarse como está ahora.

- Ya. Pero… ¿y el sueldo qué? ¿Se marcha y el mierda ese se queda su dinero?
- Hombre… ahora ya lleva siete meses de su sueldo… y a este ritmo…

- No, hombre, no. Dice que está cerrando no sé qué operación y que, si todo va bien, acabarán cobrando. Algo, pero cobrando al fin y al cabo.
- No te enfades, tío, pero me parece que puedes… podéis… esperar sentados.

- ¿Entonces? ¿Qué hacemos? Yo, cada vez que lo pienso, me pongo enfermo. Me entran unas ganas de pegarle fuego a la nave que flipas. Meterle así… y luego asá… pin, pam… uno-dos, uno-dos…
- Jajaja… A lo Jackie Chan en el luchador borracho, ¿no? Buf. Es un problemón, Fran. Yo, cuando estaba trabajando en Reus, lo pensé mucho. La empresa no iba del todo bien… como todas, vamos… y no paraba de imaginarme situaciones parecidas y cómo debía reaccionar ante ellas. En tu caso… en el caso de que, llegado el día de cobro, me dijeran que no había pasta, decidí que lo mejor sería ir a hablar con el jefe y decirle que esa situación no me convenía… ¿cómo me presento en casa sin la mensualidad, tío? ¡Tengo que pagar mis pufos!... y que, si no lo veía mal, podríamos discutir un despido voluntario. Si ellos me preparaban los papeles del  paro, yo me largaba sin problemas ni voces.

- ¡Sí hombre! ¿Y los siete meses? ¿Y el finiquito? ¿Y la indemnización? Marta lleva casi siete años currando en la oficina todas las mañanas, a las 08:00h en punto. ¡No me jodas, Herep! ¿Y que se quede ese cabrón su pasta? ¡Una puta mierda!
- Fran… ese tío ya tiene la pasta de Marta. ¿No lo ves? ¿No ves que lleva siete meses currando sin ver ni un mísero euro?

- Ya…
- Siete meses sin cobrar, y lo único que os preocupa es que pierda la indemnización. ¿La indemnización? Pero, ¿eso qué es? Eso es aire, tío.

- Eso es ley.
- ¿Ley? ¿Y la nómina no es ley? Uno cuando va a currar lo hace para cobrar a fin de mes, Fran. Nadie piensa en qué se va a llevar cuando lo echen. O sí, que ya no sé qué pensar. Así estamos como estamos. Defendiendo cosas que no son más que aire. La indemnización. Mucha peña aguanta lo indecible en pro de esa indemnización, tío, sin darse cuenta de que así se enredan más y más en la tela de araña. De esta manera, los siete meses pueden convertirse en siete años… ves, así ya llevará catorce de curro, y el finiquito será el doble… No, no. En serio. Marta está atrapada por el Sistema Laboral, tío. Todos creemos que está pensado para defender al currante, pero de eso nada de nada.

- Ya. No, atrapada sí que está, pero ¿y si la rata esa le dice que se olvide de papeles del paro? ¿Para qué los va a firmar si de esta manera tiene a una currante gratis?
- Gratis porque quiere, no lo olvides. Si se hubiera marchado a las primeras de cambio, nada de esto habría pasado. Pero puede ser que el cabronazo ese no quiera firmar… tienes razón… Entonces, mierda.

- Estamos hasta el cuello, Herep. Si se larga no tendrá paro, y la cosa para encontrar otro trabajo no está del todo bien. Y sin el subsidio, ya me dirás tú a mí. No me verás ni el pelo.
- Pfff… Atrapada del todo. Dicen que protegen al trabajador, pero eso no se lo cree nada más que el que asó la manteca. Lo único que hacen es poner trabas… que si indemnización por aquí, que si mega gasto en el despido por allá… Ridículo. Lo que tendrían es que darle más libertad al currante. Día trabajado, día cobrado. Sin milongas de sobresueldos tras finalizar el contrato ni desgravaciones en la nómina para cuando no tengas curro. De esta manera, lo único que hacen es crear esclavos.

- Puede… yo de estas cosas no sé mucho, la verdad…
(Silencio)

- La cosa está chunga, ¿no, primo?
- Y más que se va a poner, Fran.

- ¿Tú crees? No jodas, hombre.
- ¿Sabes, Fran? Tú y yo somos Hijos del Verano. Nacimos cuando el Sol más brillaba y crisis, crisis, tan sólo conocemos esa del videojuego… ¿cómo se llamaba? Ah, sí, el Letal Crisis. Pues eso. La otra… en el 93… pfff…. ¿Cuántos años tenías, en el 93? Nueve. Yo tenía doce o trece. Para mí, aquella se redujo a las crisis de nervios que sufría mi madre cuando llegaba con las rodillas peladas a casa. Nada. Pero ahora han cambiado los tiempos y ésta nos la vamos a comer con patatas. Y no es como la mierda del 93, ¡qué va!... Esta es de las chungas. Huele a esa que desembocó en la II Guerra Mundial, tío.

- Se te va la olla.
- Sí que se me va, sí. Se me va viendo cómo la peña se entretiene en milongas… ¡Esto me lo han quitado! ¡Esto es de todos! ¿Qué hay de lo mío?... Hijos del Verano, Fran. Hemos vivido demasiado bien durante todos estos años, pensando que todo el campo es orégano y sin entender muy bien qué querían decir nuestros abuelos cuando nos agobiaban diciéndonos que “del cerdo se aprovecha todo”. Pero ya lo aprenderemos, ya. Del cerdo, del perro y del gato. Quizá hasta de las ratas, lo aprovechemos todo.        

- ¿Rata rebozada a la cazuela?
- Eso mismo.

- Puagg… ¡Pues Marta es vegetariana!
- Ja… Esa suerte tiene.                                                                


12 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Como la vida misma...

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

¡Qué panorama, amigo Herep! Tu escrito resulta duro de leer, pero, seguramente, no están los tiempos para engaños. Por duro que sea, hay que leerlo.
Un cordial saludo.

George Orwell dijo...

Es exactamente así. Conozco a varias personas que llevan meses sin cobrar, algunos le han echado valor y al menos han ido al juzgado, otros... Como tú lo cuentas. Igual...

Old Nick dijo...

Lo Jodido del Caso, Querido Herep, Es Que Muchos Empresarios, Están También "Con el Agua al Cuello" PORQUE NO LES PAGAN. Y Conozco Dos o Tres Casos QUE LA PVPOC)X HACIENDA "LES DEBE DINERO" Y NO LES PAGA,Obligando a Uno de Éllos a CERRAR la Empresa y Echar a Quince Empleados a la Puta Rue.
También Conozco Gente Como La Que Retratas...
Esto Sólo Tiene un ARREGLO Y CUANTO MÁS SERETRASE, PEOR SERÁ EL RESULTADO...
Brindemos Con lo Que Aún Podamos.
Y
Engrasemos Los Garrotes de Fresno.
Porque Pronto Empezará La CAZA DEL POLÍTICO/BANQUERO...
Un Abrazo GENIO
y
¡¡RIAU RIAU!!

Candela dijo...

El pan nuestro de cada día. No se trata solo de papeles, ahora nadie encuentra trabajo y se aferran a una leve esperanza, dejan que les exploten.

Hasta esto hemos llegado.

Agustin dijo...

Digo yo que un padre de familia,sin cobrar durante siete meses.Moralmente tendria razon de cojer una recortada y sacar la pasta del banco o no,un saludo,

Herep dijo...

Sí, Carlos.
Muchos se encuentran en la situación de los dos primos, y las perspectivas no son nada optimistas.

Un abrazo. Que tengas un buen Domingo.

Herep dijo...

Para contar mentiras y milongas propias del País de las Maravillas, en este país nuestro, hay cien legiones de paniaguados.

Después, en cuanto sales al mundo real, todo son conversaciones como la que resumo con estas lineas.

Unos por un lado, y otros por el contrario.

Un abrazo, artista. Que tengas un buen día.

Herep dijo...

La del juzgado es una buena opción, sino fuera porque, desde la denuncia hasta la sentencia, te puede llegar perfectamente la hora de jubilarte.

Un abrazo, Orwell.

Herep dijo...

Muchos son los empresarios que están en la situación que recuerdas, Old.
Muchos.
La situación, hoy por hoy, me recuerda aquel viejo refrán... "Entre todos la mataron y ella sola se murió".
Pues eso. Todos los enemigos de España están a la greña repartiéndose el futuro cadáver, y nosotros, los españoles, nos dejamos morir un poco más cada día.

Triste porvenir.

Pero purificador.

Un saludo, maestro. Estaremos atentos con la garrota en la diestra y una copa de Ribeiro en la siniestra.
Brindemos. ¡Riau!¡Riau!

Herep dijo...

... y mucho me temo, Candela, que todavía no hemos visto lo peor.
No se ve salida, y no parece que nadie esté interesado en encontrar alguna, más allá del "rescate" de un Sistema que nos ha llevado hasta la miseria.

Un abrazo. Que tengas un feliz Domingo.

Herep dijo...

Ese es un riesgo que nos hemos ganado nosotros mismos a fuerza de despreocupación y apatía.

Y sobre lo que comentas de asaltar los bancos, si no se adelantan los ciudadanos, lo harán los políticos.

Otra vez.

Un abrazo, neozelandés. Que tengas un gran día.